Saltar al contenido

3 Beneficios de enseñar a los niños a emprender a temprana edad

En la actualidad es muy común ver como diariamente se destacan en nuestro entorno iniciativas que buscan fomentar el emprendimiento y la innovación en la ciudad.

Muchas veces nos gustaría empezar a fomentar estas iniciativas en nuestros hijos desde pequeños como parte de su formación académica y personal.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

En este artículo te contamos 3 habilidades que tus niños podrán desarrollar al aprender sobre emprendimiento a temprana edad.

 1. Aprenden a ser perseverantes

Todos los padres compartimos la misma frustración cuando los hijos no hacen el sufiente esfuerzo para realizar algo que sabemos tienen todas las capacidades para lograr.

Para conseguir que nuestros hijos desarrollen estas habilidades debemos enseñarles la importancia de ponerse metas; y no solo eso, también es importante recalcar la importancia de alcanzarlas paso a paso para que los niños no pierdan su interés en la mitad del camino. Motivemos a nuestros hijos a realizar actividades en las cuales ellos estén encargados de su ejecución y la toma de decisiones. Ayudarlos a pensar en metas divertidas que sean alcanzables en un periodo de tiempo corto es un buen inicio:

“Pequeños objetivos son la mejor manera de conseguir que los niños se muevan hacia grandes metas ” dice Jim Wiltens, instructor de liderazgo de la Universidad de San Francisco.
recomendado: El poder del emprendimiento en los niños

 2. Aprenden a ser creativos a la hora de afrontar cambios o problemas, generando pensamientos innovadores

La creatividad es el rasgo más importante para los líderes del futuro. Esto no es sólo el hecho de ser un arquitecto o un artista; se trata del uso que nuestros niños le dan a sus mentes. La resolución de problemas es un aspecto esencial del pensamiento creativo, por tal motivo es indispensable dejar que nuestros hijos encuentren las respuesta a sus problemas en vez de que los padres corramos a corregir sus errores. Cuando nuestros hijos realizan actividades tales como hacer sus productos, crear el nombre de su empresa y hasta su logo, están usando el proceso creativo en una actividad que tendrá su sello personal y captara su atención.

Por otro lado el deber como padres es controlar la cantidad de tiempo que los hijos gastan en sus actividades diarias:

“Cuando un niño está viendo televisión o jugando video juegos, está siendo entretenido por la imaginación de otra persona y no está usando su propia imaginación” dice el Dr. Miller en un estudio de la Universidad de Texas.

En el estudio también se encontró que cuanto más tiempo un niño pasa frente la televisión, menos juega creativamente.

3. Aprenden de los errores cometidos

En la actualidad la orientación institucional está alineada hacia la búsqueda de la respuesta correcta, conducta que entorpece el proceso creativo y la espontaneidad dice Edward Miller, director ejecutivo de la Alianza para la Infancia.

Así se trate de una tarea, desarrollar una idea de negocio o practicar algún deporte, el aprendizaje se enriquece a través del error. Aprender de los errores es la forma correcta de motivar a nuestros niños para hacer las cosas de manera diferente, impulsándolos a probar nuevos enfoques.

La idea no es resaltar los errores de nuestros hijos, lo que se busca es centrarse en la solución.

recomendado: El truco que ayudará a convertir a sus niños en inversionistas

El emprendimiento no solo es útil para formar a nuestros hijos en el área de negocios, más aun cuando se combinan con actividades manuales para fomentar el proceso creativo. Este tipo de enseñanzas podrán ser usadas por ellos en todos los aspecto de la vida cotidiana, por último es bueno recordar que los buenos hábitos enseñados a temprana edad son para toda la vida.