Saltar al contenido

CEO de 29 años, “Ser diagnosticado con cáncer, fue el ímpetu para crear mi propia empresa”

La vida de David Hysong es algo asi como una película de James Bond.

Este joven de 29 años de edad que recientemente llegó a la lista Forbes 30 under 30 list for science,  ha recorrido las carreteras de cuatro continentes diferentes en su motocicleta, ha sido atropellado por un autobús, y pasó algún tiempo en las calles de Camboya luchando contra la esclavitud infantil. En un punto, él estaba apunto de convertirse en un sello de la marina de los EEUU.

Luego, en 2015, le diagnosticaron un raro cáncer de cabeza y cuello. Ese momento de cambio de vida fue el ímpetu para él encontrar su firma Shepherd Therapeutics.

La firma de biotecnología busca desarrollar terapias para los cánceres raros de una manera más rápida y más económica que la que está disponible en otras partes del mercado.

Según el sitio web de Shepherd, en conjunto, “los cánceres raros son la tercera causa principal de muerte y representan el 42% de todos los diagnósticos de cáncer”. Pero de los más de 250 cánceres raros conocidos por ahí, “sólo 38 han aprobado terapias dirigidas”. Shepherd dice que está comenzando con los tratamientos para los cánceres óseos y glandulares raros, incluyendo el carcinoma adenoide quístico, del tipo que Hysong fue diagnosticado en 2015.

“Todo lo que he intentado hacer en mi vida ha estado respaldado por el deseo de salvar a otros, y después de mi diagnóstico sabía que aquí era donde iba a llamar mi atención”, dijo Hysong.

Una idea en la ducha

Hysong estaba en medio de una ducha cuando la idea de iniciar una compañía de biotecnología le llegó a la mente.

“Literalmente salté de la ducha, me puse una toalla y agarré mi teléfono para llamar a mi padre”, dijo Hysong. “Creo que hasta dejé la regadera abierta”.

Hysong dijo que su conexión con el cofundador de la firma, Gene Williams, el presidente ejecutivo de ProMIS Neurosciences, fue fundamental para sacar a la compañía al terreno.

“Entrené a su hijo, así que pensé que me había pedido que le diera una cena para que le presentara mi idea”.

“Esperaba que me dijera que tendría que ir a la escuela de negocios y pasar tres años investigando y preparando, pero él dijo: ‘Hazlo, y hazlo ahora. Y yo te ayudaré, “agregó Hysong. Hysong dijo que Williams trajo más de 30 años de experiencia en biotecnología y una extensa red. La experiencia de Williams junto con la visión de Hysong era la receta perfecta para el éxito, según Hysong.

“Es lo que nos permitió cerrar nuestros primeros 1,5 millones de dólares en capital semilla”, dijo Hysong.

“Proporcioné horas de tutoría semanal, ayudé a establecer relaciones dentro del ecosistema biotecnológico más amplio, e hice presentaciones mientras entrevisté y construí mi equipo con miembros clave”, añadió.

Hysong dijo que estar cómodo contactando a expertos de la industria para el asesoramiento y orientación es parte integral de la creación de una empresa exitosa. También dijo que los aspirantes a emprendedores deberían considerar lo siguiente:

Sigue tus agallas: Típicamente tu idea audaz y loca es la mejor. No tengas miedo de ello. De mi experiencia si escuchas esa idea, va a pagar.

Se valiente. Tienes que ser valiente. Pero eso no significa que debes ser demasiado confiado. La humildad, saber dónde te quedarás corto y buscar ayuda es importante.