Saltar al contenido

¿Cómo puedes llegar a ser verdaderamente libre?

“Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?”

Si te ofendes rápidamente, entonces estarás bajo el control de aquellos que encuentras ofensivos. Si te enojas fácilmente, entonces tus acciones serán dictadas por aquellos que te hacen enojar.
Si estas obsesionado por lo que piensan los demás, entonces serás prisionero de sus pensamientos.
Si anhelas las respuestas fáciles y las soluciones rápidas, caerás presa de la gente que no ofrece nada sino promesas.
Si encuentras que la verdad es difícil de soportar, serás esclavizado por aquellos que te dirán lo que quieres escuchar.
Cuando tienes el valor de pensar por ti mismo, la fuerza de aceptar lo que es, el compromiso y la disciplina para hacer una diferencia, entonces eres libre. Eres realmente libre para vivir con propósito, gozo y satisfacción.

No dejes que tu vida sea definida por tus reacciones a lo que los otros dicen, hacen o piensan, sino por tu propia y única visión.

El ser humano es libre y siempre lo ha sido. Tiene y siempre ha tenido la capacidad para decidir qué hacer y qué pensar. Puede estar influenciado por miles de aspectos del entorno, pero nunca deja de ser él quien toma las decisiones, quien aprieta el botón.

Entre nosotros es muy popular hablar de amos adinerados, de instituciones represivas, de lavado mental y, en consecuencia, de esclavitud. Pero no, no somos esclavos sino hombres y mujeres libres. Siempre lo hemos sido.

Nunca dejéis que os engañen diciéndoos que sois esclavos: Sois libres. Libres para decidir que hacer con vuestro tiempo, con vuestro lapso vital.

Y ahí viene el problema: Todos hablan de libertad pero muy pocos quieren ser libres. Porque ser libre significa aceptar la vida como lo que esencialmente es, algo en lo que a menudo se sufre sí o sí, en lo que vamos a llevarnos palos muy gordos, en lo que vamos a caer miles de veces y algunas será difícil levantarse. Y lo que es peor, ser libre significa DECIDIR. La gente tiene pavor a tomar decisiones. Quiere que otros lo hagan por ellos. No es por falta de voluntad sino por miedo a la responsabilidad que conlleva tomar una decisión, por el temor a hacer lo incorrecto y sufrir.

“La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar. Lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamó herejía”

“La libertad no tiene su valor en sí misma: hay que apreciarla por las cosas que con ella se consiguen”

¿Cómo puedes llegar a ser verdaderamente libre? La libertad es algo que todas las personas ansían, es algo con lo que todos soñamos, ser cada vez más y más libres. Pero la libertad solo puede alcanzarse cuando nos volvemos conscientes de lo que significa verdaderamente.

  1. Empiezas a ser libre cuando aceptas tu derecho a elegir en la vida. Si te niegas a elegir o a decidir, no serás nunca libre.
  2. Empiezas a ser libre cuando aceptas la responsabilidad de tus propias acciones y decisiones, tanto para el éxito como para el fracaso. Si culpas de los fracasos a las circunstancias o a otras personas, nunca serás libre.
  3. Empiezas a ser libre cuando escoges las actividades que te conducen a la realización de tus metas importantes, en vez de las actividades que los demás quieren que hagas.
  4. Empiezas a ser libre cuando emprendes aquellos proyectos y tareas que aumentan tu fuerza. Si lo intentas hacer todo, no serás libre.
  5. Empiezas a ser libre cuando construyes relaciones satisfactorias con las personas importantes para ti y te aportan valor. Si te mantienes aislado, no serás libre.
  6. Empiezas a ser libre cuando actúas con iniciativa y seguridad para conseguir tus metas. Si malgastas tu tiempo y energía en actividades que no te llevan a tus metas, no serás libre.
  7. Para una persona que llega a ser verdaderamente libre, los obstáculos son solamente elementos pequeños y manejables que aparecen durante el viaje. Son personas equilibradas porque están acostumbradas al éxito en sus vidas, al no detenerse ante los obstáculos. La vida ofrece a estas personas unas perspectivas mucho más extensas, grandes y ricas. Cuando una persona toma la firme decisión de lograr las cosas que desea, y no cede su libertad ni la responsabilidad de su vida, se convierte en una persona libre