Saltar al contenido

8 trucos que te ayudarán a leer el lenguaje corporal de la gente

El lenguaje corporal proporciona una increíble cantidad de información sobre lo que otras personas están pensando si sabes qué buscar. ¿Y quién no ha querido leer la mente de la gente en algún momento?

Ya recoges más pistas de lenguaje corporal de las que estás consciente. Una investigación de la UCLA ha demostrado que sólo el 7% de la comunicación se basa en las palabras reales que decimos. En cuanto al resto, el 38% proviene del tono de voz y el restante 55% proviene del lenguaje corporal. Aprende a tomar conciencia e interpretar que el 55% puede darte una venta sobre otras personas.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Cuando estás trabajando duro y haciendo todo lo posible para alcanzar tus objetivos, cualquier cosa que te puede dar una ventaja es potente y simplificará tu camino hacia el éxito.

TalentSmart han probado a más de un millón de personas y encontraron que los niveles de rendimiento superior están llenos de personas que tienen un alto nivel de inteligencia emocional (90% de los de mejor desempeño, para ser exactos). Estas personas saben el poder que las señales ocultas tienen en la comunicación, y supervisan el lenguaje corporal en consecuencia.

La próxima vez que estés en una reunión (o incluso en una cita o jugando con tus hijos), observa estas señales:

Brazos y piernas cruzadas es señal de resistencia a tus ideas.

Los brazos cruzados y las piernas son barreras físicas que sugieren que la otra persona no está abierta a lo que está diciendo. Incluso si están sonriendo y participan en una conversación agradable, su lenguaje corporal cuenta la historia.

Gerard I. Nierenberg y Henry H. Calero grabaron a más de 2.000 negociaciones para un libro que escribieron sobre la lectura del lenguaje corporal, y ninguna de ellas terminó en un acuerdo cuando una de las partes tenía sus piernas cruzadas mientras negociaba. Psicológicamente, las piernas o los brazos cruzados son señal de que una persona está bloqueada mental, emocional y físicamente fuera de lo que está delante de ellos. No es intencional, por es totalmente revelador.

Las sonrisas reales arrugan los ojos.

Cuando se trata de sonreír, la boca puede mentir, pero los ojos no pueden. Las sonrisas genuinas llegan a los ojos, arrugando la piel y creando pies de cuervo alrededor de ellos. La gente suele sonreír para esconder lo que realmente están pensando y sintiendo, así que la próxima vez que quieras saber si la sonrisa de alguien es genuina, busca arrugas en las esquinas de los ojos. Si no están allí, esa sonrisa esconde algo.

Copiar su lenguaje corporal es algo bueno.

¿Alguna vez has estado en una reunión con alguien y has notado que cada vez que cruzas o descruzas las piernas, hacen lo mismo? ¿O tal vez inclinan la cabeza de la misma manera que la tuya cuando estás hablando?

Eso es realmente una buena señal.

Reflejar el lenguaje corporal es algo que hacemos inconscientemente cuando sentimos un vínculo con la otra persona. Es una señal de que la conversación va bien y que la otra parte es receptiva a tu mensaje. Este conocimiento puede ser especialmente útil cuando estás negociando, porque te muestra lo que la otra persona está realmente pensando en el trato.

La postura cuenta la historia.

¿Alguna vez has visto a una persona entrar en una habitación, e inmediatamente, te has dado cuenta que son los encargados? Ese efecto es en gran parte sobre el lenguaje corporal, y a menudo incluye una postura erguida, gestos hechos con las palmas hacia abajo, y gestos abiertos y expansivos en general.

El cerebro está cableado para equiparar el poder con la cantidad de espacio que ocupan las personas. Estar en pie y derecho con los hombros hacia atrás es una posición de poder; Parece maximizar la cantidad de espacio que rellenas.

Caminar con los hombros caidos, por otro lado, es el resultado de colapsar tu forma; Parece que ocupas menos espacio y proyectas menos energía. Mantener una buena postura respeta y promueve el compromiso, ya seas un líder o no.

Ojos que se encuentran.

La mayoría de nosotros probablemente creció escuchando, “¡Mírame a los ojos cuando me hablas!” Nuestros padres estaban operando bajo la suposición de que es difícil mantener la mirada a alguien cuando les estás mintiendo, y tenían razón hasta cierto punto.

Si estás hablando con alguien cuya mirada se está retorciendo — especialmente si están muy quietos y sin parpadear — algo está pasando y puede ser que te estén mintiendo.

Las cejas levantadas señalan malestar.

Hay tres emociones principales que hacen subir las cejas: sorpresa, preocupación y miedo. Trata de levantar las cejas cuando estás teniendo una conversación casual relajada con un amigo.

Es difícil de hacer, ¿cierto?

Si alguien que está hablando contigo levanta sus cejas y el tema no es uno que lógicamente cause sorpresa, preocupación o miedo, hay algo más sucediendo.

El asentimiento exagerado indica ansiedad por la aprobación.

Cuando le estás diciendo algo a alguien y ellos asienten excesivamente, esto significa que están preocupados por lo que piensas de ellos o que dudas de su capacidad para seguir tus instrucciones.

Una mandíbula apretada indica estrés.

Una mandíbula apretada, un cuello apretado o una ceja fruncida son signos de estrés. Independientemente de lo que la persona está diciendo, estos son signos de considerable incomodidad.

La conversación podría estar ahondando en algo que están ansiosos, o su mente podría estar en otro lugar y se están centrando en lo que está haciendo hincapié en ellos.

La clave es mirar ese desajuste entre lo que la persona dice y lo que su lenguaje corporal tenso te está diciendo.