Saltar al contenido

5 cosas que aprendí al pasar tiempo con 12 Multimillonarios

En 2015, decidí llegar a gente adinerada para entender cómo llegaron allí. Desde comer con Robert Kiyosaki, autor de Rich Dad, Poor Dad a pasar una hora con Kevin Green, el mayor propietario residencial del Reino Unido, logré reunirme e interactuar con 12 multimillonarios.

Para los propósitos de mi estudio, escogí a personas que no empezaron a ricos. Todos ellos comenzaron como gente promedio y ninguno de ellos heredó su dinero.

Aquí están las cinco cosas que todos tenían en común:

1. No querían empleos

No eran abogados ni médicos. La mayoría de ellos ni siquiera tenían un título universitario. Ninguno de ellos tenía un trabajo y lo más importante, ninguno de ellos se habría enriquecido con un trabajo. Hay una broma divertida que he escuchado cuatro veces y es que tener un trabajo significa ser “Un poco más roto”.

Bob Proctor dijo una vez: “Sólo hay dos maneras de ganar dinero. Uno es la gente en el trabajo y el otro es el dinero en el trabajo”.

Cuando tienes un trabajo, te pagan por vender tu tiempo y por lo tanto estás usando la opción uno, que eres tú mismo en el trabajo. Es largo, es agotador y es difícil, especialmente si no te gusta tu trabajo… y tu jefe. Y puesto que hay solamente tan pocas horas en un día, tu potencial de ganancia será capsulado siempre a tu tarifa por hora y al número de horas que puedes trabajar en un día.

Parte del trabajo más inteligente es sobre cómo aprovechar tu tiempo y tu dinero para hacer más con menos. Se trata de cambiar de una mentalidad de consumidor, a una mentalidad de inversionista. Steve Forbes definió ser rico como “hacer un millón de dólares de ingresos pasivos cada año”. Y como lo has adivinado ahora, el ingreso pasivo se construye fuera de tu trabajo.

[perfectpullquote align=”full” cite=”T. Harv Eker” link=”” color=”#00aaef” class=”” size=””]“Te haces libre financieramente cuando tus ingreso pasivos exceden tus gastos.” [/perfectpullquote]

2. Eran empresarios / inversores

No necesitaban trabajos porque habían creado sistemas que estaban trabajando para ellos. En otras palabras, eran empresarios que creaban múltiples negocios. Todos habían decidido convertirse en creadores y aportar algo de valor al mundo. Al mismo tiempo, desataron la opción número dos, que es el dinero en el trabajo.

Es decir que eran inversores que tenían su dinero trabajando para ellos que crecía mientras dormían. Ser un empresario y ser un inversor van de la mano porque un empresario crea valor, mientras que un inversor sabe reconocer el valor. Y mientras que el negocio es un juego duro, a veces una idea es todo lo que toma.

Piensa en alguien como J.K Rowling que estaba en el bienestar antes de escribir Harry Potter. Tu conocimiento y tu creatividad pueden ser la clave de tu riqueza. Y mientras que todo el mundo no está destinado a ser un empresario, todos podemos llegar a formas creativas de ganar más y aprender a convertirnos en inversores.

3Ellos dan constantemente 

Algo que realmente me quedó grabado hasta hoy es que siempre esperaba que llegando a interactuar con estas personas sería interesante, pero ha sido mucho más allá de mis expectativas. ¿Regalos inesperados gratis? Compruebalo. ¿El contacto personal lo dieron después de la entrevista para más preguntas? Compruebalo.

¿Una entrevista inicial de 10 minutos se convirtió en una entrevista de 45 minutos? Comprueba, comprueba, comprueba. Esperas que sean buenos y ellos son mejores. Esperas que ellos den y dan aún más. El grado en el que entregan más es alucinante. Es un concepto muy diferente de negocio que descubrí. Muy diferente al estereotipo general que hay en la sociedad de que tienes que rasgar a la gente para tener éxito. Pensando en ello, llegué a creer que estas personas llegaron allí debido a su filosofía.

4. Ellos eran conscientes

De las doce personas que entrevisté, industrias muy diferentes estuvieron representadas. Sin embargo, lo sorprendente fue que cada uno de ellos parecía haber creado la posición más adecuada para ellos. Curiosamente, no les importó admitir sus propias deficiencias porque eran individuos profundamente conscientes de sí mismos.

Cuando ingenuamente le pregunté a Robert Kiyosaki lo que se necesitaba para ser un gran maestro, respondió con su infame corte — hizo un gesto de garganta — al estilo — Kiyosaki lo que significaba que era una pregunta estúpida. Luego continuó diciendo que le hubiera encantado convertirse en un jugador de Rugby profesional, pero que era demasiado lento para ello. Él no concluyó nada, pero supongo que era su manera de decir que tienes que ser consciente de ti mismo.

Antes de que Kevin Green se convirtiera en el propietario residencial más grande de U.K, obtuvo una beca y viajó por todo el mundo para entrevistar a hombres geniales como Bill Gates y el hombre que más tarde se convertiría en su mentor, Richard Branson. Su principal hallazgo fue que la auto-conciencia es la clave maestra del éxito.

Del mismo modo, cuando Tai Lopez me preguntó qué haría si tuviera $5 mil millones en mi cuenta hoy, él procedió a preguntarme si yo era bueno en esto. Estas personas descubrieron en lo que eran buenos y fueron por todo.

[perfectpullquote align=”full” cite=”Gary Vaynerchuk ” link=”” color=”#00aaef” class=”” size=””]”La autoconciencia permite a las personas reconocer qué cosas hacen mejor para que puedan ir fuerte en esos aspectos de su vida. También te ayuda a aceptar tus debilidades.”[/perfectpullquote]

5. Ellos tenían un sentido de propósito

También llegaron allí porque tenían razones fuertes. Ellos han tenido dolor en sus vidas, lo que les hizo decidir que querían ser ricos. Fue interesante observar que ninguna de las doce personas que conocí parecía haber llegado allí como resultado de la suerte.

Ellos tomaron una decisión, que a menudo vino como resultado de una experiencia de vida traumática. Este dolor es lo que los hace impulsados ​​y apasionados.  Debido a eso, su riqueza tiene un significado. Es trascendente, casi espiritual. Se trata de dejar su huella en el mundo.

[perfectpullquote align=”full” cite=”Robert Kiyosaki” link=”” color=”#00aaef” class=”” size=””]”No perteneces a ti mismo, perteneces al universo. Así que dejen de ser egoísta y hagan algo por el mundo”.[/perfectpullquote]

De los cuatro libros de creación de riqueza que Kevin Green me recomendó, dos de ellos no tenían nada que ver con el dinero, sino que eran libros más filosóficos. Por último, Robert Kiyosaki me dijo: “No perteneces a ti mismo, perteneces al universo. Así que dejen de ser egoísta y hagan algo por el mundo”.

Cualquier persona puede aprender la mecánica del negocio y la inversión, pero encontrar tu verdadero propósito es un desafío más difícil. ¿Qué problema quieres resolver? ¿Cómo quieres contribuir al mundo? ¿Qué hace que tu alma cante? Estas son las primeras preguntas que debes hacerte. Una vez que encuentres tu propósito, las puertas de la riqueza y la felicidad te serán abiertas.

¿Qué has aprendido de la gente exitosa con la que has pasado algún tiempo? ¡Deja tus pensamientos abajo!