Saltar al contenido

4 maneras de encontrar la pasión y el propósito en tu vida

Déjame pintarte una imagen.

Llegas al trabajo cansado de una noche de inquietud preocupándote por una propuesta de alto riesgo o cómo pedir un aumento merecido. Una simple mirada a tu bandeja de entrada repleta y tu botón de mensaje parpadeando en un tono amenazante de rojo hace que tu pulso se acelere con ansiedad. Han pasado meses desde que tuviste tiempo de desahogarte en el gimnasio.

Te detienes a preguntarte cómo sería utilizar los más de 30 días de vacaciones acumulados en los últimos dos años. O tener un trabajo que ofrezca flexibilidad, respeto y empoderamiento.

Con la primera reunión de la mañana comenzando en minutos, no hay tiempo para quedarse en esa ensoñación. En su lugar, elaboras mensajes de correo electrónico que comienzan, “Perdón por la respuesta tardía, pero he estado muy ocupado”. Son apenas las 8 de la mañana y ya estás abrumado. Tu cuerpo duele con fatiga.

¿Suena familiar?

Es posible que estés sufriendo de lo que yo llamo “enfermedad del trabajo”.

Surge cuando, infectados por los temores sobre la seguridad laboral y el dinero, trabajamos sin compromiso total o verdadera pasión. Impulsados ​​por la angustia de no tener suficiente, hacemos que la misión de nuestra vida sea buscar riqueza, incluso cuando no nos apasiona el proceso. Cuando se acerca la fecha límite para esa propuesta de alto riesgo, parece que llegar allí te dejará totalmente agotado. Una conversación difícil con un colega te deja furioso y deseando poder huir. Mientras tanto, tu bandeja de entrada sigue creciendo. Te sientes como si estuvieras pisando agua a un ritmo vertiginoso y apenas te mantienes a flote.

Trabajamos más, jugamos menos y descuidamos la razón por la que luchamos por el éxito en primer lugar: para experimentar alegría en la vida.

Cuando las acciones y reacciones cotidianas se derivan del miedo y de centrarse en todas las cosas que no queremos que sucedan en la vida, no solo tienes un impacto negativo en el cuerpo, sino que también crea una división entre la mente y el alma. Interrumpe el equilibrio, mina la creatividad y la energía, e impide la búsqueda de pasiones personales. Afecta la productividad, la moral e incluso la forma en que interactuamos unos con otros, al tiempo que nos roban el tiempo y la felicidad. Eclipsa la alegría de trabajar con un sentido de obligación, autosacrificio y falta de control.

Como vicepresidente de gestión de productos en un proveedor de medios digitales, las largas horas que cronometré me parecieron inútiles. Convencer a más personas para ver televisión en sus teléfonos inteligentes contradecía mis creencias fundamentales sobre la importancia de las conexiones humanas cara a cara. El ambiente era tóxico, pero luchaba por la seguridad laboral para apoyar mi estilo de vida, que me encantaba.

Pero deseaba dedicar mi tiempo a algo que me apasionaba más visceralmente.

Con el tiempo, mi frustración creció. Perdí mi filtro y dejé de evitar arrojar mis manos con disgusto o decirle a la gente que no era feliz. Mi actitud me atrapó y me despidieron.

El despido me obligó a desarrollar una nueva perspectiva. Yo era una pizarra en blanco. Un entrenador de carrera me ayudó a enfocarme en cuáles son mis dones innatos, lo que hago bien y lo que amo hacer.

En las trincheras del mundo corporativo, es difícil ver el pasado donde estás. Tienes que confrontar tus miedos para encontrar tu propósito, porque sin un propósito, nos dejamos vulnerables a la carrera acelerada por la ansiedad y el ir a ninguna parte.

Encuentra tu pasión con estos cuatro pasos:

1. Profundiza.

Haz preguntas en lugar de crear conclusiones. Las preguntas conducen al crecimiento y la expansión; las conclusiones conducen a callejones sin salida. Pregúntate: ¿qué estoy pensando? ¿Qué más es posible? ¿Me encantaría esto? Y simplemente: ¿Por qué?

2. Haz un mapa de tu futuro.

Crea un “plan de pasión” compuesto por tres listas: empresas que despiertan tu interés, descripciones de trabajo que suenan divertidas y funciones específicas que disfrutarías de las descripciones de los puestos. Luego, determina dónde buscar, qué capacitación adicional puedes necesitar, a qué empresas contactar y qué personas agregar a tu red.

3. Haz el 40/20.

Estructura tu tiempo para que trabajes 40 horas, pero haz un presupuesto de 20 horas adicionales fuera de tu trabajo para:

  • Reúne tu plan de pasión.
  • Desarrolla y refina tu marca (perfil de LinkedIn, currículum vítae, etc.).
  • Desarrolla una Red y habla con todos. Toma medidas audaces como hacer las llamadas que siempre has temido y desarrolla formas de destacar entre la multitud.

4. Mira el panorama general.

Identifica patrones y temas en tu vida. ¿Qué te han preparado para hacer? ¿Qué te aconsejan los demás? ¿Qué te viene tan fácilmente como respirar pero es una lucha para los demás?

Lo más importante es hacer que la vida sea siempre fiel a lo que eres y no a quién o qué familia, amigos, maestros y la sociedad te dicen que deberías ser. Solo entonces encontrarás tu pasión. Cuanto más alineados estén tus pensamientos y creencias con tus propósitos y pasiones, más fácil será tomar decisiones, establecer y alcanzar objetivos, y evitar que la “enfermedad del trabajo” infecte tu vida.