Saltar al contenido

10 cosas que las personas exitosas nunca vuelven a hacer

Todos cometemos errores, pero las personas que prosperan de sus errores son los exitosos.

“Nunca vuelvas”. ¿Qué significa eso? De las observaciones de personas exitosas, psicólogo clínico y autor de Never Go Back: 10 cosas que nunca volverás a hacer (Howard Books, junio de 2014), el Dr. Henry Cloud ha descubierto ciertos “despertares” que las personas tienen en la vida y en los negocios – que una vez que los tienen, nunca vuelven a la vieja forma de hacer las cosas. Y cuando eso sucede, nunca son lo mismo. En resumen, lo entendieron.

“Hace años, una mala decisión empresarial me llevó a una discusión interesante con mi mentor”, dice el Dr. Cloud. “Aprendí una lección valiosa por las malas, y él me aseguró: ‘Lo bueno es que una vez que aprendes esa lección, nunca vuelves. Nunca lo vuelvas a hacer”

“Me preguntaba, ¿cuáles son los despertares clave que atraviesan las personas exitosas que cambian para siempre la forma en que hacen las cosas, lo que los impulsa a tener éxito en los negocios, las relaciones y la vida? Comencé a estudiar estos despertares, investiguándolos a lo largo de los años”.

Aunque la vida y los negocios tienen muchas lecciones para enseñarnos, el Dr. Cloud observó 10 “puertas” de aprendizaje que atraviesan los alumnos de alto rendimiento, para no volver nunca más.

Las personas exitosas nunca más …

1. Regresa a lo que no funcionó.

Ya sea que se trate de un trabajo o de una relación interrumpida por una buena razón, nunca deberíamos volver a lo mismo, esperar resultados diferentes, sin que algo sea diferente.

2. Haz cualquier cosa que requiera que sea alguien que no eres.

En todo lo que hacemos, tenemos que preguntarnos: ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Estoy preparado para eso? Me queda bien? ¿Es sostenible?  Si la respuesta es no a cualquiera de estas preguntas, es mejor que tengas una muy buena razón para continuar.

3. Intenta cambiar a otra persona.

Cuando te das cuenta de que no puedes obligar a alguien a hacer algo, le das libertad y les permites experimentar las consecuencias. Al hacerlo, encuentras tu propia libertad también.

4. Crees que puedes complacer a todos.

Una vez que comprendes que realmente es imposible complacer a todos, comienzas a vivir a propósito, tratando de complacer a las personas adecuadas.

5. Elije la comodidad a corto plazo sobre el beneficio a largo plazo.

Una vez que la gente exitosa sabe que quiere algo que requiera un paso doloroso y limitado en el tiempo, no le importa el paso doloroso porque los beneficia a largo plazo. Vivir este principio es una de las diferencias más fundamentales entre personas exitosas y no exitosas, tanto personal como profesionalmente.

6. Confía en alguien o algo que parece perfecto.

Es natural para nosotros ser atraídos por las cosas y las personas que parecen “increíbles”. Amamos la excelencia y siempre debemos estar buscándola. Debemos perseguir a las personas que son excelentes en lo que hacen, los empleados que son de alto rendimiento, las fechas que son personas excepcionales, los amigos que tienen carácter estelar y las empresas que se destacan. Pero cuando alguien o algo se ve demasiado bien para ser verdad, él, ella o lo es. El mundo es imperfecto. Período. Nadie y ninguna cosa tiene defectos, y si se ven así, presiona pausa.

7. Quita la vista del cuadro completo.

Funcionamos mejor emocionalmente y funcionamos mejor en nuestras vidas cuando podemos ver el panorama general. Para personas exitosas, ningún evento es la historia completa. Los ganadores lo recuerdan todos los días

8. Negarse a hacer la debida diligencia.

No importa qué tan bueno se vea algo en el exterior, solo con una mirada más profunda, diligente y honesta descubriremos lo que realmente necesitamos saber: la realidad que nos debemos a nosotros mismos.

9. No preguntar por qué están donde se encuentran.

Una de las mayores diferencias entre personas exitosas y otras es que en el amor y en la vida, en las relaciones y en los negocios, las personas exitosas siempre se preguntan a sí mismas: ¿Qué papel estoy jugando en esta situación? Dicho de otra manera, no se ven a sí mismos como víctimas, incluso cuando lo son.

10. Olvida que tu vida interior determina tu éxito externo.

La buena vida a veces tiene poco que ver con las circunstancias externas. Estamos felices y satisfechos principalmente por quienes somos en el interior. La investigación valida eso. Y nuestras vidas internas contribuyen en gran medida a producir muchas de nuestras circunstancias externas.

Y, lo contrario es cierto: las personas que todavía están tratando de encontrar el éxito en diversas áreas de la vida casi siempre pueden señalar uno o más de estos patrones como una razón por la que están repitiendo los mismos errores.

Todos cometemos errores … incluso las personas más exitosas que hay. Pero, lo que los triunfadores hacen mejor que los demás es reconocer los patrones que están causando esos errores y nunca repetirlos nuevamente. En resumen, aprenden del dolor: el suyo y el de los demás.

Algo bueno para recordar es esto: el dolor es inevitable, pero repetir el mismo dolor dos veces, cuando podemos elegir aprender y hacer algo diferente, es sin duda evitable. Me gusta decir: “No necesitamos nuevas formas de fracasar … ¡las viejas funcionan muy bien!” Nuestra tarea, en los negocios y en la vida, es observar lo que son y nunca volver a hacerlas de nuevo.