Saltar al contenido

20 síntomas de que estás teniendo éxito en tu vida

¿Qué es el éxito? ¿Quién o quiénes deciden si eres una persona exitosa? ¿Cuándo llegas al éxito? ¿Cómo sabes que ya no tienes que pelear más para lograrlo? La respuesta a estas preguntas es tan subjetiva y personal como uno mismo decide que sea, el cuando y el por qué de tu propio éxito lo decides tú cada día de tu vida.

Aquí hay veinte claves de que estás teniendo éxito en tu vida aunque no estés siendo consciente de ello.

1. Has perdido el miedo a reconocer que necesitas ayuda y ofrecerla a los demás cuando la necesitan. Este gesto de humildad no es un signo de debilidad sino de madurez

2. Te identificas con unos principios y valores que guían tu vida. No permitir a lo demás traspasar ciertas barreras morales, ofrecer respeto y exigirlo son síntomas de que estás tomando decisiones sobre cómo quieres ser en la vida.

3. Asumes que no puedes hacerlo todo ni gustar a todo el mundo y eres capaz de dejar pasar aquellas situaciones que te suponen un desgaste de energía innecesario. Quererte a ti mismo es esencial para poder ser sincero y fiel a tu persona, y posteriormente ofrecer eso mismo a otros con total tranquilidad.

4. Te valoras y te aceptas tal y como eres. Debes ser consciente de tus cosas buenas, de todo lo bueno que hay en ti y que puedes aportar, aunque también es importante ser consciente de tus defectos y debilidades para saber como lidiar con ellas en ciertas situaciones. Aceptarte a ti mismo es la única forma de lograr que los demás te quieran y valoren tal y com eres.

5. Has aprendido que los errores enseñan, que tus fracasos no son más que un paso adelante como todos los demás. Son la forma de aprender de ti mismo.

6. Cuentas con un círculo de personas de confianza que te apoya cuando aciertas y cuando cometes errores. Saber de forma certera que no todos tus allegados son personas de confianza pero que aún así todos forman parte de tu vida es un gran paso de madurez y de éxito personal.

7. No te pasas el día quejándote de todo. La situación en este momento no es ideal, pero quejarse constantemente no soluciona nada. Trabajar, asumir, aceptar y sonreír al mundo es la forma más saludable de afrontar el día el a día, las quejas en vano no suelen llevar a buen puerto.

8. Eres capaz de celebrar los éxitos con los demás, los propios y los ajenos.

9. Si tienes metas y luchas con pasión por ellas, eres más afortunado que el resto. Sabes que tienes talento y que esas metas están a tu alcance antes o después, lo lograrás.

10. Vives con entusiasmo, tus intereses se amplían cada día y aparecen nuevas metas en tu camino. ¡Estás vivo y tienes alegría!

11. El entusiasmo con el que vives aumentará cuantas más metas hayas logrado en tu vida. De los errores se aprende y de los éxitos se alimentan las próximas metas.

12. Empatizas con tu entorno. Cuando puedes ponerte en el lugar del otro, aproximarte a lo que siente a sus miedos y alegrías, la energía positiva y las conexiones aumentan, y esto favorece las situaciones de éxito en tu vida.

13. A nivel emocional, estás abierto a recibir el amor y el cariño que otros quieran darte así como a ofrecerlo a los demás. Somos personas y como tales tenemos necesidades emocionales que cubrir con nuestros iguales.

14. Cuanto más rechaces el papel de víctima y aceptes los sinsabores de la vida, más éxito lograrás.

15. Que te importe lo que digan los demás sobre ti es normal, pero debes tener claro la opinión de quién te importa de verdad.

16. En la vida todo tiene dos caras, si te esfuerzas en ver el lado positivo todo fluirá mucho mejor. Todas las situaciones te proporcionan una experiencia de la que puedes aprender algo, si sabes verlo.

17. Aceptas que hay cosas que no se pueden cambiar.

18. Intentas cambiar por todos los medios posibles aquello que sí está en tu mano cambiar. Esto denota un gran valor y pasión por hacer del mundo un lugar mejor desde tu propio punto de vista.

19. Por último y más importante, si miras tu vida y te miras a ti mismo y puedes decir abiertamente que eres feliz, indudablemente estas siendo una persona con éxito en la vida. Cuando te gustas a ti mismo te sientes cómodo, te sientes vivo, te sientes feliz y esto te llevará, probablemente más rápido, a éxitos en otros campos de tu vida. A todos nos resulta más agradable tratar con personas que creen en sí mismas.

20. Tus relaciones personales han dejado de ser tan dramáticas y pasionales como en otras etapas de tu vida.