Saltar al contenido

Este hábito te hace un emprendedor más productivo

La autoeducación te empuja a nuevas alturas.

No importa cuál sea la situación, siempre hay una oportunidad de aprender.

La auto-educación es la única costumbre que necesitas cultivar, porque impulsa tu productividad, te empuja a nuevas alturas y enciende un fuego debajo de tus pies a medida que comienzas a tallar tu propio camino. Ese compromiso con el aprendizaje continuo te lleva a todo lo demás.

Aquí hay cinco maneras tangibles en que la auto-educación te da el boleto de oro hacia el éxito como emprendedor:

1. Te ahorra tiempo y dinero.

Veinticuatro horas nunca es suficiente para un emprendedor. Un compromiso con la autoeducación podría ahorrarte semanas de tiempo a ti – y a tu cuenta bancaria.

Caso a destacar: El fundador de Alibaba Jack Ma montaba su bicicleta 45 minutos todos los días a un hotel americano sólo para mejorar su fluidez en inglés al hablar con extranjeros de habla inglesa. Ma lo hizo durante nueve años a partir de los 12 años. Terminó hablando el inglés tan bien, que se convirtió en un profesor de inglés en su escuela local en China. Su entusiasmo por la autoeducación es sin duda la razón por la que Ma tiene ahora un valor aproximado de 35.700 millones de dólares.

El emprendedor inteligente entiende que su inversión en la educación, lo premiará con beneficios tanto a corto plazo como a largo plazo.

2. Creas confianza.

Ser emprendedor es uno de los trabajos más desafiantes que hay. Hay obstáculos constantes, y nunca estás corto de oportunidades para tirar la toalla. Además de eso, es fácil caer siendo víctima de tus propias dudas.

Aprender una nueva habilidad y usarla para impulsar un desafío puede dar a los emprendedores un impulso masivo de confianza. Se ha demostrado que existe un fuerte vínculo entre la educación y la confianza. Te da la motivación que necesitas para empujar a través de las jorobas que vienen con ser un emprendedor.

3. Abre nuevas oportunidades.

Uno de los proyectos que más me desafió, pero me inspiró, fue la instalación de paneles solares en los Atelier Condos. Me obligó a aprender todo lo que podía acerca de la energía solar y renovable. Por encima de eso, me involucré en el lado del diseño a medida que pasamos por revisiones tratando de perfeccionar y refinar el uso de los paneles para agregar un elemento eficiente, pero moderno al edificio.

Al emprender ese proyecto y aprender sobre el futuro de la energía solar, abrió muchas nuevas puertas para mí personalmente y profesionalmente. Y aunque el período de idea a la implementación fue más largo de lo que me hubiera gustado, es como mucho uno de los proyectos más gratificantes que he abordado.

4. Serás más agudo y más feliz.

Invertir en tu autoeducación mantiene tus habilidades, tu cerebro y tu perspectiva afilada por lo que tienes la capacidad de adaptarte. Y la ventaja es que el aprendizaje constante también te hace un ser humano más feliz. Incluso las amebas se aburren y son infelices cuando siguen recibiendo golpes con los mismos estímulos una y otra vez.

Por no mencionar, que mantener tus habilidades afiladas evita cosas como el Alzheimer. En otras palabras, un cerebro activo hace que el cerebro sea más feliz.

5. Tu materia gris lo hace mejor en los negocios.

Hay algo en el viejo dicho que “la variedad es la especia de la vida.” El espíritu empresarial puede ser una rutina. Es fácil perderse en la constante responsabilidad y trabajo ocupado. Ahí es cuando empiezas a ser complaciente. Desarrollas puntos ciegos y te vuelves vulnerable a tu competencia.

Es por eso que la autoeducación es tan importante. Descubrir nuevas ideas que no están relacionadas con tu negocio puede liberar tu creatividad y darte perspectiva sobre tu negocio que de otro modo se perdería. Confía en mí, esto puede ser la diferencia entre la vida y la muerte para el proyecto que te apasiona.