Saltar al contenido

5 hábitos para desarrollar la creencia en ti mismo

Las personas tienen éxito o fracasan debido a la creencia y al diálogo interno que tienen en su mente. Al final, son patrones neuronales (conexiones en nuestro cerebro) que necesitamos reprogramar para desarrollar esa creencia que nos lleve al éxito.

Hoy te dejaremos 5 hábitos que te ayudarán a desarrollar la creencia en ti mismo y crear nuevos patrones neuronales:

1- Escribe una “Afirmación Positiva”

Una afirmación positiva es simplemente escribir lo que quieres lograr y la persona en que te quieres convertir como si fuera un hecho.

Hace varios años todos escuchamos la afirmación positiva del campeón de boxeo Evander Holyfield, mucho antes de convertirse en campeón mundial de boxeo, Evander Holyfield leía diariamente una lista de afirmaciones tales como: “soy un boxeador rápido”, “soy un campeón mundial” y “soy un hijo de Dios”.

Leer diariamente tu afirmación positiva te ayuda a convencerte de que eres lo que quieres ser, comienza de una forma sencilla: Escribe 5 a 10 frases donde afirmes lo que quieres ser y lo que quieres lograr como si fuera un hecho. Luego léelo todos los días en la mañana o en la noche (o ambos).

La afirmación positiva es el consejo más importante que te puedo dar para desarrollar la creencia en ti mismo.

2- Sal a tocar y vivir tu sueño

Salir a tocar tu sueño lleva a tu mente de un estado de imposible al lado de lo posible. La mente se acostumbra poco a poco al nuevo estímulo que le estás dando y en consecuencia se reprograma y acepta el nuevo estado como una posibilidad real para tu vida.

¿Sueñas con un nuevo vehículo o casa? Sal y tócala, vívela.

Sea cual sea tu sueño busca la manera de experimentarlo. No sólo te dará motivación para luchar, sino que estarás físicamente cambiando tu estructura cerebral para la búsqueda de oportunidades de éxito.

3- Colócate pequeñas metas que te lleven a tener pequeños éxitos

A pesar de que quieras llegar a tener éxito masivo y apuntar a la luna, también debes colocarte metas más pequeñas que te lleven a tener éxitos pequeños y rápidos.

¿Quieres bajar 12 kilos de peso? Colócate una pequeña meta de 1 kg para que la logres rápido y empieces a saborear el éxito.

Tener pequeños éxitos te darán la motivación y creencia para atacar los más grandes. Si sólo te estableces metas grandes, puedes frustrarte al no ver resultados en el corto plazo y llegar a renunciar a tu meta, pequeñas metas, pequeños éxitos… es importante.

4- Escribe tus éxitos: Pequeños y grandes

Lamentablemente nuestra memoria es muy selectiva y tiende a enfocarse en lo malo más que en lo bueno. ¿No te ha pasado que a pesar de haber logrado varias metas, no logras cumplir una de ellas y tu mente no deja de enfocarse en la que no lograste? ¿O cinco personas te dicen que tu presentación estuvo magnífica, pero una persona te hace un comentario negativo y no puedes dejar de pensar en ello?

Por eso hay que documentar los éxitos. Releer tus éxitos te ayudará a confiar en ti y en que las cosas van a estar bien.

Documenta el peso que perdiste, los prospectos que lograste involucrar en el negocio, los meses que tuviste record de ventas, etc. Documenta tus éxitos y revísalos con cierta frecuencia, especialmente en los momentos duros.

5- Escucha o lee las historias de otras personas que tuvieron éxito

Han pasado varios momentos de tu vida donde, escuchando la historia de otro, te has convencido de que si ése individuo pudo tener éxito, tu también puedes.

La razón por la cuál escuchar historias es tan importante es que lamentablemente nosotros tendemos a “endiosar” a las personas de éxito. Por alguna razón pensamos que son seres especiales con dones sobre humanos, la realidad es que cuando comenzamos a escuchar sus historias empezamos a verlos como realmente son, personas de carne y hueso con luchas, caídas, problemas, etc. Ese proceso es importantísimo para el desarrollo de la creencia en nosotros.

Si él o ella lo pudieron hacer, tu también lo puedes lograr.

Como puedes ver, desarrollar la creencia en ti mismo no necesariamente es un proceso mágico sino más bien, un proceso intencional.

Seguir leyendo: 3 Consejos para construir un equipo ganador