Saltar al contenido

Cómo mantener la confianza: 3 sencillos pasos

El rechazo puede ser difícil de manejar, pero no significa que sea el final del camino en el camino que estés.

Si bien el rechazo debilita por completo a algunas personas, motiva a otros a alcanzar nuevos límites que nunca supieron que fueran posibles.

¿La diferencia? Confianza.

Debajo hay algunas formas en que he encontrado que cualquiera puede mantener la confianza en casi cualquier situación. Son tácticas que te ayudarán también.

Darse cuenta de que los pasos de bebé están bien

El mito del “éxito nocturno” nos hace pensar que cualquier ligero retroceso en nuestro viaje nos convierte en una persona menor. Pero como lo expresó Richard Branson: “No hay ganancias rápidas en los negocios, lleva años convertirse en un éxito de la noche a la mañana”.

Espera escuchar algunas rondas de “No”

Ya sea que estés buscando un nuevo trabajo, solicitando un puesto diferente dentro de tu organización, o iniciando tu propia empresa y buscando inversores, no debes esperar escuchar “sí” todas las veces,  especialmente las primeras veces. Tener la expectativa de escuchar no es beneficioso por dos razones.

En primer lugar, no estarás tan decepcionado o conmocionado por el rechazo. Segundo, esto te ayudará a desafiarte a ti mismo para buscar cosas que pueden estar fuera de tu alcance.

Comprende que probablemente no es personal

Las personas seguras reconocen que una plétora de factores entran en una decisión (como una nueva contratación) y pueden separarse de la decisión. Esto no debe confundirse con culpar siempre a los demás; es importante aceptar el rechazo, comprende lo que puedes hacer de manera diferente la próxima vez, y luego sigue adelante.

Patéate en la espalda para empujar tus límites

Deje que tu rechazo sea una prueba de que te estás presionando hasta el límite. Siéntete orgulloso de ti mismo por no dejar que el miedo se interponga en tu camino. Mantendrás la confianza cuando reconozcas que superar los límites muestra tu fortaleza mental y tu disposición a arriesgarte.