Saltar al contenido

5 cosas que debes hacer cuando sientes que te rindes

¿Tienes ganas de rendirte?

Subidas y bajadas.

¿Es la vida tan simple como eso? Te caes, te vuelves a levantar. Mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Tus problemas pueden parecer insuperables en este momento. Puede que no quieras aparecer en la vida. Es posible que no desee levantarse de la cama, socializar o hacer prácticamente cualquier cosa. Después de fallar una y otra vez, lograr tus objetivos puede parecer imposible. ¿Pero adivina que?

Estás a un paso del éxito. El fracaso es el precio de la grandeza. Y has pagado tus deudas. Entonces, ¿por qué retroceder ahora?

Este artículo le mostrará no solo cómo sentirse seguro, sino también sobre su campo. Un cambio de actitud cambiará su energía de pasiva a activa, de temerosa a curiosa, y de vulnerable a intrépida.

Sin más preámbulos, aquí están las cinco cosas que puedes cambiar de juego cuando sientes que quieres rendirte.

1. Obtén curiosidad acerca de sus miedos

El miedo ciega nuestra visión. La curiosidad abre las puertas a nuevas posibilidades. Todos los miedos tienen respuestas ocultas dentro de ellos. Solo necesitas cavar.

Michael Jordan dijo una vez: 

Mi actitud es que si me empujas hacia algo que crees que es una debilidad, convertiré esa debilidad percibida en una fortaleza”.

Diseca tus miedos con curiosidad. Audítese usted mismo. Audita tu entorno. ¿Miedo de perder su trabajo? Desarrolla tus habilidades, dedícate a las tareas que todos evitan y se vuelven irremplazables, ¡y luego solicita un aumento de sueldo! Viviendo con personas tóxicas? ¡Deshazte de ellos! ¿Viviendo en el pasado? ¡Dibuja una línea en la arena y NO mires atrás! enfoca tu energía en tu visión, sal a conocer gente nueva, haz algo que nunca hiciste.

Sea curioso acerca de sus miedos y aprenda de su dolor. Hay muchos libros geniales por ahí. Apague el televisor y comience a leer, se sorprenderá de lo que puede aprender sobre su propio método de pensamiento. ¡Trabaja en una debilidad a la vez y saldrás victorioso!

2. Cuide tu salud

Noah Galloway, un veterano de la guerra de Irak, perdió un brazo y una pierna cuando estalló una bomba al costado de un camino y volcó el camión militar que conducía. Más tarde, cuando habló con Tom Bilyeu, Tom notó que estaba en una forma increíble. Tom le preguntó cómo estaba tan en forma después de años de depresión, dijo.

“Sabía que siempre estaba más feliz cuando estaba más saludable”.

A pesar de estar en un lugar difícil, Noah sabía lo importante que era mantener su cuerpo saludable, ¿tenía ganas de darse por vencido? Sí, por supuesto, pero le da crédito a esto por haber podido atravesar la oscuridad y adentrarse en la vida feliz y productiva que disfruta ahora.

Tu salud determina tu felicidad. Y las personas felices se desempeñan mucho mejor que otros. Así que hazte cargo de tu salud física centrándote en lo siguiente:

  • Dieta – La comida es tu combustible. Reemplace los alimentos procesados ​​con alimentos reales recién cocinados. Elimine los refrigerios azucarados y la comida rápida de su dieta.
  • Dormir: sin dormir, estarás consumiendo vapores. Duerme unas buenas 7-8 horas cada noche que puedas.
  • Ejercicio: estado físico o enfermedad, debe elegir uno. Haga ejercicio al menos 3 días a la semana.

3. Busca ayuda, no estás solo en esto

Cuando caes en el abismo de la desesperanza, te quedas estancado con una mentalidad de víctima. Pero depende de ti cambiar eso. Sea lo suficientemente valiente como para acercarse a amigos y familiares. Use su corazón en la manga y se sorprenderá con la respuesta. Te darán coraje y fortaleza para continuar.

Además, aprenda de mentores y entrenadores. Incluso atletas legendarios como Lebron James y Michael Jordan necesitaron orientación para progresar. Un mentor con experiencia relevante lo levantará más efectivamente que cualquier otra persona. Si no puede encontrar mentores, lea los libros escritos por ellos.

Y finalmente, encuentra aliados. Encuentra personas que están en el mismo camino y enfrentan los mismos obstáculos. Subir a la montaña es más fácil si alguien tiene tu espalda.

4. Vuelva a conectar con su por qué

Noah Galloway, el veterano del ejército mencionado anteriormente, dice que necesitas tener algo más fuerte que tus miedos. Su ‘por qué’ fueron sus hijos. Incluso después de perder dos extremidades, quería darles un ejemplo.

Quería mostrarles a sus dos hijos lo que es un hombre, porque eso es lo que crecerían. Y quería mostrarle a su pequeña niña lo que es un hombre, porque eso es lo que ella buscaría algún día.

Una forma práctica de saber por qué es escribir en un diario todos los días. Con algo de conciencia, puede encontrar la cosa número uno que le importa.

Cuando tenga ganas de darse por vencido, recuerde su por qué, su propósito. Tus dones y tu ejemplo pueden elevar a otras personas. No los dejes ir a perder.

5. Tome pequeños pasos para construir coraje

El coraje es como –

Un hábito, una virtud: lo consigues con actos valientes. Es como si aprendieras a nadar nadando.Aprendes coraje alentando “. – Brené Brown

Comienza a tomar pequeños pasos y encontrarás la valentía para llegar más lejos. Esto podría significar tener una reunión semanal con un mentor o tal vez trabajar en sus objetivos durante 30 minutos todos los días.

Cuando avanzas, tu energía cambia. Ya no estás estresado porque estás trabajando en la fuente de ese estrés. Te mueves hacia tus miedos, y como resultado, tus miedos pierden su poder.

Conclusión

El dolor y la fricción son inevitables para el crecimiento y el éxito. Tienes que atravesar la oscuridad para descubrir tu poder. Sea curioso acerca de sus miedos y encontrará las respuestas. Toma el dolor y conviértelo en tu fortaleza.

No estas solo. Toma el apoyo de familiares y amigos y aprende de libros y mentores. Lo que sea que le falte ahora, puede ganar aprendiendo y actuando. Comience a avanzar, desarrolle impulso y vea aumentar su confianza.

No puedes dejar de sentir miedo. Pero puedes dejar de alimentarlo.