Saltar al contenido

Descubre El Poder que está dentro de ti.

Estás llamado a tener todo lo que amas y deseas.

Tu trabajo está llamado a ser apasionante y estás llamado a lograr todo lo que quieras lograr. Tus relaciones con tu familia y amigos están llamadas a estar llenas de felicidad. Estás llamado a tener todo el dinero que necesites para vivir una vida plena y maravillosa. Estás llamado a estar viviendo tus sueños. ¡Todos! Si quieres viajar, estás llamado a viajar. Si quieres comenzar un negocio, estás llamado a comenzar un negocio. Si quieres aprender a bailar o aprender a navegar en un yate o estudiar italiano, estás llamado a hacer esas cosas. Si quisieras ser músico, científico, dueño de un negocio, inventor, artista, padre o lo que sea que quieras ser, ¡estás llamado a serlo!

Cuando despiertas cada día, debes sentirte lleno de emoción porque sabes que el día va a estar lleno de grandes cosas. Estás llamado a reírte y estar lleno de alegría. Estás llamado a sentirte fuerte y seguro. Estás llamado a sentirte contento contigo mismo y a saber que eres invaluable. Desde luego habrá desafíos en tu vida, y estás también llamado a tenerlos porque te ayudan a crecer, pero estás llamado a saber cómo superar problemas y desafíos. ¡Estás llamado a tener triunfos! ¡Estás llamado a ser feliz! ¡Estás llamado a tener una vida fenomenal!

No naciste para pasar trabajos. No naciste para vivir una vida en que los momentos de alegría son pocos e infrecuentes. No naciste para afanarte en tu trabajo cinco días a la semana con escasos momentos de felicidad los fines de semana. No naciste para vivir con energía limitada y sentirte cansado al final de cada día. No naciste para preocuparte o sentir miedo. No naciste para sufrir. ¿Qué sentido tendría tu vida? Estás llamado a vivir la vida en su mayor plenitud y tener todo lo que quieres y, al mismo tiempo, sentirte lleno de alegría, salud, vitalidad, emociones y amor, ¡porque esa es una vida fenomenal!

La vida de tus sueños, todo lo que te encantaría ser, hacer o tener, ha estado siempre más cerca de ti de lo que suponías, ¡porque el poder para todo lo que quieres está dentro de ti!

Sin excepción, cada persona que tiene una gran vida utilizó el amor para lograrla. ¡El poder para tener todas las cosas positivas y buenas en la vida es el amor!

Así como las leyes de la física gobiernan la aviación, la electricidad y la gravedad, existe una ley que gobierna el amor. Para aprovechar la fuerza positiva del amor y cambiar tu vida debes entender su ley, la más poderosa ley en el universo: la ley de atracción.

La ley de atracción es la ley del amor, y es la ley todopoderosa que mantiene todo en armonía, desde las innumerables galaxias hasta los átomos. Opera en todo y a través de todo en el universo. Y es la ley que opera en tu vida.

En términos universales, la ley de atracción dice: los semejantes se atraen mutuamente. Lo que eso significa en términos sencillos para tu vida es: lo que das, lo recibes de vuelta.

Cualquier cosa que des en la vida es lo que recibes de vuelta en la vida. Cualquier cosa que des, por la ley de atracción, es exactamente lo que atraes hacia ti.

Cada acción de dar crea una acción opuesta de recibir y lo que recibes es siempre igual a lo que has dado. Cualquier cosa que des en la vida debe regresar a ti. Esa es la física y la matemática del universo.

“Dad, y se os dará… porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Jesús

Si piensas y sientes: “La vida es muy buena conmigo”, atraerás hacia ti a las personas, circunstancias y hechos que harán que la vida sea muy buena contigo.

Las personas que tienen grandes vidas hablan más de las cosas que aman. De ese modo logran un acceso ilimitado a todo lo bueno de la vida y se sienten tan libres como las aves que se remontan en el cielo. Para tener una gran vida, rompe las rejas de la jaula que te tiene encarcelado; da amor, habla sólo de las cosas que amas, ¡y el amor te hará libre!

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Jesús

Cuando estás contento, estás generando alegría y recibirás de vuelta experiencias alegres, situaciones de gozo y gente contenta dondequiera que vas. Desde la más pequeña experiencia de escuchar tu canción favorita en la radio hasta experiencias mayores de recibir un aumento de sueldo, todas las circunstancias que vives constituyen la ley de atracción respondiendo a tu sentimiento de alegría. Cuando te sientes irritado, estás dando irritación y recibirás de vuelta experiencias irritables, situaciones irritables y personas irritables dondequiera que vas. Desde la pequeña irritación de un mosquito hasta la irritación mayor de que se te dañe el automóvil, todas estas experiencias constituyen la ley de atracción respondiendo a tu irritación.

