Saltar al contenido

4 beneficios de las duchas frías para la salud 🥶😃✨

Tomar baños con agua fría trae beneficios fisiológicos: mejora la circulación y el sistema inmunológico, el cabello y la piel dejan de caerse, estimula el estado anímico e incrementa los niveles de energía. 🤩

Claro, suena miserable, pero estar bajo el agua fría por la mañana podría mejorar su salud física y su visión del mundo. Las duchas frías han sido el arma secreta para todos, desde los antiguos espartanos, que pensaron que los hacía más duros, hasta James Bond, quien afirmó que lo ponían más alerta.

Bugs Bunny Dancing GIF - BugsBunny Dancing Happy GIFs

Hay una gran cantidad de beneficios físicos y psicológicos en una ducha vigorizante. Y eso sin mencionar la ventaja adicional de una rutina matutina más corta, porque ¿quién quiere estar bajo un grifo helado durante más tiempo del necesario?

1| Aumento de la inmunidad

Los investigadores han encontrado una correlación entre la exposición al agua fría y un aumento de glutatión, un aminoácido que estimula el sistema inmunológico, elimina las toxinas del cuerpo y combate el estrés.

2| Mejor piel

El agua caliente quita los aceites esenciales de la piel, dicen los dermatólogos, dejándola seca y con picazón. Ducharse con agua fría varias veces a la semana reducirá la inflamación de la piel y evitará que el cabello se vuelva quebradizo.

3| Recuperación muscular más rápida

Los atletas, desde velocistas de la escuela secundaria hasta apoyadores de la NFL, se sumergen en baños de hielo durante períodos cortos de tiempo para aliviar el dolor muscular después de una carrera o juego. El mismo principio se aplica a los guerreros de fin de semana que desean acortar el tiempo de recuperación de una carrera larga o una tarde de jardinería.

4| Mejor estado de ánimo

Investigadores de la Virginia Commonwealth University encontraron que las duchas frías podrían prevenir la depresión. Estudiaron las “duchas frías adaptadas”, que consisten en un período de transición gradual de cinco minutos en el que baja la temperatura del agua (para hacer que el impacto del agua fría sea un poco menos desagradable), seguido de dos o tres minutos de ducharse en agua a 52 grados. . “Se espera que una ducha fría envíe una cantidad abrumadora de impulsos eléctricos desde las terminaciones nerviosas periféricas al cerebro”, escribieron, “lo que podría resultar en un efecto antidepresivo”.