Saltar al contenido

Concéntrate: las distracciones solo te desvían de tus objetivos

La forma en que usas tu tiempo y energía determina lo que recibes de la vida. Tienes que tener muy claro lo que quieres y comenzar a enfocarte en ello. Comprende que hay demasiadas personas sin ningún objetivo o propósito. Las cosas que haces con tu tiempo deberían agregar valor a tu vida. Cuando abandonas las distracciones, comienzas a darte cuenta de cuánto tiempo precioso tienes para construir la mejor versión de ti mismo. Ninguna decisión pagará más que priorizar tu vida y dar un enfoque y energía extremos a las cosas con el mayor rendimiento. Cuando haces el trabajo por cuenta propia, debes eliminar las cosas que te mantienen ciego de tu verdad. No puedes tener miedo al renacimiento. Tienes que dejar ir y tener hambre de cambio. 

Identifica las distracciones: 

Hay demasiadas distracciones sucediendo. Considero que cualquier cosa que no te haga crecer, evolucionar y te haga una mejor persona es una distracción. Preocuparte por los chismes, las realidades de otras personas y las actividades sin objetivo agotarán tu energía al concentrarte en lo que realmente importa. ¿Cuántos años más pasarás haciendo lo mismo de siempre? Todos tenemos las mismas 24 horas, pero lo que nos hace tan diferentes es cómo elegimos invertir nuestro tiempo. El mayor activo que tienes es tu atención. A donde vas? Cualquiera que sea consciente de sí mismo comprende que la atención es energía. La forma en que uses esta poderosa energía determinará el tipo de realidad que experimentas. 

Recupera tu atención:

Tu atención se desvía de ti cuando inviertes tu tiempo y energía en conversaciones sin objetivo, eventos sin propósito y personas negativas que no tienen una meta. Muchas personas están haciendo cosas sin sentido para llenar el vacío interior. No puedes evitar quién eres. Tienes que llegar a conocerte a ti mismo. Comprende tu vida. Encuentra tu propósito y mantente motivado para hacer cambios hoy, de modo que puedas estar agradecido por los años venideros. Cada vez que hagas algo, pregúntate cómo está beneficiando mi vida. Esta es la forma más rápida de darte cuenta si estás distraído o estás perdiendo el tiempo. Comienza a invertir en tu vida; lee con más frecuencia, relájate para conectarte con tu yo interior, cuestiona todo, sé consciente, sé curioso, explora la realidad, crea tus ideas y adquiere conocimiento para aplicar.