Cada sentimiento bueno te une a la fuerza del amor, porque el amor es la fuente de todos los sentimientos buenos. Los sentimientos de entusiasmo, emoción y pasión vienen del amor, y cuando sientes alguno de estos sentimientos de manera constante, te dan una vida llena de cosas entusiastas, emocionantes y apasionadas.

La vida no te está ocurriendo; la vida te está respondiendo. ¡La vida es una decisión tuya! Cada área de tu vida es una decisión tuya. Tú eres el creador de tu vida. Tú eres el que escribe la historia de tu vida. Tú eres el director de la película de tu vida. Tú decides lo que será tu vida por lo que das.

¡Tienes que ser feliz primero, y dar felicidad, para recibir cosas felices! No puede ocurrir de otra manera, porque lo que deseas recibir en la vida, ¡tienes que darlo primero! Tienes control sobre tus sentimientos, tienes control sobre tu amor, y la fuerza del amor te devolverá todo lo que das.

Tal vez quieres viajar, pero si te sientes decepcionado por no tener dinero para hacerlo, entonces en el área de viajes te vas a sentir decepcionado. Sentirte decepcionado significa que estás en una frecuencia de decepción, y continuarás recibiendo circunstancias decepcionantes en las cuales no podrás viajar hasta que cambies la manera de sentirte. La fuerza del amor alterará cada circunstancia para que viajes, pero tienes que estar en una de las frecuencias de sentimientos buenos para recibirla.

Cada segundo es una oportunidad para cambiar tu vida, porque en cualquier momento puedes cambiar tu manera de sentir. No importa lo que hayas sentido antes. No importan los errores que piensas que puedes haber cometido. Cuando cambias la manera de sentir, entras en una frecuencia diferente, ¡y la ley de atracción responde instantáneamente! Cuando cambias tu manera de sentir, ¡el pasado desaparece! Cuando cambias la manera de sentir, tu vida cambia.

Culpar, criticar, señalar errores y quejarse son todas formas de negatividad. Todas traen muchos conflictos. Con cada pequeña queja y por cada momento en que criticas algo, estás dando negatividad. Las quejas sobre el tiempo, el tráfico, el gobierno, tu pareja, tus hijos, tus padres, las largas filas, la economía, la comida, tu cuerpo, tu trabajo, los clientes, los negocios, los precios, el ruido o el servicio parecen pequeñas cosas inofensivas, pero traen de vuelta consigo una cantidad enorme de negatividad.

Elimina de tu vocabulario palabras como terrible, horrible, repugnante y espantoso, porque cuando dices estas palabras, vienen con sentimientos fuertes. Cuando las dices deben regresar a ti, ¡lo cual significa que estás poniéndole esas etiquetas a tu vida! ¿No crees que sería una buena idea usar más palabras como fantástico, fenomenal, fabuloso, brillante y maravilloso?

Puedes tener todo lo que amas y quieres, pero tienes que estar en armonía con el amor, y eso quiere decir que no hay excusas para no dar amor. Las excusas y justificaciones te impiden recibir todo lo que quieres. Te impiden tener una vida fenomenal.

Si al comenzar tu día te sientes feliz, mientras continúes sintiéndote feliz, ¡tu día será formidable! Pero si comienzas el (lía de mal humor, y no haces nada por cambiarlo, tu día no va ser nada bueno.

Un día de buenos sentimientos no sólo te cambia el día, ¡te cambia el día de mañana y el resto de tu vida! Siempre que mantengas tus buenos sentimientos y te vayas a la cama sintiéndote bien, comenzarás el siguiente día con un impulso de buenos sentimientos. Según continúes sintiéndote bien lo más que puedas, tus buenos sentimientos continuarán multiplicándose por la ley de atracción, y así será día tras día y tu vida mejorará más y más.

El Proceso Creativo

Imagínalo. Siéntelo. Recíbelo.

