Saltar al contenido

3 formas de aprender de relaciones fallidas para fortalecer tu estilo de liderazgo

Al pensar en su estilo de liderazgo, las imágenes de las salas de juntas, las llamadas de Zoom y las reuniones de tutoría pueden venir inmediatamente a la mente. Pero su liderazgo no se expresa solo en situaciones laborales. La forma en que te presentas como líder toca todas las áreas de tu vida. Y sus relaciones, especialmente sus relaciones fallidas, pueden brindarle la mejor perspectiva sobre cómo puede convertirse en un líder más fuerte. Aquí le mostramos cómo tomar esos fracasos y convertirlos en oro.

Ser curioso

La curiosidad es uno de los mayores atributos que puede tener un líder. Según la investigación, mantiene su mente ágil y creativa mientras permanece abierta a nuevas ideas y soluciones, además de promover relaciones más positivas en el lugar de trabajo. De hecho, cuantas más preguntas hagas a los demás, más probable es que te vean como alguien competente y cariñoso. Utilizando esta curiosidad, hay algunas cosas que puede hacer para ver dónde sus relaciones fallidas pueden conducir a mejores habilidades de liderazgo en el futuro.

El primer paso, siente curiosidad por tu parte en las relaciones que han terminado. Si eres lo más objetivo posible, ¿hubo algo que hiciste que contribuyó a la ruptura de la relación? ¿Sus palabras y acciones hicieron que la otra persona se sintiera valorada y apreciada? ¿Sentiste curiosidad por esa persona, sus intereses y las cosas que eran importantes para ella? ¿Les hizo preguntas sobre sus experiencias, sentimientos, pensamientos y puntos de vista? ¿Valoró su aporte y contribución?

Si no está seguro acerca de alguna de estas cosas y cree que sería útil (y seguro), comuníquese con socios anteriores (personales y profesionales), así como con antiguos amigos o colegas, y pídales su opinión. Puede darle una idea de los lugares donde ha desarrollado patrones de relación con los demás que van en su contra en sus roles de liderazgo.

Por ejemplo, si hablara con un ex amigo, se sorprenderá al descubrir que durante su relación con usted, a menudo se sintieron ignorados o ignorados. Este tipo de experiencias pueden generar sentimientos de resentimiento, lo que lleva a la ruptura de la relación. Si recibiera ese tipo de comentarios, tenga curiosidad acerca de dónde puede estar haciendo esto en sus otras relaciones, incluso en el trabajo cuando lidera el equipo.

Un equipo que se siente ignorado o descartado es un equipo que deja de hacer preguntas, tiene miedo de innovar y pierde su compromiso con la empresa porque su contribución está infravalorada. Cuanto más curioso sea acerca de las deficiencias en sus relaciones fallidas, es más probable que no repita esos mismos errores en su relación con su equipo.

“La curiosidad es el motor del logro.” –Ken Robinson

Sé honesto

En primer lugar, debe ser honesto consigo mismo en este proceso. ¿Hay puntos ciegos que deben abordarse? ¿Hay algún área de tu comunicación o comportamiento sobre la que hayas recibido comentarios de exparejas, amigos o familiares que hayas ignorado o que te haya provocado? Estas pueden ser cosas que te han hecho sentir incomprendido o cosas que te hacen sentir frustrado con una sensación de «¡aquí vamos de nuevo!». Si bien no tiene que aceptar estas cosas como totalmente ciertas para usted, puede valer la pena examinarlas para ver si hay un núcleo de verdad que podría ayudarlo a aumentar su conciencia para convertirse en un mejor líder.

Es importante tener en cuenta que todo el mundo tiene puntos ciegos. Permanecer abiertos a descubrirlos y trabajar a través de ellos es lo que separa a los líderes de la manada. El liderazgo se trata de ser capaz de tomar decisiones saludables para el colectivo y al mismo tiempo dar un ejemplo del comportamiento que espera del grupo. Sin embargo, solo puede hacerlo si aprende a escuchar intencionalmente e invertir en su crecimiento personal. Es posible que estos no sean los aspectos más divertidos de ti mismo para descubrir, pero descubrir dónde están tus puntos ciegos y ser honesto contigo mismo acerca de dónde necesitas aprender a hacerlo mejor marcará la diferencia en tu estilo de liderazgo.

A medida que avanza en este proceso, recuerde que no es personal. Todos estos comentarios y todos estos descubrimientos están surgiendo para ayudarlo a crecer. Es en este proceso que te convertirás en un líder más fuerte y tu equipo te respetará más por ello.

Tener claridad

Ahora que tiene la información que necesitaba de sus relaciones fallidas, es hora de implementar un plan de acción. Si contactó a ex socios, amigos, colegas o familiares, agradézcales por su experiencia y transparencia. Ofrezca disculpas y haga las paces cuando sea necesario, y recuerde que esta no es información para que usted se castigue. Estos comentarios son simplemente datos que usted puede filtrar para que pueda tomar medidas para convertirse en un mejor líder.

Pregúntese:

  • ¿Cuáles son los patrones o rasgos que más presionan para cambiar ahora?
  • ¿Qué puedo hacer para cambiar estos hábitos de una manera saludable?
  • ¿Necesito apoyo para hacer estos cambios y, de ser así, cómo se ve eso? ¿Terapia? ¿Entrenamiento? ¿Gráficos? Etc
  • ¿Cómo voy a hacerme responsable de hacer estos cambios?
  • ¿Cómo puedo implementar un sistema de retroalimentación que permita a los miembros de mi equipo sentirse seguros, pero también ser escuchados?

Una vez que haya respondido estas preguntas, habrá creado su lista de prioridades, identificado el sistema de apoyo que necesita y anotado los sistemas de cambio y responsabilidad que lo apoyarán en este proceso.

Mirar los fracasos del pasado puede ser difícil, especialmente cuando se trata de relaciones. Pero esta es una oportunidad para fortalecer sus relaciones presentes y futuras para que pueda avanzar más en su rol de liderazgo con la confianza de que lo está haciendo bien con su equipo.