Saltar al contenido

8 conductas que todo líder debe evitar.

Ser líder no es lo mismo a ser gerente o jefe, porque se puede llegar a una curso desarrollo de habilidades gerenciales, liderazgo efectivo, habilidades de supervisión, management leadership Las habilidades gerenciales, desarrollo de habilidades, habilidades gerenciales liderazgo, habilidades directivas, curso habilidades gerenciales, funciones gerenciales, habilidades técnicas, competencias gerenciales,posición de autoridad de manera situacional o por resultados individuales sobresalientes, sin embargo la autoridad y el poder que da una posición no son determinantes de un buen liderazgo. Podría un líder utilizar ese poder que tiene, dado por su posición, para lograr resultados mediante la intimidación o imponiendo su autoridad, diciendo en su interior: yo soy el Jefe y aquí yo mando, sin embargo no es una estrategia que dé resultados a largo plazo. Hay colaboradores que hacen lo que el jefe dice mientras que el jefe los esté viendo, pero después se desenfocan ya que no se sienten atraídos por el estilo de liderazgo.

Robert E. Kaplan hizo una investigación con cuarenta y dos ejecutivos que, por decirlo de algún modo, habían fracasado después de alcanzar el éxito. Y, aunque el estudio abarca un espectro que va desde los directores generales hasta los jefes de departamento, resulta, sin embargo, aplicable a cualquier nivel del escalafón, en seguida se describen los 8 aspectos que identificaron ellos, que hacen que un líder fracase después de haber logrado cierto grado de éxito.

1. Ambición ciega: Tiene que vencer siempre o parecer “adecuado” en todo momento, compite en lugar de colaborar, exagera su propia valía y contribución; es jactancioso y arrogante, juzga a las personas en términos de blanco y negro en tanto que aliados o enemigos.

2. Objetivos poco realistas: Suele fijar objetivos demasiado ambiciosos y frecuentemente inalcanzables para el grupo o la organización, también es poco realista con respecto a lo que se requiere para que el trabajo funcione.

3. Esfuerzo desmedido: Trabaja compulsivamente a expensas del resto de su vida, huye del vacío, es propenso al burnout.

4. Intromisión: Fuerza a las personas y las lleva más allá de su límite; ejerce su dirección de un modo asfixiante y no delega funciones; se muestra mordaz, implacable e insensible al daño emocional que pueda infligir a los demás.

5. Sed de poder: No busca el poder para el colectivo sino cínicamente para sí o para sus propios intereses, impone su propia agenda personal independientemente de las demás alternativas; es explotador.

6. Necesidad insaciable de reconocimiento: Es adicto a la gloria, capitaliza los esfuerzos de los demás y les acusa también de los errores, es capaz de sacrificar cualquier cosa en aras de su próxima victoria.

7. Preocupación por las apariencias: Necesita parecer bueno a toda costa, se halla abiertamente preocupado por su imagen pública, anhela el lujo material que conlleva el prestigio.

8. Necesidad de parecer perfecto: Las críticas, por más fundadas que sean, le irritan o le producen rechazo, condena a los demás por sus propios errores, es incapaz de admitir sus equivocaciones o sus debilidades personales.

Conclusión.

El estilo de liderazgo va a influir de manera significativa para que una persona decida seguir a un líder. El líder que desee hacer la diferencia necesita desarrollar habilidades que le permitan inspirar a su equipo a lograr resultados sobresalientes. El autoanálisis es necesario, como dice Steven Covey, la victoria privada precede a la victoria publica, primero tiene el líder que crecer internamente para poder después motivar a los demás y ayudarlos a crecer, nadie puede dar a los demás algo que no tiene para sí mismo.

Articulo invitado: Human Smart