Saltar al contenido

5 consejos que cambiaran tu vida y que le daría a mi yo más joven ✨

“Volvería a mi yo más joven y le diría: Tranquilízate. Tómalo con calma. Relájate. No estés tan ansioso por todo. Trata de que no te roben el hoy debido a la ansiedad por el ayer o el mañana ". ✨ ~ Bill Nighy~ Bill Nighy

Creo que hay un gran poder en mirar hacia atrás en nuestro pasado para aprender de nuestras experiencias, errores y arrepentimientos.

Niño, Taladro, Ocultar, Joven, La Infancia, Cuadro

El filósofo español George Santayana comentó: “Los que no aprenden historia están condenados a repetirla”. Debo agregar que la historia que más necesitamos estudiar es nuestra historia personal para que no sigamos cometiendo los mismos errores una y otra vez en nuestras vidas.

Si tuviera la opción de volver a mi pasado, este es el consejo que le daría a mi yo más joven.

1| Exprésate libremente y trabaja para superar tu timidez.

En el pasado, hubo muchas oportunidades que no aproveché y muchas amistades que no logré hacer porque era tímido y, a menudo, me sentía incómodo y cohibido. Algunas personas interpretarían mi timidez como una mala educación, por lo que me paralizaba de muchas maneras.

Consejo para mí mismo:

Haz un esfuerzo consciente para interactuar y expresarte libremente con los demás, sin importar lo incómodo que te haga sentir en ese momento. Si tiene dificultades, respire profundamente para relajarse y calmar sus pensamientos irracionales.

Nadie te está juzgando y analizando tan a fondo como crees. Todo el mundo está demasiado absorto en su propio mundo como para dedicar tiempo a preocuparse por cada pequeña cosa que dices y haces.

Trate de hacer lo contrario de lo que haría una persona tímida en cualquier situación. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé, pero si lo hace el tiempo suficiente, comenzará a crear una nueva identidad en su mente. Eso es realmente todo lo que tienes que hacer para superar la timidez. Cuanto más lo hagas, más fácil se vuelve y más seguro te sentirás, y pronto se sentirá natural.

2| Deja de luchar contra tus sentimientos negativos.

Durante mucho tiempo, trataba de resistir y luchar contra mis emociones negativas, como la ansiedad, con la esperanza de que desaparecieran de alguna manera. Si sentía ese nudo familiar en mi estómago y comenzaba a tener pensamientos ansiosos, me decía a mí mismo que debería ser positivo porque nuestros pensamientos crean nuestra realidad.

Hace un par de años, finalmente me di cuenta de que la forma de liberarse de las emociones negativas, por contraintuitivo que parezca, es aceptarlas.

Cuanto más tratamos de luchar contra nuestros sentimientos con el pensamiento subyacente “No debería sentirme así”, peor nos sentimos. Sin embargo, estos sentimientos pasan mucho más rápido cuando nos permitimos sentirlos sin juzgarlos o pensar que no deberían estar sucediendo.

Consejo para mí mismo:

Deja ir la necesidad de intentar arreglar tus emociones negativas con tu mente.

Acepte sus sentimientos desagradables y concentre su atención completamente en las sensaciones que estas emociones invocan en lugar de tener pensamientos como “No debería sentirme así”, “Esto no debería estar sucediendo”.

Cuando haga esto, encontrará que los sentimientos desagradables se disuelven mucho más rápidamente y dejará de empeorar las cosas alimentándolos con más energía.

Vea sus sentimientos como visitantes, porque siempre van y vienen. Como la mayoría de los visitantes, todo lo que quieren es tu atención y reconocimiento, y una vez que les des lo que quieren, estarán en camino.

3| Acepte la incertidumbre.

En la universidad, pasé mucho tiempo tratando desesperadamente de averiguar mi futuro, deseando tener claridad sobre lo que debería estar haciendo con mi vida.

Muchos de nosotros tenemos la imperiosa necesidad de tener toda nuestra vida resuelta. Odiamos no saber adónde nos puede llevar la vida y buscamos el consuelo de saber lo que nos depara el futuro.

