Saltar al contenido

Cómo el diálogo interno positivo aumenta la motivación y la productividad

“Soy un fracaso nato. No hay forma de que pueda conseguir ese trabajo. No puedo quitarme ese vestido, estoy demasiado gorda. Por qué estas cosas me pasan a mi? ¿Por qué tengo tanta mala suerte? ¿Son sus conversaciones con usted en este sentido? ¿Te encuentras reprendiéndote cada vez que cometes un error o revolcarte en la autocompasión?

Si la respuesta es sí, debe detenerse, respirar y mostrarse un poco de amor. Pasamos mucho tiempo con nosotros mismos y en ese lapso de tiempo, realmente importa lo que estamos alimentando nuestros cerebros porque su diálogo interno juega un papel masivo en sus niveles de motivación y productividad.

¿Por qué practicar el diálogo interno positivo?

El diálogo interno positivo no es solo otro término de “autoayuda”. Es real, poderoso y funciona. Cuando tienes conversaciones positivas en tu cabeza y te tratas con compasión, aumenta tu bienestar físico y mental. Te llena de esperanza y optimismo, animándote a dejar de lado tus miedos y poner tu mejor pie adelante.

Estas son las tres formas clave en que el diálogo interno positivo puede beneficiarlo :

1 . Aumenta la confianza

Practicar un diálogo interno positivo es una forma segura de elevar su confianza. Es un levantador instantáneo porque proviene de un lugar de amor propio y esperanza. Cuando te dices a ti mismo con la convicción de que puedes superar cualquier cosa, estás obligado a obtener un renovado sentido de confianza que te permite dar lo mejor de ti.

2 . Mejora la salud mental

Si eres propenso a sentirte ansioso y deprimido, es posible que solo necesites un cambio en la forma de hablar contigo mismo. Su salud mental es importante y una parte crucial de cuidarla proviene de tomar conciencia de sus pensamientos y diálogo interno.

Cuando te bombardeos con todo tipo de negatividad, no hay forma de que puedas despertarte sintiéndote bien contigo mismo. Necesitas tomar el control de tus pensamientos y ser amable contigo mismo. El día que haga eso, debería ver una mejora en su salud mental.

3 . Mejora el rendimiento

Imagina estar nervioso para una entrevista o desmotivado para escribir un ensayo y no poder salir de esa mentalidad porque lo único que te estás diciendo es lo incompetente e inútil que eres. ¿Cómo puedes esperar sobresalir si no crees que puedes?

Cuando desafías tus pensamientos negativos y eliges alimentar tu cerebro con afirmaciones positivas, te das cuenta de que estás mucho más tranquilo y eres capaz de abordar los asuntos de manera más pragmática. Esto mejora su motivación y rendimiento general.

¿Cómo hacer que el diálogo interno sea más efectivo?

El diálogo interno positivo no es algo que sucede de la noche a la mañana. Es una práctica que debe desarrollarse con el tiempo, y comienza con un cambio en su perspectiva a través de adoptar una mentalidad positiva.

Así es como puede transformar su diálogo interno y elevar su perspectiva :

1 . Tener en cuenta

Las palabras son poderosas: determinan tus acciones. Para erradicar el diálogo interno negativo, debe ser consciente de la forma en que habla consigo mismo. Identifique palabras problemáticas que perturben su confianza y dañen su autoestima. Fíjate si estás siendo demasiado duro contigo mismo.

Por ejemplo, si te culpas por todo lo que sale mal o te impones estándares increíblemente altos, es probable que seas demasiado autocrítico. Si bien no puedes detenerlo de repente, ser consciente de tus pensamientos y palabras es el primer paso para cambiar ese patrón.

2 . Reemplazar pensamientos negativos

Los pensamientos negativos y autocríticos tienden a crecer y a convertirse en su proceso de pensamiento predeterminado. Intenta esto: cada vez que un pensamiento negativo se cruza por tu mente, desafíalo y conviértelo en uno positivo y alentador. Haga de esto una práctica hasta que se convierta en una forma de vida.

La próxima vez que te encuentres diciendo: “No voy a descifrar esta entrevista”, pregúntate “¿por qué no? Lo menos que puedo hacer es dar lo mejor de mí ”. Son cambios simples y graduales que pueden mejorar la forma en que te hablas a ti mismo y transformar tu mentalidad.

3 . Dibujar límites

A pesar de tratar de ser amables con nosotros mismos, hay casos en que las personas que nos rodean no nos permiten hacer ese cambio. Desde ser sarcástico y pasar comentarios despectivos hasta ser simplemente desalentador, existen personas tóxicas . Identifique a las personas que afectan su salud mental y dibuje límites para mantenerlas alejadas. Rodéate de personas positivas de las que puedas obtener fuerza e inspiración.

4 . Cree en ti mismo

El diálogo interno positivo es más que decir afirmaciones positivas por el simple hecho de hacerlo. Es mucho más profundo que eso. Se trata de creer en ti mismo porque cuando infundes esa creencia en ti mismo, nada puede impedirte alcanzar el éxito y ser feliz. Cree en tus capacidades y eventualmente verás la diferencia que hace en tus pensamientos, palabras y acciones. 

Practicar un diálogo interno positivo es lo suficientemente poderoso como para cambiar tu vida. Entonces, la próxima vez que te encuentres siendo demasiado duro contigo mismo, detente de inmediato y aprende a ver el lado positivo de las cosas porque a veces, todo lo que necesitamos es esperanza. 

¿Qué opinas sobre participar en un diálogo interno positivo? ¿Funciona o no? ¡Comparte tus pensamientos con nosotros a continuación!