Saltar al contenido

3 cosas que debes hacer todos los días si quieres ser más agradable

Si tienes las habilidades o conocimientos técnicos que un trabajo requiere, probablemente lo harás bien en el trabajo. Pero si quieres sobresalir y acelerar tu carrera, ayúdate a ser agradable.

Múltiples estudios muestran que los profesionales que son apreciados por los demás son más propensos a ser contratados. Expertos en carrera e incluso figuras públicas, como el multimillonario Bill Gates y el ex vicepresidente Joe Biden, coinciden en que las relaciones personales son cruciales para el éxito.

Tomemos, por ejemplo, un estudio publicado en la American Psychological Association que analizó dos tácticas de entrevistas una al lado de la otra: auto-promoción e gracia, o trabajar para ser querido por otros.

Los candidatos de trabajo que se centran en la gratitud, o que eran agradables, tenían una mejor oportunidad de ser contratados.

Si no eres una mariposa social, no te preocupes. Aquí hay tres cosas para empezar a practicar todos los días para ser más agradable.

1. Sonríe y se enérgico

El inversionista multimillonario Warren Buffett alguna vez temió socializar y entregar discursos hasta que tomó una clase de hablar en público. Esa clase fue enseñada en Dale Carnegie, el instituto nombrado para el orador influyente y autor del libro icónico “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”.

Joe Hart, el CEO de Dale Carnegie, compartió varias estrategias que los profesionales pueden usar para ser más agradables. Para empezar, Hart recomienda preguntarse: “¿Qué tipo de energía tengo?”

Si sientes que tus expresiones faciales o el tono de voz son mediocres, haz un esfuerzo para cambiarlos. Una de las maneras más fáciles de hacer esto es sonreír más, dice Hart.

Esto te puede traer múltiples beneficios ya que la gente disfruta hablar con los que parecen amigables y acogedores, lo que les ayudará personalmente. El mero acto de sonreír desencadena la liberación de hormonas que están impulsando el ánimo, muestran estudios científicos.

Como solía decir Carnegie, “una sonrisa no cuesta nada sino que da mucho”

2. Domina el arte de las pequeñas charla

Sentarte en tu escritorio todo el día no va a ayudarte a construir relaciones profesionales. Si bien la idea de detenerte por el escritorio de tu colega al azar o invitar a un colega a tomar café o almorzar puede ser intimidante, hay algunas maneras de frenar ese miedo.

Registrarte con tu jefe y colegas el viernes o el lunes es una manera sencilla de empezar. Puedes comenzar con un tema de conversación simple – lo que están planeando hacer (o hiciste) en el fin de semana. Puede ser una gran manera de conocer a tus colegas. Por ejemplo, si viste una película, pregunta cómo les gusta o cómo se compara con otras películas. Y prepárate para compartir lo que hiciste durante el fin de semana, también.

También puedes invitar a un colega a tomar una taza de café o almorzar. De acuerdo con la ex entrenadora de carreras de Google Jenny Blake, invitar a un colega a unirse a ti en una actividad que normalmente hace te hará sentirte menos nervioso que si estuviera en un nuevo entorno social.

“Invita a las personas a actividades que te gustan como ir a un club de jazz, tomar una clase de yoga, caminar afuera”, dice.

“Se curiosos sobre otras personas”, dice. “No necesitas un plan estratégico para conocer a todo el mundo”.

3. Haz pequeños favores para los demás

Mientras que no deseas exagerar demasiado o parecer demasiado impaciente, hacer el favor ocasional para un colega o tu jefe te hará más apreciado alrededor de la oficina.

También te ayudará a salir adelante, de acuerdo con la autora best-seller Suzy Welch.

“Si hay algo que desearías haber sabido sobre los negocios en mis veinte años”, dice Welch, “es que existe esta enorme, importante, poderosa e invisible economía a la que me refiero como la Economía Favorita”.

Esta economía se trata de “ponerte a ti mismo en una extremidad para alguien más sin ninguna expectativa de recuperación inmediata”, dice ella.

La gente recuerda los favores que haces por ellos, ella dice. Y más a menudo, te ayudarán más adelante.