Saltar al contenido

17 maneras en como debes invertir tu tiempo en tus 20 años para el éxito a largo plazo

No pierdas tiempo, porque eso es “de lo que se hace la vida”.

Fue un buen consejo cuando Benjamin Franklin lo dijo, y es un buen consejo ahora, no importa tu edad.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Pero tus 20 años son un momento particularmente crucial en la vida. Muchos llaman a estos años “formativos”, y los hábitos que formas ahora pueden llevarte a través del resto de tu vida.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de pasar este tiempo?

Examinamos una serie de hilos de Quora y conversaciones de TED para averiguarlo.

Trabaja en las habilidades importantes de la vida

Hay un número de habilidades de la vida que las personas necesitan dominar, y tus 20s es el momento de empezar a practicar. Sin la presión de tus padres o la escuela para motivarte, necesitarás ejercitar la disciplina y motivarte para aprender lo esencial.

Estas habilidades pueden ir desde la paciencia y el trato con el rechazo a vivir dentro de tus medios y buenos modales en una cena.

Toma medidas preventivas para mantenerte saludable

Francesco Wang se refiere a esto como el tiempo de la “prolongación de la vida”.

“Invertir tiempo en el cuidado de tu salud… sin duda te dará más tiempo, literalmente – no en días, ni meses, si no en años pegado a tu vida”, escribe. “Sin embargo, a menudo tomamos nuestra salud por sentado hasta que experimentamos una llamada de atención”.

En su lugar, sugiere invertir proactivamente tu tiempo en tu salud comiendo bien, haciendo ejercicio con regularidad, descansando mucho, visitando regularmente a los médicos y cuidando tu salud emocional, mental y espiritual.

Hazte preguntas diarias

Benjamin Franklin comenzó y terminó cada día con una pregunta: “¿Qué bien voy a hacer este día?” Por la mañana, y “¿Qué he hecho hoy?” Por la tarde.

De hecho, muchos grandes pensadores abrazaron la idea de cuestionar constantemente las cosas.

Como dijo Albert Einstein: “Aprende de ayer, vive para hoy, espera para mañana. Lo importante es no dejar de preguntar”.

Por supuesto, entrar en el hábito de la autorreflexión es más fácil decirlo que hacerlo, ya que a menudo preferimos evitar hacernos las preguntas difíciles. Como el filósofo y psicólogo John Dewey explicó en su libro “Cómo Pensamos” en 1910, el pensamiento reflexivo implica superar nuestra predisposición a aceptar las cosas a su valor nominal y la voluntad de soportar el malestar mental.

Pero soportar esta molestia vale la pena el esfuerzo, ya que puede resultar en el impulso de confianza necesario para realizar mejor nuestro trabajo y vida cotidiana.

Preguntas para preguntarse podría incluir la de Steve Jobs ‘ “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” o el usuario de Quora Michael Hopkins “¿Cómo estoy?”

Falla

“Falla”, aconseja Arpit Sethi. “De nuestra adolescencia, esto es lo mejor que puede contribuir en la fabricación de un adulto. Cuanto más fallamos, más aprendemos”

Nunca tendrás más energía o habilidad para pensar que cuando estás en los 20s, dice Shulamit Widawsky, y nunca serás más vulnerable. Este es el momento para empujar tus límites y recuperarte de los fracasos que son inevitables cuando tomas riesgos.

“Saber lo que puedes hacer y lo que puedes recuperar hará que todo el resto de tu vida más exitosa”, dice.

Toma un pasatiempo estimulante para la mente



A medida que el estrés de la vida cotidiana se vuelve más pesado ​​en tus 20 años, es importante no olvidarse de cuidar tu salud mental.

Mehta sugiere iniciar un pasatiempo estimulante mental como jugar ajedrez, juegos de rol o resolver rompecabezas para mantener la mente aguda.  Los pasatiempos también pueden ser una buena salida creativa o un ejercicio de relajación.

Pasa tiempo solo

Garv Suri recomienda pasar media hora todos los días en solitario para conocerte mejor.

Tonya Turpin dice que tomar conciencia activamente de lo que está sucediendo dentro de tu cabeza es la única manera de entenderte verdaderamente a ti mismo.

Participa en causas significativas

“Nunca tendrás tanta energía, salud, y tiempo tan disponible en tu vida”,  escribe Heidi McDonald. “Aprovéchalo al máximo, esta es tu mejor oportunidad de hacer una diferencia en el mundo”.

El voluntariado también puede hacer maravillas en tu vida profesional. Donar tu tiempo puede enseñarte una nueva habilidad, ayudarte a agregar algo especial a tu currículum, y te permitirá conocer nuevas conexiones con intereses similares a los tuyos.

Construye en tiempo de cojín para llegar a donde vas

Wang cita el estudio “Buen Samaritano” de la Universidad de Princeton en 1973, que encontró que si una persona estaba con prisa tenía un efecto enorme sobre si paraban para ayudar a una persona lastimada. Sólo el 10% de los que estaban a toda prisa se detuvieron para ayudar a una persona herida, el 45% de los que tenían algo de prisa se detuvo, y el 63% de los que no se apresuraron en absoluto se detuvo.

“Esto significa que estar en apuros puede estar impidiéndote ser el tipo de persona que quieres ser – el tipo de persona que para y ayuda a alguien en necesidad”, dice Wang. “Construye en un montón de tiempo de cojín en tu horario y previene el “síndrome de apresuramiento constante” es una gran inversión en ti mismo y en la calidad de vida de los que te rodean”.

