Saltar al contenido

Cómo dejar ir las emociones y los pensamientos que te detienen

Retener es creer que solo existe el pasado, dejar ir es saber que hay un futuro.

¿Lucha por dejar ir situaciones, circunstancias y resentimientos? ¿Parece que no puede deshacerse de los pensamientos y sentimientos negativos que persisten? ¿Sabes que quieres dejarlos ir, pero no tienes idea de por dónde empezar o cómo hacer esto? Si esto le suena a usted, ¡entonces este es el artículo destinado a usted! Este proceso de seis pasos lo ayudará a soltar ideas y emociones no deseadas y lo ayudará a elegir aquellas que lo colocarán en alineación y armonía con su verdadero yo. Al final de este artículo, se dará cuenta de que tiene todo el poder dentro de usted para dirigir y cambiar sus pensamientos, sentimientos y acciones.

#1. Siente lo que sientes

Comience este ejercicio permitiéndose sentir lo que siente al sentarse con sus emociones. Sí, eso es correcto; Le sugiero que se siente con ellos y los sienta, incluso si la idea de esto le asusta. Esta puede ser una tarea incómoda y desagradable de realizar; sin embargo, el primer paso para dejar ir tus emociones es reconocer su existencia. Haga esto sin resistirse, criticar, temer, juzgar o sentirse culpable por ellos. ¿Qué significa esto? En otras palabras, implica no construir una historia sobre ellos, sino identificarlos como sentimientos. En este espacio, ríndete a las emociones sin intentar alterarlas o resistirlas de ninguna manera.

#2 Libérelos de forma saludable

Una vez que se haya sentado con sus emociones, ahora es el momento de eliminarlas de su mente de una manera saludable. Cada persona tiene su propia forma de liberar pensamientos y sentimientos, por lo que encontrar lo que funcione para usted es esencial. Desafortunadamente, muchas personas reprimen, reprimen o expresan de manera reactiva sus emociones. Al seguir estas formas poco saludables, solo retrasará el proceso de dejar ir y creará una sensación de estancamiento, ansiedad y miedo. Algunos ejemplos de formas más saludables de liberar estas emociones son llevar un diario, llorar o hacer ejercicio. Nuevamente, no intente juzgar o generar una historia sobre sus sentimientos; simplemente quítelos de su mente.

“La emoción puede ser el enemigo, si cedes a tu emoción, te pierdes. Debes ser uno con tus emociones, porque el cuerpo siempre sigue a la mente «.

– Bruce Lee

#3 Concéntrate en tu respiración

Nuestro aliento es una de nuestras mayores bendiciones, pero subestimadas. Cuando se utiliza en todo su potencial, la respiración está diseñada para ayudarnos a relajarnos, concentrarnos y tomar conciencia de nosotros mismos y de nuestro entorno. Para aprovechar al máximo este increíble regalo que tenemos, ponte en una posición cómoda y presta atención a tu respiración. Cierre los ojos y respire profundamente diez veces, concentrándose en la inhalación y la exhalación. Trate de concentrarse únicamente en el aire que entra y sale de su cuerpo sin pensar en nada más. Si aparecen pensamientos o emociones, dígales que volverá a ellos en breve. Después de este ejercicio, comience a notar cómo se sienten su mente, cuerpo y alma. En este estado de tranquilidad, tiene una visión clara para tomar decisiones y elegir pensamientos que funcionen a su favor.

#4 Sal de ti mismo

Ahora que se encuentra en un estado más tranquilo, desea participar en este ejercicio de visualización. Comience cerrando los ojos e imaginando que está saliendo de su cuerpo físico y mirándose a sí mismo a vista de pájaro. Mientras miras hacia abajo, envía amor, energía positiva y coraje a ti mismo. Repite las afirmaciones al menos tres veces. “Elijo enviarte amor, energía positiva y fuerza. Tienes todas las respuestas que necesitas para seguir adelante con gracia y libertad «. Luego, felicítese por participar en actividades que apoyan su desarrollo personal.

#5 Pregúntate a ti mismo

Después de su elogio y reconocimiento, piense en la idea o creencia que desea dejar ir. Luego, hágase la siguiente pregunta: «¿Este pensamiento o creencia me sirve para mi mayor bien?» Si la respuesta es no, repita esta afirmación al menos tres veces: «Elijo dejar ir este pensamiento, ya que no me apoya en mi mayor bien».

#6 Usa afirmaciones

Después de repetir esta afirmación, vuelva mentalmente a su cuerpo. Mientras lo hace, tome conciencia de la nueva energía, perspectiva y actitud que tiene. Esta vibración más tranquila te permitirá mantener el control de tus pensamientos, sentimientos y acciones, y te volverás más consciente de las decisiones que tomes. A medida que avanza el día, repita la declaración, junto con las afirmaciones que lo mantendrán en una vibración consciente y amorosa. Los ejemplos incluyen, elijo el amor, elijo perdonarme a mí mismo y a los demás, y elijo dejar ir el pasado y ser mejor en el ahora.

Como siempre ha tenido y tendrá la capacidad de dejar ir los pensamientos que ya no le sirven, este proceso de seis pasos puede ayudarlo en todas las situaciones, independientemente de la gravedad e intensidad de la circunstancia. Recuerda que nadie más que tú tiene el poder de elegir lo que te aferras y lo que eliges dejar ir. Esta es tu vida; tú decides cómo vives en cada momento.