Saltar al contenido

ASUME EL CONTROL DE TU VIDA ¿Qué estás esperando?

Una forma de cambiar nuestro entorno es examinándonos y cambiándonos a nosotros mismos, y esto es posible haciéndonos responsables de nuestros actos y pensamientos. Al culpar a otro, asumimos el papel de víctima.

Si realmente quieres dar un paso adelante y alcanzar tus metas, necesitas saber muy bien qué quieres.

Actuar como si ya tuvieras los recursos necesarios te ayuda a cambiar aquellas cosas que crees y que quizás se estén deteniendo.

“Un viaje de mil kilómetros empieza con un primer paso” (Lao-Tsé).

“El fracaso NO existe… sólo resultados para aprender”, “por qué no tener el coraje de salir a vivir nuestros sueños?”

Lleva un diario de las metas con las que sueñas. Escribe tus metas, comprométete a tomar medidas para lograrlas y trabaja sobre tus planes todos los días.

Escoge cada una de las áreas de tu vida que te gustaría diseñar o rediseñar: Ambiente en el hogar, dinero, Trabajo / Carrera, amigos y familia.

Piensa en algunas metas para cada área. Considera metas tanto a largo plazo (la vida, cinco años o más) como a corto plazo (seis meses a un año).

Señala la fecha en la que quieres lograrlas. Divide tus metas en tareas mensuales, semanales y diarias.

TODAS las noches, antes de ir a dormir, echa una ojeada a tus sueños y haz una lista de los que harás al día siguiente para alcanzar tus metas.

DISFRUTA de la sensación de haber logrado algo cuando señales una de tus conquistas y agradece lo que tienes.

El inconsciente rige nuestro cuerpo, al margen de nuestra conciencia.

El inconsciente no procesa negativos, es decir, interpreta todo lo que pensamos como un pensamiento positvo. Por eso es tan importante formular nuestras metas en positivo. Por ejemplo, en vez de pensar “no quiero ser pobre”, DEBEMOS DECIR “QUIERO SER RICO”.

Para calmar la mente, mantener el estrés a raya y ser más creativo, no hay nada mejor que la meditación.

La gente con suerte es aquella que está abierta a las posibilidades.

La gente que domina el arte de la comunicación posee tres conjuntos de habilidades:

  1. Sabe lo que quiere
  2. Es muy buena para percibir las respuestas que recibe
  3. Tiene la flexibilidad necesaria para modificar su comportamiento hasta obtener lo que quiere

Maneras de pulir tu capacidad para compenetrarte:

  • Por interés en descubrir qué es importante para la otra persona.
  • Recoge las palabras clave, las frases favoritas y la manera de hablar de la otra persona e incorpóralas con sutileza en tu discurso.
  • Indaga y fíjate en las intenciones de la otra persona.
  • Asume una postura similar a la de tu interlocutor en términos de lenguaje corporal, gestos, tono de voz y velocidad.
  • Respeta el tiempo, la energía, las predilecciones y el dinero de la otra persona.
  • Si no muestras SEGURIDAD en ti mismo la gente no va a escuchar lo que dices.
  • Puedes tener y expresar puntos de vista religiosos o políticos distintos a los de tus colegas o clientes, pero no tienes que reñir por eso.

En la PNL existe un presupuesto que reza así: nos es imposible no comunicarnos. Nos guste o no, estamos permanentemente incidiendo e influyendo sobre otras personas. Bastan una mirada o una palabra para provocar estados en otros y en nosotros mismos. Es tan fácil… lo hacemos simplemente siendo nosotros mismos y haciendo lo que hacemos, sin el menor esfuerzo consciente.

“No podemos cambiar algo si antes no lo aceptamos”. Son tres los requisitos que deben darse para que se produzca el cambio. Debemos:

  • Querer cambiar
  • Saber cómo cambiar
  • Crear la oportunidad para cambiar

Con frecuencia los pequeños cambios tienen un efecto acumulativo.

Practicar una conducta indicada hasta que se vuelva un hábito aumentaría nuestra capacidad.

Cuando haces un trabajo que odias pierdes el optimismo. Cuando empiezas a hacer algo que amas, tocamos partes de nosotros mismos que no sabíamos que tuviéramos.

Es fácil ver en los demás los defectos que queremos cambiar en nosotros.

“Tomarse tiempo para pensar es ganar tiempo para vivir” (Nancy Kline).

La gente primero te compra a ti y luego compra tu producto.