Saltar al contenido

10 señales que indican que tienes alma de emprendedor

Seguramente has pensado muchas veces con ser libre, es decir, no tener un jefe que te dé órdenes y hacer las cosas como tú crees que debes hacerlas. Ser emprendedor es el sueño de muchos, pero eso requiere mucho trabajo, esfuerzo y algo de dinero, y todo esto frena a llevarlo a cabo.

Al mismo tiempo, nos hacemos muchas preguntas en nuestra cabeza y dudamos sobre si de verdad cumplimos con los patrones que un buen emprendedor posee.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

No te preocupes si no te identificas con algunos de ellos porque puedes desarrollarlos con el tiempo. Presta atención porque la suma de todas estas te indicará si estás listo para iniciar un negocio:

1. Pasión: El motor que te impulsa a luchar cada día será la pasión y motivación puesta en tu negocio. No basta con estar ilusionado solo las primeras semanas, se trata de mantener esa ilusión durante todas las etapas de tu empresa.

2. Eres independiente: Tiendes a solucionar los problemas por ti mismo, esto no quiere decir que no seas capaz de pedir ayuda  a los demás, pero te sientes bien contigo mismo y eres autosuficiente. Por tanto, tienes posibilidades para ser independiente iniciando un nuevo negocio.

3. Autoestima: Si tú no confías en ti mismo, ¿quién lo hará? Esta es la base para cumplir con tus objetivos y metas. Por supuesto que el emprendedor puede cometer errores, somos personas no máquinas, pero el miedo a cometer errores no debe frenarnos a tomar decisiones.

4. Buscas emociones: No te conformas con ir por lo seguro, quieres ir un paso más allá, te gusta el riesgo y aventurarte en lo desconocido. Además, te satisface haber logrado esa idea loca y emocionante que tantas dudas tuvo al principio, eso te hace aún más fuerte.

5. Buenas habilidades para relacionarse: Eres abierto y tienes el don de llegar a la gente. Esto lo podrás poner en práctica con tu nuevo negocio haciendo networking, donde podrás intercambiar ideas de negocios y visualizar oportunidades laborales.

6. Gestión del negocio: Es necesario que cuando te embarques en esta aventura del emprendimiento tengas conocimientos sobre cómo llevar un negocio, si no los tienes fórmate, aprende leyendo a profesionales del tema o contacta con algún mentor.

7. Capacidad de organización: Gestionas bien el tiempo y llevas un orden en tu trabajo, cumples las fechas de entrega y eres capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo. Al principio, sacrificarás tu tiempo, dedicando pocas horas a tu vida social y prestando más atención a tu negocio. ¿Podrás sacrificarte hasta este punto?

8. Eres proactivo: Esta aptitud del emprendedor conlleva la toma de iniciativa en ideas para conseguir mejoras en el proceso de creación. Llevas el mando, asumiendo la responsabilidad de que sucedan las cosas y es tu decisión decidir cómo vas a hacerlo.

9. Capacidad de liderazgo: Un buen líder antepone primero a su equipo, quiere que sus empleados sean felices, consigue que haya una colaboración real entre el emprendedor y su equipo, se centra en las personas, no en los números.

10. Aprendes nuevos conocimientos y habilidades: Muchos están constantemente aprendiendo cosas nuevas, ya no por obligación, sino porque ven la necesidad de innovar y no caer en la rutina de hacer siempre lo mismo.

Ahora que ya has visto todas estas características que idealizan a un buen emprendedor, ¿cuáles crees que te faltan y cuáles añadirías? ten en cuenta que si no te identificas con todas, no es un problema. Lo importante es que las desarrolles con el tiempo y la experiencia.