Saltar al contenido

3 poderosos motivadores internos que puedes usar para mejorar tu vida

Alguna vez te has parado a considerar lo que te motiva?

¿Sabes por qué haces las cosas que haces?

La motivación puede ser interna o externa, lo que significa que puede provenir del interior o del exterior de una persona.

Los motivadores internos son comportamientos impulsados ​​por recompensas internas. Esto significa que la motivación detrás de la forma en que eliges actuar proviene de una fuente interna.

  • Un ejemplo de un motivador interno podría ser un sentimiento personal de logro, o simplemente la satisfacción de hacer algo que disfruta.
  • Un ejemplo de un motivador externo podría ser el impulso para ganar dinero, fama o estatus. Este motivador viene de fuera de ti.

Entonces, ¿qué hace que la motivación interna sea importante y por qué debemos ser conscientes de ello?

Cuando te motivan los motivadores internos, te vuelves naturalmente más autosuficiente e incluso más seguro de ti mismo porque no estás buscando una validación externa de lo que estás haciendo.

Si bien ciertamente tienen su lugar, los motivadores externos son mucho menos empoderadores y no duran objetivos a largo plazo.

Entonces, ¿cómo podemos utilizar conscientemente los motivadores internos en nuestras propias vidas?

3 poderosos motivadores internos que puedes usar para mejorar tu vida

Centrarte en el deseo

Para hacer cualquier cosa, necesitamos saber lo que queremos. Para crear una motivación duradera, debes poder ver claramente para qué estás trabajando. Si no estás seguro de cuáles son tus deseos, utilizar la visualización creativa es una forma poderosa de ayudarto a sintonizar con esos motivadores internos.

Aclara tu propósito

Todos necesitamos tener un propósito en la vida. Con un propósito, estamos inspirados para crear algo que es más grande que nosotros. Centrarnos en nuestro propósito y usarlo como un poderoso motivador interno nos ayudará a establecer objetivos. Seguir nuestro propósito nos hará sentir como si estuviéramos haciendo una diferencia en el mundo.

Reconoce tu crecimiento

Mejorar las cosas es satisfactorio y sirve para inspirarnos a seguir trabajando hacia nuestros objetivos. Cuando sentimos una sensación de logro, estamos inspirados para seguir avanzando y tal vez incluso luchar por lo que parece imposible. Al final, no hay competencia cuando te enfocas en ti mismo y eres la mejor versión de TI que puedes ser.