Saltar al contenido

11 hábitos que probarán que eres un genio

¿Piensas que los genios tienen comportamientos y hábitos muy distintos a los tuyos? Con este artículo te darás cuenta que no. Inclusive, estos 11 hábitos probarían que eres un genio, así no tengas un comportamiento extraño ni seas retraído, como solemos imaginarnos a los genios de la historia.

Es más, no tuviste que ser el más listo de tu universidad o colegio para ser un genio. De hecho, estudiantes con malas calificaciones, o quienes nunca terminaron sus estudios, terminaron siendo grandes éxitos… Así que tener el mejor promedio no dice que serás un genio.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Aquí tienes 11 hábitos que probarían que eres un genio, ¿cuántos de ellos tienes?

1. Eres muy curioso por todo lo que te rodea

¿Sientes curiosidad por la manera cómo funcionan las cosas a tu alrededor? ¿Vives buscando en Google respuestas que otras personas no tienen y que deseas conocer? Este tipo de hábitos son solo una muestra de que eres muy curioso con lo que te rodea.

Grandes personajes y genios de la historia como Albert Einstein eran igual de curiosos. Por ejemplo, su gusto por la ciencia se debió a un regalo de su padre; una brújula cuya aguja siempre apuntaba hacia el mismo lugar, la cual le despertó una fuerte curiosidad para entender cómo funcionaban ciertas fuerzas donde aparentemente no existía nada.

Si bien puedes no sentir curiosidad por una brújula, ese deseo de entender cómo funciona o qué resultaría al hacer experimentos en tu cocina, combinando ingredientes y haciendo pruebas “raras” podrían revelar que eres un genio.

2. Sueles hablar contigo mismo, y a solas: 

La mayor parte del tiempo te la pasas discutiendo, hablando contigo mismo y analizando diferentes situaciones. Incluso, hay veces sueles pensar que nadie te entiende, así que prefieres tener este tipo de conversaciones personalmente.

Y no lo decimos porque sí, un estudio realizado por los sicólogos Gary LupyanDaniel Swigley, donde se les mostró productos de un supermercado a 20 voluntarios (a la mitad de ellos se les pidió que los nombraran en voz alta, mientras que al resto se quedaran callados), y luego se les pidió que fueran a buscarlos. Al final del estudio, aquellos que mencionaron los productos fueron capaces de encontrarlos de manera más rápida que los otros.

Según los sicólogos, existen tres razones por las cuales hablar solo y en voz alta trae beneficios como:

  1. Hablar solo estimula tu memoria.
  2. Hablar solo te permite estar más concentrado
  3. Finalmente te permite clarificar tus pensamientos.

Así que no te preocupes si te la pasas hablando solo (y en voz alta), seguramente eres un genio.

3. Pasas mucho tiempo leyendo

¿Cada vez que vas a una librería, o pasas cerca de una, no aguantas la tentación de comprarte un nuevo lanzamiento o comprar le libro que te han recomendado?

¿Tus hábitos en la noche se componen de un libro y el deseo de aprender algo nuevo?

Te gustan las novelas, las biografías de personas exitosas, las nuevas estrategias para triunfar en tu empresa?

Entiendes que leer tiene muchos beneficios, y que cada vez que terminas un libro te has convertido en una mejor persona. Incluso, si estás buscando mentores para guiar tu vida, un libro es una excelente opción.

¿Qué tiene que ver esto con los genios? Personajes como Bill Gates, Warren Buffett quien pasa la mayor parte de su día leyendo, y Mark Zuckerberg son conocidos por sus fuertes hábitos de lectura.

4. Tienes problema con las pruebas y exámenes académicos:

Te resulta difícil resolver exámenes en tu universidad y colegio. Si bien entiendes y dominas el tema, la presión y el deseo de tener buenos resultados. Además hay ciertos temas que no te interesan en absoluto, así que decidiste no esforzarte ni prestarles atención.

Einstein, por ejemplo tuvo que asistir a clases particulares para acceder a la universidad, ya que este, a pesar de superar matemáticas y física, reprobó el examen de ingreso a la universidad perdiendo exámenes de historia, idiomas y geografía.

Jack Ma, el fundador de Alibaba, fue rechazado 10 veces de la universidad de Harvard. Steven Speilberg fue rechazado tres veces de la universidad en California; y aún así se las ingeniaron para ser exitosos.

5. Cambias a menudo de opinión

Tienes tantas ideas en tu cabeza que aquello que pensaste ayer dejó de parecerte una idea interesante. Vives pensando cómo hacer las cosas diferentes, cómo puedes mejorarlas y tener un mejor rendimiento; así que sueles cambiar a menudo de opinión.

Sin embargo no eres el único, grandes genios y personajes de la historia como Steve Jobsquien todos los días llegaba con una idea nueva a las oficinas de Apple, o llegaba pensando que la idea del día anterior era pésima es una muestra que los genios cambian a menudo de opinión.

Si eres de los que vive pensando cómo hacer las cosas mejor y más fáciles (aunque algunos te tilden de perezoso), puedes recordar a personajes como Elon Musk, reconocido emprendedor y genio, el cual confiesa:

“Gran parte de mi motivación proviene de ver cosas que no funcionan bien y sentirme un poco triste acerca de cómo se manifestarán en el futuro…si esto resulta en un futuro infeliz, entonces me hace infeliz. Así que me dan ganas de corregirlo”.

