Saltar al contenido

4 formas de practicar amor y bondad en tu vida diaria

La vida cotidiana nos presenta innumerables desafíos.

Desde días de trabajo estresantes hasta desafíos con seres queridos, bolas curvas inesperadas y la inevitable tragedia, si deseas vivir una vida feliz, no es suficiente simplemente despertar cada día y seguir sin rumbo lo que ocurra. Debes ser intencional y tomar medidas para cultivar la felicidad que deseas encontrar.

La realidad es que la felicidad es y siempre ha estado en tus manos. Tienes la habilidad de cultivar tanto la alegría dentro de ti como dentro de los demás.

Y no hay mejor manera de hacerlo que con la práctica de la bondad amorosa.

meditación de bondad amorosa

Aunque todos tenemos el temor y las semillas de la ira dentro de nosotros, debemos aprender a no regar esas semillas y en cambio nutrir nuestras cualidades positivas: las de la compasión, la comprensión y la bondad amorosa. – Thich Nhat Hanh

Con más de dos mil años, la práctica de la bondad amorosa ha sido utilizada por los monjes budistas como una forma de meditación durante bastante tiempo.

A diferencia del amor romántico, la bondad amorosa es una preocupación general en la acción que puede aplicarse a cualquier persona, incluso a los extraños. No es simplemente una emoción o estado mental, es la compulsión de tomar medidas reales y ayudar a las personas que te importan.

En los últimos años, una plétora de investigaciones ha demostrado que la meditación amorosa hace mucho más que solo alentarnos a ayudar a otros. También se ha demostrado que nos hace más felices y más satisfechos también. Y, como mindfulness, es una práctica muy accesible porque se puede hacer en cualquier lugar, en cualquier momento y de diferentes maneras.

meditación diaria

1. Como una meditación regular

En primer lugar, la bondad amorosa se puede practicar como una meditación formal.

Sin embargo, muchas personas creen erróneamente que, al igual que la mayoría de las otras formas de meditación, es necesario adoptar una postura o posición específica para sentarse. Al igual que la atención plena, puedes practicar la bondad amorosa como una práctica de meditación de pie, sentado o incluso acostado y en cualquier lugar (siempre que puedas concentrarte).

Lo que importa es simplemente que sigas las instrucciones básicas de la práctica, que se pueden adaptar y aplicar a muchos de los puntos anteriores. La práctica puede hacerse más complicada, pero cuando se destila hasta su esencia, de esto se trata realmente:

  1. Genera amor: piensa en ti mismo o en alguien cercano a ti que amas profundamente. Coloca una imagen de esa persona en tu mente y envíales sentimientos de amor y compasión. Imagina esos sentimientos de amor creciendo y expandiéndose.
  2. Envía ese amor a si mismo: Imagine enviar esos sentimientos de cariño y compasión por la persona en el paso anterior a otra persona que ama o cuida al mismo tiempo que repite un mantra que se usa para cultivar dichas cualidades tales como: “Sea amable”. Se compasivo. Se amoroso”.
  3. Luego, envíelo a los demás: por último, envía estos sentimientos de amor de esa persona a alguien con quien no estés tan familiarizado, como un miembro de la familia extendida. A partir de ahí pasas a un extraño neutral (tal vez alguien que pasaste por la tienda ayer), y finalmente a alguien que no te gusta.

Piensa en la práctica como una escala progresiva que se mueve más allá de ti más y más hasta abarcar a todas las personas.

desafío-amor-amabilidad

2. En medio de desafíos repentinos

Las cualidades de la bondad amorosa y la compasión son poderosas fuerzas para el bien, tanto dentro de nosotros mismos como cuando se dirigen hacia los demás.

Cuando enfrentamos desafíos, son sobre todo estas cualidades de bondad amorosa y compasión las que se necesitan para superarlo. Retos como este pueden causar fricción dentro de nosotros mismos y entre nosotros y nuestros seres queridos. Viniendo de esta base de estrés y ansiedad, es probable que respondamos a los demás y ataquemos … incluso si no se lo merecen.

Sin embargo, si puedes tomarte un momento para recitar un mantra simple como lo mencionamos anteriormente justo después de que surja el evento, y en lugar de mudarse progresivamente, se enfoca en las personas involucradas en el desafío y les pasas el amor (incluyéndote a ti), Puedes aterrizar a ti mismo y venir de un lugar mucho mejor a medida que continúa navegando el desafío.

voluntariado-cariño-amabilidad

3. Mientras dedica tu tiempo a una causa que está cerca de tu corazón

Esta es la versión más “activa” de la práctica y funciona de manera diferente.

Para que funcione, debes seleccionar algo que realmente te interese, una causa cercana a tu corazón porque usted o un ser querido se ha visto afectado.

La idea es que quieras conectarte directa y personalmente con las personas de una manera que te permita sentir y cultivar esos mismos sentimientos de cuidado y compasión que generas mientras practicas la meditación de bondad amorosa.

Esta es una práctica común a los monjes Zen y otros practicantes, en donde tales hechos realmente se convierten en la práctica misma. Es una versión realmente satisfactoria de la práctica que cualquiera puede hacer con un poco de práctica.

desafíos-amor-amabilidad

4. Después de un desamor

A menudo nos golpeamos cuando experimentamos un corazón roto, incluso si no fue de ninguna manera nuestra culpa. Pensamos “¿y si tuviera…?”, “Debería haber sido más…”, o “si no lo hubiera hecho…”

Por otro lado, a veces culpamos a nuestro ex compañero y podemos llevar este odio por ellos durante bastante tiempo. En ambos casos, ya sea que nos culpemos a nosotros mismos u a otros, todo lo que hacemos es lastimarnos a nosotros mismos al aferrarnos a estos sentimientos.

En tales casos, una dosis de bondad amorosa ya sea dirigida a nosotros mismos oa otra persona puede ser exactamente lo que se necesita (en ese caso, simplemente eliminaría la expansión gradual a otros y dedicaría más tiempo a enfocarse en ti y la otra persona involucrada). Esto se debe a que la bondad amorosa nos permite cultivar la compasión por nosotros mismos y los demás, lo cual es clave para el perdón.

La amabilidad amorosa, ya sea como una meditación formal o simplemente como una práctica en movimiento que utilizas para darte un poco de paz y de terreno, es una práctica poderosa que ofrece varios beneficios útiles para navegar los desafíos de la vida diaria.

Sin importar cómo uses la práctica, espero que te ayude a lograr la misma paz y alegría que me ha traído a través de los años.