Saltar al contenido

5 preguntas que me pregunto cuando empiezo a perder enfoque

Tenía poco más de 20 años cuando mi padre falleció, y la pérdida me dejó al darme cuenta de que la vida es corta. En los años que siguieron, perseguí el éxito al tratar de descubrir lo que realmente significaba para mí.

Cuando llegué a los 30 años, me mudé de la ciudad de Nueva York a San Diego, y tuve una esposa e hijos. Trabajé duro para crear una nueva división en una compañía de préstamos estudiantiles que cotiza en bolsa; esta división tenía activos por valor de $15 mil millones. Cuando me fui, comencé otra compañía de préstamos estudiantiles que ganó $450 millones en los primeros meses, y poco después comencé una empresa de servicios financieros, Reliant Funding. Me lancé al trabajo y encontré el éxito.

Entonces fui sorprendido cuando mi esposa pidió el divorcio. Todo parado. Mi vida fue volteada al revés. Mis días estaban desenfocados y el nuevo negocio no estaba donde yo quería que estuviera. Cuando reflexioné sobre todos mis logros, que se veían bien en papel, sabía que todavía no estaba cumpliendo mi potencial profesional o personalmente.

¿Cómo podría ser el líder de una compañía y guiar a otros si no me estuviera guiando a mí mismo? ¿Cómo podría ser el mejor padre para mis hijos y el mejor compañero si no me estuviera cuidando? Necesitaba enfrentar mis deficiencias y tomar el control de mi vida.

Mi divorcio, aunque doloroso, fue un catalizador para ser mejor. Un mejor CEO, mejor padre e irónicamente, una persona mucho más feliz. La realidad de la que muchos CEOs no hablan es lo difícil que es equilibrar nuestras vidas personales al dirigir una empresa. Es fácil evitar el autoanálisis e ignorar esos desequilibrios. Muchos no se detienen para darse cuenta de que se están poniendo de su lado. El ego, el orgullo y el miedo podrían tener un papel.

Cuando decidí trabajar en ser la mejor versión de mí mismo, comencé a hacer preguntas específicas para volver a evaluar mi camino. Con un sólido compromiso con la reevaluación, obtuve un enfoque diferente. Mi negocio explotó y mi vida personal mejoró enormemente. Ahora soy una persona más sana e infinitamente más realizada. Solo necesitaba detenerme y volver a enfocarme. Para mantenerme bajo control, todavía me hago estas preguntas:

1. Mi energía está bien gastada? Mírate a ti mismo.

Se completamente honesto sobre cómo usas tu tiempo. Pregúntate todos los días, ¿estoy gastando mi tiempo sabiamente? Si la respuesta es no, redirije tus esfuerzos. Si algo no te acerca a tu objetivo, vuelve a lo que sea. Aquí hay algunas cosas a considerar:

  • Mira las cosas en las que trabajas todos los días. Determina qué elementos deben ser la prioridad más alta y los que se pueden mover más adelante en la lista. Es posible que tengas que detener y volver a evaluar sus esfuerzos varias veces por semana, lo cual está perfectamente bien. Usa esas evaluaciones para proteger tu agenda de distracciones innecesarias.
  • Faculta a tus empleados para hacer llamadas de forma independiente. No necesitas conocer los detalles de cada proyecto individual. Empoderar a tu equipo te llevará mucho más allá de lo que crees. Si esto genera problemas, tienes el equipo equivocado.

2. ¿Tengo una rutina para guiarme? Identifica los sujetalibros correctos para equilibrar tu día.

A veces vale la pena ser predecible. No puedes controlar todo, pero aplicar una rutina a tus mañanas y noches puede ayudarte a manejar el caos que hay en medio.

  • Ponte primero. A menudo eres un artículo olvidado en una lista de una milla de largo. Cualquiera que sea el cuidado de sí mismo para ti, solo hazlo. Intento hacer ejercicio todas las mañanas y termino cada día leyendo en la cama por lo menos durante 15 minutos. Esto es lo que funciona para mí; tu rutina puede verse dramáticamente diferente.
  • No tengas miedo de cambiar la rutina mencionada anteriormente. Puede ser un proceso de prueba y error para encontrar lo que funciona para usted; Sé que fue para mí.

3. ¿Estoy listo? Se trata de confianza.

 Prepárate para lo inesperado. Manten tu confianza interna porque necesitas creer que sea cual sea la situación que surja, puedes manejarlo. La confianza te mantiene sensato, tranquilo y centrado. Esto es lo que hago:
  • Mantente positivo. No lo digas, hazlo. Recuérdate a ti mismo, mírate y esfuérzate. Conviértete en el tipo de persona que siempre busca el lado positivo. Nota la negatividad en otros, también; te mostrará lo que no quieres ser.
  • Acepta los picos y valles. En lugar de decir que es lo que es, adoptar una actitud de eso es lo que yo hago. Tu enfoque personal de los desafíos y cómo llegas a las soluciones es un momento de liderazgo definitorio.

4. ¿Abrazar lo malo? Rueda con eso.

Una de las maneras de mitigar los altos niveles de estrés y ansiedad es abrazarlo y cambiar tu forma de pensar. Es más fácil si tú:

  • No luches porque no ganarás. El crecimiento es incómodo; es un hecho. Acepta este aspecto de ser un emprendedor y un CEO. Usa el estrés para impulsarte. Una cierta cantidad de ansiedad realmente puede mantenerlo enfocado y enfocado.
  • Toma una situación negativa y dale un giro positivo. Es posible que tu tolerancia al estrés sea mucho mayor. Tendrás la oportunidad de ver dónde están los agujeros, y cuáles podrías haber pasado por alto anteriormente.

5. ¿Debo controlarme? Déjalo en la puerta.

Recalibra la forma en que piensas sobre ti. Pierde tu ego. No deberías tener razón todo el tiempo. Descubrir que estabas equivocado acerca de algo casi siempre te empuja a aprender y examinar. Aquí hay algunas ideas sobre esto:

  • Enamórate de descubrir que estás equivocado de vez en cuando. Aprende de él y avanza. El ego se interpone en el camino del desarrollo personal. ¿La peor parte? Puede que ni siquiera te des cuenta. Déjalo ir.
  • Adopta la mentalidad de un principiante. La práctica Zen dice que, “En la mente del principiante, hay muchas posibilidades; en la mente del experto, hay pocas. “Siempre hay algo nuevo que aprender y puede surgir en los momentos en que menos lo esperas. Si no eres de mente abierta, perderás oportunidades increíbles para mejorar tu vida en todos los sentidos.

Han pasado años desde ese momento difícil, y muchas cosas han cambiado en mi vida. Si mi vida personal no pasó por una fase tan difícil, no me hubiera detenido a pensar hacia dónde me dirigía. No es solo la ética laboral y el intelecto lo que determina el camino hacia el éxito. Tiene que haber una verdadera conexión contigo mismo.