  1. IMAGINA
    Usa tu mente para concentrarte e imaginar lo que deseas. Imagina que estás con lo que deseas. Imagínate haciendo cosas con lo que deseas. Imagina que tienes lo que deseas.
  2. SIENTE
    Al mismo tiempo que imaginas, debes sentir amor hacia lo que estás imaginando. Debes imaginar y sentir que estás con lo que deseas. Debes imaginar y sentir que haces cosas con lo que deseas. Debes imaginar y sentir que tienes lo que deseas.
    Tu imaginación te conecta con lo que quieres. Tu deseo y tus sentimientos de amor crean el magnetismo, el poder magnético, y atraen el deseo hacia ti. Esto completa tu participación en el Proceso Creativo.

  3. RECIBE
    La fuerza del amor funcionará a través de las fuerzas visibles e invisibles de la naturaleza para traerte lo que deseas. Utilizará circunstancias, hechos y personas para darte lo que amas.

Cualquier deseo que tengas debes desearlo con todo tu corazón. El deseo es amor, y a menos que tengas un deseo ardiente en tu corazón, no tendrás suficiente poder para aprovechar la fuerza del amor.

Cuando utilices el Proceso Creativo, imagina y siente que ya tienes lo que quieres y nunca te desvíes de esa posición. ¿Por qué? Porque la ley de atracción copia lo que das, ¡y tienes que imaginar y sentir que ya lo tienes!

Si quieres bajar de peso, entonces da amor imaginándote y sintiéndote con el cuerpo que te gustaría tener, en lugar de imaginar y sentir todos los días que tienes sobrepeso. Si quieres viajar, entonces da amor imaginándote y sintiéndote de viaje, en lugar de imaginar cada día que no tienes dinero para viajar.

Cuando imaginas algo positivo que quieres y amas, estás aprovechando la fuerza del amor. Cuando imaginas algo positivo, algo bueno, y te provoca amor, eso es lo que estás dando, y eso es lo que recibirás. Si puedes imaginarlo y sentirlo, entonces lo puedes recibir. ¡Pero lo que estás imaginando tiene que venir del amor!

Lo que estás imaginando no debe hacer daño a otra persona. Imaginar algo que cause daño a otra persona no viene del amor sino de la falta de amor. Y con toda certeza cualquier negatividad, aunque sea imaginada, ¡regresará a la persona que la envió con igual ferocidad! Cualquier cosa que des, la recibirás de vuelta.

Cualquier cosa que seas capaz de imaginar ya existe.

Después de graduarse de la universidad, una joven estuvo meses tratando de conseguir un empleo. Su mayor obstáculo fue imaginar que tenía un empleo cuando no lo tenía. Escribía en su diario todos los días lo agradecida que estaba por el empleo que estaba por llegarle, pero seguía sin trabajo. Entonces se percató súbitamente de un detalle. Sus acciones desesperadas de solicitar constantemente un empleo tras otro le decían en voz alta y con toda claridad a la ley de atracción que no tenía trabajo.

De modo que esto fue lo que hizo y todo cambió. Decidió usar su imaginación y vivir como si ya estuviera empleada. Ponía el despertador temprano como si tuviera que ir al trabajo. En lugar de escribir en su diario que estaba agradecida por el empleo que estaba por llegarle, escribió que estaba agradecida por el éxito en su trabajo y por sus compañeros de trabajo. Planeaba la ropa que se iba a poner cada día. Abrió una cuenta de ahorros para depositar los cheques de sus salarios. Durante dos semanas se sintió como si de verdad tuviera un empleo. Entonces, cuando menos lo esperaba, una amiga le habló de una posición que había surgido. Fue a la entrevista, obtuvo el empleo y recibió todo lo que había escrito en su diario.

Tus sentidos también son accesorios. Así que usa todos tus sentidos para ayudarte a sentir que ya tienes lo que quieres. Usa el tacto para que tu piel sienta lo que quieres. ¡Pruébalo, huélelo, míralo y óyelo!

Tus sentimientos crean un campo magnético que te rodea completamente. Cada persona está rodeada por un campo magnético, así que dondequiera que vas, el campo magnético va contigo. Tal vez has visto películas antiguas que ilustran algo parecido cuando muestran un aura o un halo alrededor de una persona. Pues el aura que rodea cada persona es en realidad un campo electromagnético, y es a través del magnetismo del campo que te rodea que atraes todo en tu vida. ¡Lo que determina en un momento determinado si tu campo es positivo o negativo son tus sentimientos!

