Saltar al contenido

Consejos de un sabio

Para convertirse en un aventajado aprendiz de sabio el primer objetivo es averiguar cuales son los vacíos, las necesidades ocultas, que ponen al descubierto defectos, actitudes y creencias que debemos cambiar por otras cualidades más saludables, centradas y equilibradoras.

Necesidad de buscar ansiosamente…

Ser importante a cualquier precio

Tener siempre razón a toda costa

Amar y ser amado de forma captativa e insaciable

Expulsar, descargar y proyectar la rabia y la ira

Preocuparse por todo, de ver por todas partes dificultades y problemas

Culpar a los demás, buscar un chivo expiatorio

Sentirse superior a los otros, orgullo y arrogancia

Buscar compasión, ir de mártir por la vida

Que otros se responsabilicen, decidan y tomen el mando

Criticarlo todo y a todos, encontrar defectos

Atesorar riquezas y propiedades y que los demás se enteren

Que todo esté y sea perfecto, ordenado y maravilloso. Tener éxito en cuanto se proponga.

El segundo objetivo es pasar a la acción y cambiar lo que deba cambiarse. ¿Dónde encontrar el verdadero sentido, las columnas sólidas en las que apoyarse?: en los principios o leyes universales que deben sustentar una vida llena de sabiduría…

Principio de la unidad y potencialidad puraque se cumple si se dan las circunstancias de paz, quietud, silencio interior y renuncia a la crítica. El Aprendiz de Sabio es consciente de que en la medida en que sintonice su mente con la mente infinita, sin límites y todopoderosa de la naturaleza, mayores serán sus posibilidades de creatividad, eficacia y de plenitud.

Principio de la interacción dinámica del universo. Ley del dar y del recibirEl Aprendiz de Sabio nunca olvida que es él el primer responsable y causante de su felicidad o su desgracia, por eso no deja de generar acciones nobles y saludables, que producen un gran bien en sus semejantes y se convierten en un bien mayor para sí mismo.

Principio de la causalidadtoda acción engendra una fuerza de energía que vuelve a nosotros. El Aprendiz de Sabio siempre elabora sus respuestas y opta por las soluciones pertinentes desde la calma y el sosiego interior y exterior. Hace caso a la corazonada inteligente que le habla desde la coherencia y la plenitud del espíritu.

Principio de la armonía y del equilibrio, del mínimo esfuerzo, de lo naturalConviértete en mero espectador, disfruta de la aceptación de la realidad, vívela sin lucha, sin queja, y deja que todo suceda con la serenidad y el equilibrio silencioso de que nos da ejemplo la naturaleza. Saborea cada instante, siéntete vivamente en paz, plenitud y armonía físicas y psíquica.

Principio de la atención-intención consciente. La maravilla de las maravillas es que el sistema nervioso humano no solo es capaz de ser consciente de la información y de la energía de su propio campo cuántico, sino que también puede modificar de manera consciente el contenido informativo y energético que da origen a nuestro cuerpo, ampliando nuestro mundo y haciendo que se modifiquen cosa en él.

Principio de la no-dependencia, del desapego, de la sabiduría de la incertidumbreSin la inseguridad permanente que debemos saber disfrutar seríamos víctimas de nuestro pasado. La sabiduría de lo desconocido nos rescata de la tristeza, del adocenamiento, de la involución y de la desesperanza, pues se convierte en abanico de infinitas posibilidades.

Principio del propósito de la vida, del “porqué” y “para qué” de la existenciaTodo tiene su porqué y para qué en la vida. Nada es al azar. Cada ser, cada persona es singular, pieza única, ser irrepetible con un proyecto, con un propósito existencial, que debe llevar a cabo en beneficio de los demás y para hacer posible el bien, el orden y la armonía universal.

 

El tercer objetivo es saber llevar a la vida de cada día esa sabiduría esencial, desgranada en formas concretas de pensar, sentir y obrar, incorporándolas a la personalidad hasta que se conviertan en actitudes, en hábitos…

.Hacerse bien y no daño a sí mismoe impedir que otros nos hagan daño. Hacer el mayor bien posible a los demás.

.Hacer siempre aquello que temetomar sus propias decisiones. Perdonarse y tratarse con ternura, activar todas sus potencialidades.

.No perder nunca el sentido del humorreírse don frecuencia de sí mismo. Vencer el miedo al qué dirán.

.Cuidar, cultivar y potenciar su mentela parcela del espíritu, los buenos y nobles sentimientos.

.Responsabilizarse de sus pensamientos, sentimientos y acciones. Saber decir: ¡No! Sin sentirse culpable.

.Tender puentes y establecer lazos, cultivar y potenciar la parcela social y de relaciones familiares.

.Planificar el futuropero sin permitir que la inquietud o el estrés anticipatorio nos afecten. Correr riesgos razonables siempre que sea necesario.

.Valorar y disfrutar las cosas más cotidianasnormales y sencillas que le depara el día a día, porque ésas son, en verdad, las grandes y maravillosas cosas de este mundo.

.Pensar y meditar cada día con plena convicción, que la manera más segura y cierta de vivir para sí mismo y ser felizno es otra que vivir para los demás y dejar tras de sí una estela de acciones nobles y generosas, contribuyendo a que este mundo sea un poco mejor, más humano y acogedor.

.Convertir el respeto, la empatía, la comprensión, el perdón, el buen entendimiento y la alegría de vivir en sus mejores aliados para una convivencia madura y pacífica con sus seres queridos y con los demás.

.Llegar a entender que la felicidad y la desdicha, la suerte y la desgracia, la riqueza y la miseria, están latentes en el espíritu, en la mente de cada individuoPero cada cual tiene en sus manos la posibilidad de despertar, activar y potenciar unas u otras. El Aprendiz de Sabio tiene muy claro que él y solamente

En definitiva, todas las actitudes y ocupaciones enumeradas, el Aprendiz de Sabio consigue sintetizarlas en algo tan simple y a la vez tan complicado como vivir plenamente la propia vida y dejar que cada cual viva la suya. ¡Nada más y nada menos!

él es el dueño de su propio destino.

Descargar libro aquí