Saltar al contenido

Por qué deberías hacer que la visualización sea una práctica diaria

No importa cuándo decidas visualizar, los beneficios son reales.

Si alguna vez estuviste involucrado en competiciones o deportes, es probable que tu entrenador te pida que imagines ganar. ¿Cómo se ve, se siente y suena? En ese momento, podría haberte parecido extraño: reclinado en una habitación oscura, con los ojos cerrados, escuchando escenarios imaginarios. Pero hay una ciencia detrás de las prácticas de visualización.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

La visualización puede parecer una sesión de hipnosis. Después de todo, la hipnosis se basa en la manipulación de patrones de pensamiento a través de sugerencias. Y la hipnosis, la meditación y la visualización en realidad tienen perfiles neurofisiológicos similares. No se hace nada para ti; en cambio, eres tú el que está aprovechando algo profundo en los pliegues del cerebro, accediendo a tu poder creativo.

Las personas exitosas de todo el mundo usan la visualización para generar sueños en los ámbitos de la realidad. La visualización es solo un sueño concentrado. Es la mente sobre la materia. Es construir vida desde un espacio dentro de nuestro cerebro.

Al cavar un poco más profundo, la visualización se trata menos de ganar y más de superación personal que cualquier otra cosa. Con la visualización, puedes crear un mundo construido a partir de tus propias energías y deseos. Hay muchas razones por las que te ayudará a crecer como persona. Y hay muchas maneras en que puedes hacerlo.

Estas son algunas de las cosas que la visualización puede hacer para tu bienestar cuando se convierte en parte de tu rutina:

La visualización construye coraje.

La visualización proporciona mucha fuerza y ​​coraje para enfrentar tareas desalentadoras. ¿Miedo de subir al escenario? ¿Nervioso acerca de una próxima presentación? ¿No estás seguro de cómo ganar esa competencia? El uso de visualización desencadena hormonas y sinapsis que facilitan el logro de esos objetivos. Cuando ya hayas imaginado el escenario, lo real se sentirá familiar y mucho más factible. Será como si lo hubieras hecho antes. Y dentro de tu cerebro, tienes.

La visualización combate la negatividad.

La visualización trae momentos de positivismo en un mundo a veces lleno de negatividad. Muy a menudo, las personas responden a los sueños con declaraciones como, ¿cómo harás eso? Eso va a ser tan difícil de lograr. Y sí, claro, será difícil, pero estás totalmente preparado para el desafío. Durante una sesión de visualización, puedes vivir tus sueños a pesar de lo que otros dicen. Es una forma efectiva de combatir esa voz negativa dentro de tu propia cabeza, también.

La visualización refuerza la creatividad.

La visualización permite que existan momentos creativos, algo que la mente necesita desesperadamente. Tendemos a existir en espacios programados y confines de tiempo. Fomentar una práctica que le brinde a tu mente un descanso de lo mundano será un alivio para tu psique. Nuestros cerebros necesitan interrupciones, llenos de promesas y visiones fantásticas, libres de las cadenas de construcciones sociales y llenas de creatividad.

La visualización reúne energías.

La visualización cumple la ley de la atracción, lo que facilita la construcción de los sueños. La energía va donde fluye la atención. ¿Quieres algo lo suficientemente mal? Luego anímate y piensa en ello de forma saludable y optimista. Cuanto más te visualices viviendo la vida que deseas, más pronto las energías universales se alinearán contigo para darte lo que deseas. Pero no olvides que se requiere ser proactivo y es compatible con tu práctica de visualización.

La visualización fomenta el propósito.

La visualización desarrolla la creencia en uno mismo y crea una vida plena. Cuando perdemos la esperanza, perdemos tanto. La esperanza es un catalizador para el cambio. Una vida que anhela algo vale la pena el esfuerzo. Descubre lo que anhelas y visualízalo cada vez que puedas. No lo lamentarás. En realidad, te sorprenderá cómo ese anhelo personalizado te impulsará en direcciones que creías que no eran posibles. La visualización puede hacer que eso suceda, pero primero tienes que creer.

Si estás a bordo con los beneficios de la visualización, la siguiente pregunta es cómo. Hay muchas opciones, solo es cuestión de descubrir qué funciona mejor para ti.

Visualización de la mañana:

Crea el día que quieras en tu mente hasta los detalles minuciosos. Imagínate ganando en la vida y rodeado de fuerzas positivas. Entonces imagínate lidiando con momentos difíciles con gracia. Prepárate para el día a primera hora de la mañana, incluso antes de levantarte de la cama.

Hecha un vistazo a la rutina de la mañana de Tony Robbins

Visualización de conmutación

En lugar de esperar sin hacer nada mientras llegas a donde necesitas ir, considera usar tu tiempo de viaje para visualizar lo que quieres de la vida. Participa en patrones de pensamiento activo mientras estás en un estado pasivo. Déjate llevar por tus escenas de visualización: adelante, sueña en grande. Deja que la visualización se apodere de tu alma y te impulse hacia la actividad. Serás apaciguado por tus sueños, incluso en la pesadilla de un viajero.

Visualización caminando

Mientras paseas por cualquier espacio verde, usa la tranquilidad de la naturaleza para proyectar tus esperanzas en visiones. La naturaleza crece con energías mágicas, así que recógela mientras puedas. Pasea por el aire libre de forma constante para mantener el equilibrio de un entorno agitado y promover una práctica de visualización saludable.

Visualización en el Break para la comida:

Para aquellos que disfrutan de comer solos, este es el momento perfecto para reflexionar. Pregúntate cómo te gustaría que las cosas sean mejores o cómo puedes mejorar, luego imagínate haciendo esas cosas. Cuando te visualizas a ti mismo haciendo, configuras vías neuronales que facilitan las actividades reales. Come visualización para el almuerzo y estarás mentalmente preparado para el resto del día.

Visualización nocturna

Relájate en la visualización justo antes de ir a la cama, una práctica que te ayuda a conciliar el sueño en un estado de felicidad, uno que genera sueños en realidades mientras duermes. Conjura objetivos pacíficos que asienten la mente y el cuerpo, y luego disfrute de lo refrescado que se siente a la mañana siguiente.