Pero ninguna cantidad de análisis mental de nuestro futuro puede proporcionarnos las respuestas. Y está bien, porque no siempre necesitamos saber qué haremos dentro de un año.

A veces, lo único que puedes hacer es confiar en la vida. Porque cuando no confiamos, automáticamente comenzamos a preocuparnos, porque esa es la tendencia predeterminada de nuestra mente.

Consejo para mí mismo:

Sepa que está bien estar confundido y no tener todas las respuestas. Aprenda a estar de acuerdo con no saber y deje espacio para la sorpresa y el misterio, porque eso es una gran parte de lo que hace que la vida sea emocionante e interesante.

La mayoría de sus miedos y preocupaciones sobre el futuro, si los examina de cerca, no son más que fabricaciones mentales y no existen en ningún otro lugar que en su mente. La mayoría de las cosas por las que te preocupas no sucederán en realidad, e incluso si suceden, podrías aprender y crecer a partir de esas experiencias. Por lo tanto, no hay necesidad de tomar sus miedos tan en serio y preocuparse por ellos.

4| Deje de intentar huir de la incomodidad.

Nuestra mente tiende a preferir lo conocido y lo cómodo y le gusta buscar la forma más fácil de sentirse bien.

A menudo dudamos en hacer cosas que requieran esfuerzo o nos hagan sentir incómodos, ya que nuestra tendencia natural es evitar sentir molestias.

Pero muchas de las cosas que son beneficiosas para nosotros y que vale la pena hacer en la vida requerirán soportar algún tipo de incomodidad. Huir del malestar es huir de crecer y evolucionar como persona.

Eso es exactamente lo que hice durante la mayor parte de mi vida. Evité meditar, hacer ejercicio, escribir un diario y pasar tiempo a solas sin tecnología, hábitos que han tenido un impacto positivo en mi vida, durante los momentos en que más me habría beneficiado de ellos porque sentía resistencia cada vez que intentaba comenzar.

También evité ser vulnerable con otras personas. Pero he notado en los últimos dos años que si me quedo con la incomodidad de interactuar con gente nueva en lugar de huir, como solía hacer, las interacciones finalmente se vuelven gratificantes y agradables.

Esto es cierto para la mayoría de las cosas: la recompensa está al otro lado de la incomodidad, pero primero tenemos que seguir adelante.

Consejo para mí mismo:

La mente puede ser muy persuasiva y convincente y proponer una lista interminable de razones para posponer las cosas o evitar sentir molestias. Pero no dejes que tu mente te engañe.

La incomodidad a menudo apunta a lo que debería hacer, no a lo que debería evitar. Esté dispuesto a sumergirse profundamente en la incomodidad y aprender a aceptarla. Te ayudará más de lo que crees.

5| Acéptese y deje de juzgarse.

Cuando estaba en la universidad, solía juzgarme mucho porque muchos de mis intereses, como la espiritualidad y la metafísica, eran muy diferentes de los intereses de todos mis amigos.

Unos años más tarde, finalmente me di cuenta de que tenía que dejar de mirar hacia afuera en busca de validación y permiso para aceptarme.

Una vez que aprenda a aceptarse a sí mismo, no importa lo que otros puedan pensar o no. Las opiniones de otras personas pueden molestarte fugazmente, pero tendrás que vivir con lo que piensas de ti todos los días, así que no te lo pongas difícil juzgándote a ti mismo.

Consejo para mí mismo:

No es necesario que se juzgue a sí mismo o se sienta avergonzado por querer pasar su tiempo libre escribiendo un diario, meditando, leyendo libros o disfrutando de pasar tiempo a solas.

No se sienta obligado a ser como todos los demás, y no hay absolutamente ninguna razón para disculparse por seguir y hacer lo que lo ilumina.

Porque la verdad es que está bien ser diferente y único. Imagínese lo aburrido que sería el mundo si todos fuéramos iguales.

Si pudieras hablar con tu yo más joven, ¿qué dirías? ¿Qué crees que hubieras hecho de otra manera? ¿Qué consejo les daría?