Saltar al contenido

5 beneficios de ser agradecido y cómo usar esta práctica diariamente

Si bien puede que no sea la sensación más fácil de poner en palabras, todos saben lo que es estar agradecido .

Es esa profunda sensación de felicidad la que aparece una vez que te das cuenta de que algo realmente ha salido en tu vida. Es un sentimiento alegre, pero también sereno, un suave calor que emana desde dentro.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

La gratitud también es un sentimiento increíblemente potente. Esto no solo se refiere a tu bienestar emocional, sino también a una serie de rasgos externos, como tu salud física. La ciencia lo ha demostrado y lo veremos más adelante.

Lo que es aún mejor es que sentirse agradecido es algo que puedes aprender y practicar. Esto significa que puedes hacer un esfuerzo consciente para sentirte más agradecido de forma regular.

Este artículo te mostrará cómo y por qué este sentimiento de importancia monumental puede impactar tu vida.

¿Cuál es la definición de agradecido?


Una de las maneras en que podemos definir el término agradecido es apreciar los beneficios que ha recibido. Es una explicación simple, pero cubre lo básico. La premisa fundamental está ahí: algo bueno te ha sucedido y tú lo aprecias.

Por supuesto, estos “beneficios” pueden tomar muchas formas. Puede ser algo que sucedió recientemente, pero también puede (y deberías) estar agradecido por tu vida en general y la suma de los eventos que te han llevado hasta aquí.

Incluso puedes estar agradecido por las cosas malas que han sucedido. Las experiencias negativas son difíciles de superar, pero sí dan forma a nuestro viaje. Y son tan importantes como las cosas buenas.

¿Qué es un buen sinónimo para agradecido?

Hay muchas palabras que se pueden usar como sinónimos para la palabra agradecido. Pero el primer término que probablemente se te ocurra es: gratitud.

A primera vista, estas dos palabras pueden parecer simples sinónimos. Pero si arañamos debajo de la superficie, hay más cosas en marcha.

¿Hay alguna diferencia entre agradecido y agradecido?

No es raro ver estas dos palabras usadas de manera intercambiable. Y aunque son bastante similares, hay que tener en cuenta algunas diferencias clave.

Agradecimiento es más sobre el acto de expresar tu agradecimiento. También puede tener una duración limitada y puede no tener una conexión verdaderamente profunda. Puedes considerarlo como un tipo de norma social.

Ilustrémoslo con un ejemplo: vienes a casa desde la tienda y tratas de llevar una docena de bolsas. Un extraño se da cuenta de esto y te abre la puerta. Naturalmente, les agradeces.

Esto es agradecimiento: has recibido un beneficio, lo has apreciado y has expresado ese reconocimiento. Pero, ahí es donde termina, y es probable que no recuerdes a esa persona dentro de dos meses.

Por otro lado, la gratitud conlleva un vínculo mucho más profundo. Es el conocimiento de que alguien o algo realmente ha impactado tu vida de manera significativa y es un sentimiento que permanece contigo. Ocurre cuando te sientas tranquilamente al lado de un ser querido y aprecias lo mejor que es tu vida porque están en ella.

Por supuesto, puede expresar tu gratitud a través de palabras y acciones y absolutamente deberías hacerlo con la mayor frecuencia posible. Pero el núcleo de esta práctica es una sensación interna y duradera.

5 beneficios de ser agradecido (según lo demostrado por la ciencia)


Está claro que estar agradecido es un maravilloso rasgo de personalidad, y lo discutiremos en breve.

Pero hay beneficios reales y tangibles para la gratitud que han sido estudiados y probados por la ciencia.

Los investigadores han estado explorando esta área ampliamente, y los estudios han demostrado que aquellos que practican la gratitud experimentan numerosos beneficios gracias a ella. Algunos de estos beneficios son:

  1. Mejor salud fisica
  2. Mejor salud psicologica
  3. Menos agresión y más empatía.
  4. Mejores patrones de sueño
  5. Mayor autoestima

Construyendo el carácter mediante la práctica de la gratitud


“EL BUEN CARÁCTER SUCEDE CUANDO CONVERTIMOS LAS VIRTUDES EN HÁBITOS”.

Puedes hacer un esfuerzo dedicado para mejorar tu vida inyectando más gratitud en ella.

En otras palabras, no hay un gran secreto detrás de aprender a estar más agradecido: usted identifica lo que provoca esta emoción en usted y luego la repite una y otra vez.

En esencia, hacer un ritual diario de ello. Por ejemplo, esto puede ser lo primero que haces cuando te despiertas.

O bien, puedes dedicar algo de tiempo antes de irte a la cama y dejar que los últimos pensamientos que pasan por tu mente antes de quedarte dormido sean aquellos de agradecimiento. Otra técnica popular es mantener un diario de gratitud.

¿Por qué deberías estar agradecido?


“TENGO MI HÁBITO DE LA MAÑANA QUE ES ESTAR EN UN ESTADO DE GRATITUD, DE PRESENCIA”.

Ya hemos dicho que puedes estar agradecido tanto por lo bueno como por lo malo. Es solo una cuestión de perspectiva.

Las cosas buenas

Este es el más fácil. Cuando las cosas salen bien, es importante tomarse el tiempo y hacer el esfuerzo de estar agradecidos por ellas. De lo contrario, no los apreciarás al máximo.

La gratitud también te mantendrá modesto y te impedirá dar por sentado a personas y eventos importantes.

Las cosas malas

Estar agradecido por lo que es bueno es bastante simple. ¿Pero qué pasa con los momentos en que la vida te presenta dificultades?

Considera un ejemplo mundano: estás atascado en el tráfico o en una línea que solo parece alargarse a medida que pasa el tiempo. Inmediatamente empiezas a sentirte frustrado, y eso es normal.

Pero, estos momentos también son oportunidades para practicar cómo lidiar con el estrés.

Piénsalo de esta manera: al estar atrapado en el tráfico ahora, tienes la oportunidad de aprender cómo enfrentar esas situaciones en el futuro. Es una oportunidad para crecer y mejorar tus hábitos mentales. Y eso es algo por lo que estar agradecido .

Pensamientos de cierre

Cuando las personas piensan en las virtudes que les gustaría encarnar, a menudo llegan al agradecimiento. Y es fácil ver por qué.

Por un lado, enriquecerá tu espíritu y promoverá la felicidad. Pero, también harás lo mismo con los que te rodean, porque incluso si no lo expresas externamente cada vez que lo haces, tus seres queridos sabrán lo agradecidos que estás, y ese sentimiento es contagioso.