Saltar al contenido

5 Tips para prestar dinero a tus seres queridos sin afectar tus relaciones y finanzas

Antes de dar un préstamo a un ser querido, considera estas reglas para conservar la relación… y cuidar tus finanzas.

Cuando un amigo o un miembro de tu familia te pide dinero prestado, primero debes pensar por qué te lo piden a ti y no a alguien más. Es probable que ellos imaginen que tu negocio te genere grandes ganancias o tal vez  sea porque estás estrenando casa o un auto nuevo. Lo que no ven es tu línea de crédito ni cuán pequeño es en realidad tu margen de ganancias.

Ser consignatario de un préstamo a un familiar o amigo podría sonar como una mejor idea a entregar un préstamo directamente, sin embargo esto puede terminar aún peor si algo sale mal. Como consignatario estás legalmente obligado a la deuda. Si el deudor no la paga o se va de la ciudad, te quedarás con todos los pagos, con una marca negativa en tu historial y con una amistad en pedazos.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Claramente, no todos los préstamos a familia y amigos terminan en desastre, pero el problema potencial es tan grave que debes pensar dos veces antes de decir sí.  Si estás pensando prestarle dinero a un amigo o familiar, sigue estos Tips. Lo agradecerás:

1. Discute otras opciones

¿Existen otras formas en que puedas ayudarlo? El dinero no siempre es la única solución.

2. Presta sólo la cantidad que puedas perder

Es probable que no vuelvas a ver tu dinero, por lo que es esencial  que nunca pongas en riesgo tu bienestar financiero.

Te recomendamos leer: Escuela de Negocios Jose Bobadilla

3. Sé claro con tus expectativas

Realiza un detallado plan de pagos con calendario y plazos límite. Discute con la persona a la que le prestarás qué ocurrirá si algo sale mal o si no puede pagar en tiempo y forma.

4. Ponlo por escrito

Aunque si es un préstamo a un familiar o amigo cercano seguramente prefieras no contratar a un abogado, es importante que exista algún tipo de compromiso legal o por lo menos avalado de alguna manera.

5. Encárgate de los problemas al momento

Puede que sientas que estás siendo generoso al no enviar un recordatorio de que el pago tiene 30 días de retraso, pero únicamente estarás buscando problemas. Hazle saber al deudor que monitoreas los pagos y que estás al pendiente de los compromisos.

Seguir leyendo: 19 Consejos para pensar como un verdadero millonario