Saltar al contenido

Autor que estudia a millonarios: cómo hacerte rico y luego mantenerte rico

Ser rico o ser financieramente independiente se reduce a un proceso de dos pasos:

  1. Acumular riqueza
  2. Mantener la riqueza que has acumulado

En mi libro “Cambia tus hábitos, cambia tu vida”, comparto algunas de las historias sobre lo que hicieron los millonarios autohechos, primero, para hacerse ricos y luego para hacer que su dinero trabajara para ellos.

Volviéndote rico

Hacerte rico requiere que te concentres en:

Crecimiento diario: Debes hacer un hábito diario de adquirir conocimiento. También debes, diariamente, perfeccionar tus habilidades, perfeccionarlas hasta convertirte en un experto.

Relaciones ricas: Forjar relaciones con otras personas con mentalidad de éxito es fundamental para el éxito. Estas personas abren puertas cerradas.

Establecimiento de sueños: Construir metas alrededor de cada uno de tus sueños hace que puedas realizar cada sueño. Subes la escalera del éxito un escalón a la vez. Cada sueño realizado es un peldaño en la escalera. De los millonarios que se hicieron a sí mismos en mi estudio, el 80 por ciento persiguió algún sueño o visión.

Persistencia: Los ricos saben que los persistentes eventualmente tendrán suerte.

Desarrollar un nicho: Aquellos en mi estudio que tenían una experiencia única en un área en particular fueron pagados más por su compañía o fueron capaces de cobrar más a clientes que a sus competidores. Puedes desarrollar tu nicho de lado, en las mañanas, en la noche o durante el fin de semana a través de autoestudio o tomando clases.

Creando múltiples flujos de ingresos: Alrededor del 65 por ciento de los millonarios en mi estudio tenían al menos tres flujos de ingresos. Esto crea una protección contra el fracaso y la pobreza. Cuando una corriente sufre, los otros vienen al rescate.

Ser paciente: Una abrumadora mayoría, el 80 por ciento, de los ricos de mi estudio no se enriqueció hasta los 50 años. Se necesita mucho tiempo para crear riqueza. Tienes que aprender a ser paciente.

Tomando riesgos calculados: El éxito requiere un riesgo calculado, que requiere que hagas tu tarea con el fin de obtener conocimiento práctico en algún área y luego tomar medidas sobre ese conocimiento. Podría ser un negocio inmobiliario, invertir en algún negocio privado, comenzar tu propio negocio, etc. Aproximadamente la mitad, el 51 por ciento, de los millonarios que se hicieron a sí mismos en mi estudio invirtieron sus ahorros en una empresa nueva o privada o hicieron inversiones en áreas específicas tales como bienes raíces.

Ser optimista y entusiasta: Casi tres cuartos, o el 71 por ciento, de los millonarios que se hicieron a sí mismos en mi estudio fueron positivos acerca de la vida. Creyeron en ellos mismos. Su optimismo afectó a quienes los rodeaban y se convirtieron en imanes para otras personas con mentalidad de éxito. Esto los ayudó a crear equipos que eventualmente los ayudarían a tener éxito.

Controlando tus pensamientos, emociones y palabras: Más de las tres cuartas partes, o el 81 por ciento, de los ricos tenían el hábito de controlar sus pensamientos, emociones y las palabras que usaban.

Comunidad: Nadie tiene éxito por su cuenta. Los ricos crean equipos de construcción. Encuentran apóstoles para su causa: individuos dedicados a ellos y que comparten su visión y propósito.

Mantener la mente abierta: No puedes aprender nada si estás cerrado al mundo. Estar abierto a nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas y las opiniones de los demás es fundamental para el aprendizaje y el crecimiento.

Dar primero y llegar más tarde: Para obtener, primero debes dar. Debe dar valor a los demás para ayudar a construir tu marca.

Terminando lo que comienzas: Los ricos no se rinden. Se apegan a algo hasta que tienen éxito, quiebran o mueren. Alrededor del 80 por ciento se enfocaron en lograr algún objetivo y el 55 por ciento gastó un año o más en un objetivo singular. No dejan proyectos sin completar antes de comenzar otros proyectos.

Mantenerse saludable: “No se puede ganar dinero con una cama de hospital”, así es como un millonario me lo explicó durante mi investigación. Los ricos hacen ejercicio todos los días y moderan su consumo de comida chatarra y alcohol. Un increíble 82 por ciento de los ricos en mi estudio dijeron que no tenían problemas de salud.

Tomando responsabilidad: Los ricos creen que son los arquitectos de sus vidas. No inventan excusas, no racionalizan los fracasos y no culpan a nadie más que a sí mismos por sus circunstancias en la vida.

Pero acumular riqueza es solo una parte de la ecuación. En mi libro “Hábitos ricos, malos hábitos“, comparto otra parte igualmente importante de ser rico: aferrarte a la riqueza que has acumulado.

Quedarse rico

Mantener tu riqueza requiere que hagas ciertas cosas:

Pon tu riqueza a trabajar: Poner tu riqueza al trabajo significa invertirla sabiamente en acciones, bonos, bienes raíces y otras oportunidades comerciales. Esto ayuda a multiplicar tu riqueza.

Mira lo que gastas: Sabes a dónde va tu dinero? Deberías. El seguimiento de lo que gastas te abre los ojos para que sepas exactamente a dónde va tu dinero y te permite hacer ajustes clave. Si no realizas un seguimiento de tus gastos, puedes perder el control. El estilo de vida arrastrado puede hacer que tu riqueza desaparezca con el tiempo.

Evita las compras espontáneas o emocionales: Nunca compres nada por impulso. Casi siempre es lo incorrecto de hacer. Esa compra espontánea o emocional perderá su brillo después de solo unas pocas semanas, y luego estarás atrapado con algo que no necesitas y que no genera ningún ingreso.

Vive por debajo de tus posibilidades: Vivir por debajo de tus posibilidades evita que caigas en la trampa del estilo de vida. No importa qué la buena fortuna te visite en la vida, no cambies tu nivel de vida. No aumentes tu vida comprando cosas que solo quieres en el momento y descubrirás que podrás pagar todo lo que necesites.