Empieza a ahorrar para el futuro

La belleza de ahorrar para tu retiro en tus 20s está en el interés compuesto, Allison dice. Incluso si abres una cuenta de jubilación hoy y pones $5 al mes, “Los efectos del interés compuesto en esa década o dos extras pueden significar literalmente la diferencia de cientos de miles de dólares más que tendrás para tu retiro”.

Del mismo modo, Tanmoy Roy sugiere divertirse, pero vivir frugalmente y asignar algo de dinero para pagar tu deuda sobre una base mensual. Es posible que no estés ahorrando para una casa todavía, pero por el camino tus préstamos estudiantiles podrían impedir la propiedad de la vivienda.

Mantente informado

Para encontrar una causa significativa, McDonald sugiere mantenerte al día con los últimos acontecimientos actuales siguiendo las noticias.

“Lo más probable es que encuentres tu pasión, si esa es una causa en la que estás interesado o un nicho que crees poder llenar”, dice.

Sanjay Kadel aconseja ser cauteloso acerca de dónde obtienes tu información. “No creas en todo lo que hay en Internet”, escribe. “Haz algunas investigaciones y luego concluye si debe ser registrado o erradicado”.

Lee

“No hay nada que te ayude más que leer”, dice Deepak Mehta.

Sugiere una amplia variedad de libros, desde ficción y ley de jóvenes adultos hasta Dickens y Tzu, para aprender más sobre los puntos de vista contrastantes. “No tengas miedo de encontrar un punto de vista convincente que sea totalmente antitético al tuyo”, dice.

La lectura es también una gran manera de ejercitar tu mente, dice Jereme Allison, porque activa casi todas las áreas de la misma. “La mente es un músculo, si no la usas, la pierdes”, dice.

Revisa tu semana

“Una gran costumbre es una revisión semanal para mirar hacia atrás en la semana pasada y presentar la que viene”, dice Curt Beavers.

Él aconseja reflexionar:

1. ¿Qué salió bien la semana pasada? Celebra y continúa.

2. ¿Qué no salió bien? (Deténte, superalo o quítalo de tu plato.)

3. Sobre la base de las respuestas anteriores, ¿qué cambios debo hacer para mejorar esta semana?

Viaja

No importa cuánto viajes en tus 20s, dice Shrey Garg, sino más bien cómo viajas.

“No seas un turista, sino un viajero, esto te ayudará a aumentar tu visión y te hará ver cuán grande y pequeño es el mundo al mismo tiempo”, dice.

La clave, según Allison, es experimentar cosas nuevas: “Conoce que hay un mundo más grande por ahí. Aprende sobre otras culturas. Prueba nuevos alimentos. Te sorprenderás de lo que descubrirás.

Mario Hari sugiere viajar con extraños completos. “Experimenten la mentalidad heterogénea de la gente y si estudian sus emociones cuidadosamente, tendrán una intuición acerca de lo que cada alma está buscando”, escribe.

Haz algo social y fuera de tu zona de confort

Si te unes a un club de lectura o a la cabeza del pub para el karaoke, dice Mehta es importante conocer a más personas fuera de tu círculo de amigos y tratar de librarte de algunos de tu ansiedad social. Es importante que en tus 20 años te sientas más cómodo con los demás.

“Sé que después de la universidad tu grupo social a menudo cambia, por lo que unirse a organizaciones ayuda a ampliar tu círculo de amigos”,  Hunter McCord escribe.

Crecer tu círculo de seres queridos y pasar tiempo con ellos no es algo de lo que te arrepentirás, dice. “Nunca oí hablar a nadie al final de su vida deseando haber pasado menos tiempo con sus seres queridos.”

Sigue aprendiendo

El hecho de que hayas pasado unos pocos años presente en un aula no significa que debas dejes de aprender.

Y no te limites a temas que tendrán un impacto obvio en tu carrera. Después de abandonar la universidad, Steve Jobs todavía auditaba la clase ocasional, y un curso que él tomó en caligrafía tuvo una influencia enorme en él e inspiró “la tipografía maravillosa” que las computadoras personales tienen hoy.

Inicia un proyecto de lado

Es probable que nunca tengas más tiempo libre que en tus 20s, y su uso para iniciar un proyecto de lado podría darte el mayor retorno de la inversión.

“Un bullicio es un negocio que ejecutas en tu tiempo libre que te permite la flexibilidad de perseguir lo que más te interesa. Es una oportunidad para ahondar en la comida, los viajes, la moda, o en lo que seas apasionado, mientras que mantienes tu trabajo del día “, escribe Susie Moore, una escritora y Coach de confianza.

Ella dice que la gran cosa sobre tener un trabajo secundario, aparte de los ingresos adicionales, es que te permite usar talentos que pueden permanecer latentes en tu trabajo de 9 a 5 y hacer un impacto significativo haciendo el trabajo que amas en tus términos.

Hagas lo que hagas, mezcla.

“La gente aspira a vivir una vida memorable, y hay esta la trágica realidad que la mayoría de nosotros no”, dijo Dustin Garis el año pasado durante su conversación TEDx.

Durante dos años, Garis viajó alrededor del mundo, y en su viaje dice que aprendió que “la vida no es el número de días que vives, sino el número de días que recuerdas”.

La llave a vivir una vida memorable, él dice, está persiguiendo uno a través de la ruptura de la rutina, incorporando el cambio todos los días, y los “actos épicos y cotidianos para salvar el día de perderse”.