6. Se te dificulta comunicarte con los demás:

Quizás tus gustos difieren a los de la mayoría; te gusta leer por encima de algún deporte, tu curiosidad por temas que la mayoría no comprende te distancia; el hecho que no entiendan lo que hablas hace que la comunicación con los demás se vuelva complicada.

No eres el único, Elon Musk fue fuertemente golpeado por sus compañeros a los 12 años y estuvo internado 2 semanas en la clínica debido a que sus gustos iban más en la lectura y no el deporte; encima era introvertido y silencioso, como lo describe su papá en una entrevista a Biz News, lo que iba en contra de los estándares de un “macho” alfa en Sudáfrica.  

7. Sueles olvidarte de los pequeños detalles

Tienes muchos planes e ideas en tu mente para estar pensando en los pequeños detalles. Eso compromiso, reunión, llamada o mensaje que tenías que enviar suelen pasarte con frecuencia.

Hasta llegas a olvidar fechas importantes de las personas más cercanas por estar pensando en tu negocio, empresa o nuevo proyecto. Dicho en otra palabras, eres una persona despistada.

Sueles enfocarte mucho en algo, así que tiendes a “bloquear” el resto de cosas que sientes que no agregan valor a tu proyecto. Esto puede sonar mal, pero así sientes que funcionas mejor.

Inclusive, un estudio realizado por la Universidad de San Diego logró conectar el hecho de llegar tarde con las personas con una personalidad tipo B, es decir aquellas que son fáciles de tratar y tranquilas.

Dicho de otra manera, las personas que suelen llegar tarde y olvidar los pequeños detalles tienden a concentrarse en un panorama mucho amplio y a ver el futuro como una fuente de muchas oportunidades.

8. Te han llegado a tildar de loco

¿Cuántas veces no llamaron locos a Steve Jobs, Bill Gates y Albert Einstein por sus ideas y perspectiva del mundo? Ahora, ¿qué sería de este mundo sin esas ideas que se hicieron realidad?

“Las personas que están lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo… son quienes lo cambian” plantea Steve Jobs

Eres de los que piensa que las cosas se pueden hacer de una manera que nunca antes ha sido intentada, que si cambias algo sencillo en tu trabajo o en tu negocio, los resultados serán increíbles.

Eres juzgado por tu ideas ya que los demás tienen miedo a intentarlo, sin embargo, tu curiosidad y personalidad te prohíben no intentarlo, tienes que averiguar qué va a suceder, tu curiosidad es más grande que el miedo y el “que dirán” de los demás.

9. Has tenido problemas con alguna adicción

Han existido grandes personajes en la historia, los cuales han sido considerado genios, y que lamentablemente han tenido problemas con alguna adicción. Uno de los más famosos esSteve Jobs, quien confiesa en su biografía que durante su juventud fue un consumidor de marihuana y LSD.

Eres consciente que estos hábitos no son lo más saludables, y el hecho de ser compartidos por muchos genios en la historia, esto no lo hace algo aceptable.

Según Drug Abuse esto son algunos genios o grandes personas que han tenido algún tipo de adicción:

  • Charles Dickens era adicto al opio.
  • Edgar Allan Poe tuvo problemas con el alcohol.
  • Marilyn Monroe era adicta a los barbitúricos, los cuales actuaban como sedantes.
  • Sigmund Freud era adicto a la morfina y al alcohol.
  • Robert Downey Jr. admitió haber consumido crack.

Entre muchos otros personajes y genios de la historia que han tenido serios problemas con alguna adicción.

10. Piensas demasiado las cosas

Alguna vez se te ha metido una idea a la cabeza y no logras sacarla de allí? Te levantas pensando en ella, te acuestas pensando en ella, llevas tu día con este pensamiento hasta que haces algo al respecto?

Si bien estos pequeños “rasgos de un trastorno obsesivo compulsivo” pueden tener buenos resultados, si no logras controlar tu ansiedad terminarás como muchos genios de la historia…con algún grado de locura.

Quedarte con las ideas en tu mente, sean buenas o malas, no sirven de mucho. Solo te llenan la mente de pensamientos y te quitan la habilidad y claridad mental para actuar.

Muchos lo llamarían parálisis por tanto análisis, lo cual Richard Branson en su libro El Estilo Virgin, cuenta cómo lo vivió y decidió superarlo.

Cuando piensas tanto las cosas puedes perder confianza en ti mismo y retraerte en tu soledad. Además, las ideas valen poco en comparación con la ejecución y la acción.

11. Tienes problema para seguir las reglas

No es que te guste incumplir las reglas para verte como alguien “distinto y rebelde”, lo haces porque no le encuentras sentido y crees que los resultados serán distintos si las cambias un poco.

Piensas que las reglas son para cumplirlas por aquellos que no quieren pensar en nuevas cosas, que les gusta ser limitados por una sociedad y así no se tienen que desgastar pensando.

Personajes que han tenido problemas siguiendo las reglas han cambiado el mundo, reglas que necesariamente no tienen que ser explícitas (como no robar o no perjudicar a los demás), sino tácitas con las cuales se rige nuestra sociedad.

Reglas como “se supone que así se hacen las cosas en esta empresa…” las cuales limitan y eliminan el espíritu emprendedor y curioso de las personas.

Estos hábitos probarían que eres un genio, algunos buenos y otros no tanto, pero definitivamente muestran que eres alguien distinto; alguien que tiene las habilidades para hacer las cosas distintas y cambiar el rumbo de la humanidad.

Seguir leyendo: Las señales que indican que estas malgastando tu vida

Visto en: emprendiendo historias