Saltar al contenido

Cómo mantenerte consciente y seguro en medio de la cuarentena

“No siempre podemos controlar todo lo que nos sucede en esta vida, pero podemos controlar cómo respondemos”.

~ Lionel Kendrick

El coronavirus ya no está aislando solo a China. Está afectando a más de noventa países, y el miedo continúa extendiéndose en todo el mundo. Está en todas las noticias y hay una sensación ineludible de ansiedad, estrés e incertidumbre.

Donde pones tu atención, pones tu energía.

En medio de tanta incertidumbre me acuerdo de estar atento, no dejarme llevar por las constantes noticias, charlas de las personas y el muro de Facebook que bombardean mi entorno externo. Ser consciente no significa ignorar o evitar la situación en cuestión. Significa estar presente, consciente y discernir con todo lo que está sucediendo.

Aquí hay algunas cosas que me ayudan a mantenerme firme y consciente:

1. Mantente preparado para las cosas que puedes controlar.

No tenemos control sobre lo que sucede en la vida, pero sí tenemos control sobre cómo elegimos responder. Entonces, ¿cómo puedes elegir responder durante esta situación? Puedes elegir reaccionar a las noticias, dejarte llevar por el miedo, que te cause ansiedad y estrés, o puedes elegir estar mejor preparado. Aquí hay unos ejemplos:

Precauciones físicas: es posible que tengas problemas para encontrar desinfectante y mascarillas pero aún puedes lavarte bien las manos con agua y jabón.

Precauciones sociales:  es posible que desees evitar o limitar las grandes reuniones sociales. Cambia a llamadas telefónicas y videollamadas, para mantenerte conectado con amigos y mantener tu comunidad.

Relación / Familia: Discute con los miembros de la familia las precauciones adicionales necesarias para tu seguridad. Habla con tus padres, parientes mayores y niños sobre la importancia del lavado de manos y algunas (o todas) de las otras precauciones enumeradas aquí.

Trabajo: Discute con tu jefe la posibilidad de opciones de trabajo desde casa y asegúrate de tener el equipo y las herramientas necesarias para trabajar de forma remota.

Finanzas: existe la posibilidad de que se te pida que te quedes en casa y no trabajes durante un período prolongado. Si no estás preparado financieramente para esto, es importante comenzar a pensar en ello ahora. Algunas preguntas que puedes hacerte son: ¿Dónde hay algunas áreas en las que podría reducir gastos innecesarios? ¿Cómo puedo ahorrar más en caso de emergencia? ¿A quién podría recurrir para obtener apoyo financiero si agoto mis recursos?

Fitness: en lugar de ir al gimnasio, puedes pensar en correr en la naturaleza (personalmente lo hago) o hacer ejercicio en casa.

Las interrupciones como el cierre de las escuela, el trabajo y los negocios pueden causar ansiedad y estrés. Pero estas cosas están fuera de tu control. Lo mejor que puede hacer es estar preparado para estas interrupciones en la medida de lo posible.

El lado positivo de todo esto es que puedes usar este tiempo para dedicartelo a ti mismo, practicar Yoga, hacer ejercicio, visualizar, etc.

2. En lo que eliges enfocarte, crece.

¿Está constantemente mirando las noticias, además de cada nuevo caso del coronavirus, hablando del brote con cada colega, amigo o miembro de la familia? ¿Estás pensando: “Oh, Dios mío, ¿qué pasa si me enfermo y se lo paso a mis hijos? ¡El mundo entero pronto se infectará! ¿Cómo son tus niveles de ansiedad y estrés? Apuesto a que crees que estás en alto riesgo.

Puedes optar por aumentar tu miedo al verte constantemente inundado con este tipo de información, o puedes optar por anclarte en una creencia que sea verdadera para ti. Un ejemplo puede ser: “Estoy tomando las precauciones necesarias para estar lo más seguro posible”.

Si te sientes ansioso, un mantra puede ser útil, personalmente me digo a mi mismo todo el tiempo: “Mi vida es bella, me siento fuerte, sano y feliz, soy próspero”.

Personalmente, elijo limitar mi exposición a las noticias y mejor opto por consultar meditaciones que me ayuden a fortalecer mi sistema inmune y videos para fortalecer mi desarrollo personal, una vez más todo depende de como lo tomes!.

No estoy siendo ignorante al evitar las noticias, estoy discerniendo a qué información me expongo, entiendo el poder del efecto nocebo y placebo, pero aun educo sobre el tipo de precauciones que necesito tomar, no por miedo, sino por discernimiento para poder tomar las precauciones necesarias desde un lugar inteligente, claro y centrado.

3. Cuida tu salud (mente, cuerpo, espíritu).

No hace falta decirlo, pero cuidar de tu salud siempre debe ser la máxima prioridad. Especialmente en momentos como estos, es aún más importante cuidar nuestra salud y desarrollar un sistema inmunológico fuerte.

Duerme bien. El sueño afecta tu sistema inmunológico. Es más probable que te enfermes después de estar expuesto a un virus si no duermes lo suficiente.

Come bien y haz ejercicio. Los hábitos alimenticios saludables y el ejercicio son vitales para una salud óptima. Hacer ejercicio y comer sano promueve sentimientos de bienestar y aumenta la inmunidad.

Autocuidado/amor propio. Puedes dormir bien, comer bien y estar en buena forma física, pero correr frenéticamente, con la mente corriendo un millón de millas por minuto, tratando de satisfacer las necesidades de todos los demás. Detente y haz algo por ti. Ya sea que tomes cinco minutos para tomar sol, disfrutar de un baño caliente o dar un paseo por la naturaleza. Haz algo (no importa cuán pequeño sea) todos los días, solo por ti mismo.

Meditación/práctica de atención plena. Respira, siéntate en silencio, observa tus pensamientos sin juzgar, quédate quieto. Sabes que meditar o practicar mindfulness tiene enormes beneficios para tu salud. Que sea una prioridad.

El coronavirus merece las precauciones adecuadas. Sin embargo, cuanto más te estreses, más disminuyes tu funcionamiento inmune, más susceptible eres a los virus.

Puedes tomar las precauciones necesarias para estar seguro y disminuir tus posibilidades de exposición, discernir en qué eliges enfocarte y mantener tu mente, cuerpo y espíritu en una salud óptima.

Que estés sano, fuerte y feliz.