Saltar al contenido

3 formas de librarte del estrés y la ansiedad si eres ‘millennial’

Cuando ya no tienes esperanza, existen varias soluciones eficientes.
No es un secreto que el estrés se manifiesta en hábitos poco saludables como el abuso de drogas, alcohol y apuestas. El hecho es que un cuarto de la población masculina de entre 18 y 24 años presenta una interminable serie de problemas de adicciones y padecimientos psicológicos. Los millennials son un grupo que carece de esperanza y tiende a caer en ansiedad, pues de acuerdo a BDA Morneay Shepell, un 30% de esta generación que trabaja padece esta condición.

Esto no es una sorpresa, pues de acuerdo a la Asociación de Psicología Americana, los millennials tienden a sentirse atrapados por una inmensa lista de factores económicos y psicológicos que ejercen presión sobre ellos. Una de ellas son las redes sociales, las cuales exponen a los adultos jóvenes a la presión de ser exitosos financieramente, pues el resto de sus amigos constantemente sube fotografías con coches nuevos, viajes y elegantes comidas en restaurantes.

Encima de ello, también se enfrentan al dilema de los bienes raíces, en donde muchos ven cómo sus padres cuentan con una casa grande y propiedades serenas mientras que ellos difícilmente pueden pagar una renta o una hipoteca solos, viéndose obligados a compartir piso o a no tener una verdadera independencia al seguir viviendo con su familia.

Finalmente, un 40% de los estudiantes recién egresados aún deben pagar por préstamos educativos que terminan con su salario y les impiden cubrir las deudas, por lo que no es de extrañarse que constantemente nos encontremos con casos de estrés y depresión entre los millennials.

A continuación te compartimos cómo enfrentar los obstáculos generacionales y aliviar la presión si perteneces a este grupo joven. Pon mucha atención:

1. Acepta que las cosas no saldrán a tu manera

“La vida es eso que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”, es la frase perfecta para describir este punto. Probablemente cuando eras joven imaginabas que acabando la universidad te irías a vivir solo, que tendría un coche del año y un departamento equipado con todo. Eso es ideal, pero no es real. Las cosas buenas tardan en llegar y tienes muchos años para alcanzarlo, por ello, no te frustres si después de un tiempo sigues sin poder independizarte o sin cumplir tus sueños. Todo pasa en su mejor momento.

2. No pongas excusas y haz que las cosas pasen

Muchas de las personas que conozcas te afectarán de diferente manera, pero es tu responsabilidad completa hacer que los deseos se conviertan en acciones. No pongas excusas y comienza tu propio negocio, deja ese trabajo que odias y busca algo en tu verdadera vocación, vuelve a estudiar, haz lo que necesites pero hazlo YA.

3. Las cosas grandes de la vida requieren de paciencia

El común perder la esperanza mientras ves el tiempo pasar y tu estado económico no sube y mucho menos tus sueños personales. Sin embargo, es imprescindible caminar antes de querer correr. En un inicio deberás comenzar desde abajo o desde cero, pero después de mucha constancia, esfuerzo y dedicación, todo mérito llega.