Cada vez que das amor, a través de tus sentimientos, palabras o acciones, añades más amor al campo que te rodea. Mientras más amor das, mayor y más poderoso es tu campo magnético. Todo lo que está en tu campo magnético está atrayéndose hacia sí mismo, así que mientras más amor haya en tu campo, más será el poder que tienes para atraer la cosas que amas. Puedes llegar al punto en que el poder magnético de tu campo es tan positivo y fuerte que podrías tener un destello de imaginar y sentir algo bueno, ¡y de pronto ha aparecido en tu vida! Ese es el poder increíble que tienes en tu vida. ¡Y ese es el poder fenomenal de la fuerza del amor!

¡Se supone que la vida sea divertida! ¡Cuando te estás divirtiendo, te sientes fenomenal y recibes grandes cosas! Cuando tomas la vida demasiado en serio, recibes cosas serias. La diversión te da la vida que quieres, y tomar las cosas en serio te da una vida que tienes que tomar en serio. Tienes el poder sobre tu vida, y puedes usarlo para diseñar tu vida de la manera que quieras, pero por tu propio bien, ¡relájate!

“Éste es el milagro que siempre le ocurre a aquellos que realmente aman: mientras más dan, más poseen”. Rainer Maria Rilke

Tu tarea es amar lo más que puedas cada día. Si puedes simplemente amar y adorar todo lo que puedas hoy, buscar y sentir las cosas que amas y alejarte de las que no amas, tus días rebosarán de la inefable felicidad de todo lo que quieres y amas.

“El amor es la llave maestra que abre las puertas de la felicidad”. Oliver Wendell Colmes

Cada vez que te sientes agradecido estás dando amor, y todo lo que das, lo recibes. Sea que le das las gracias a una persona o que te sientes agradecido por un automóvil, unas vacaciones, una puesta de sol, un regalo, una casa nueva o una ocasión emocionante, estás dando amor por esas cosas y recibirás de vuelta más alegría, más salud, más dinero, más experiencias fenomenales, más relaciones increíbles, más oportunidades.

Cuando estás agradecido por las cosas que tienes, no importa cuán pequeñas puedan ser, recibirás más de esas cosas. Si estás agradecido por el dinero que tienes, por poco que sea, recibirás más dinero. Si estás agradecido por una relación, aunque no sea perfecta, la relación mejorará. Si estás agradecido por el trabajo que tienes, aunque no sea el trabajo de tus sueños, recibirás mejores oportunidades en tu trabajo. ¡Porque la gratitud es el gran multiplicador de la vida!

“Si la única plegaria que pronuncias en toda tu vida es ‘gracias, es suficiente”. Meister Eckhart

Cuando te ocurre algo bueno en el curso de tu día, da gracias. No importa cuán pequeño sea, di gracias. Cuando consigues el estacionamiento perfecto, escuchas tu canción favorita en la radio, llegas a un semáforo que te da luz verde o encuentras un asiento vacío en el autobús o el tren, di gracias. Estas son todas cosas buenas que estás recibiendo de la vida.

“Cuando te das cuenta de que no te falta nada, el mundo entero te pertenece”. Lao Tsu

Cualquier cosa que das, la recibes de vuelta. Lo más importante es que cuando pagues tus cuentas, encuentres una manera, cualquiera que sea, de obligarte a sentirte bien. Nunca pagues tus cuentas cuando no te sientes bien, porque no harás más que atraer cuentas más altas.

Hay un juego que puedes jugar para acordarte de sentirte bien acerca del dinero cada vez que lo manejas. Imagina un billete de un dólar. Imagina el frente del billete de un dólar como el lado positivo que representa mucho dinero. Imagina el reverso del billete como el lado negativo que representa la falta de dinero. Cada vez que manejas dinero, dale vuelta deliberadamente para que el billete esté de cara hacia ti. Coloca los billetes en tu billetera de cara hacia ti. Cuando entregas dinero, asegúrate de que el frente esté hacia arriba. Haciendo esto estás usando el dinero como un recordatorio para sentirte bien acerca del dinero en abundancia.

Si estás usando una tarjeta de crédito, dala vuelta para que el frente donde está tu nombre esté hacia arriba, porque así el frente te está diciendo que hay una abundancia de dinero ¡y que tiene tu nombre!

Cuando pagues por algo, al entregar tu tarjeta o dinero en efectivo imagina una abundancia de dinero para la persona a quien le estás haciendo el pago, y siéntelo. ¡Cualquier cosa que das la recibes de vuelta!

Recuerda, cada vez que sepas de alguien que recibe más dinero o tiene éxito, emociónate, ¡porque quiere decir que estás en esa frecuencia! Es una prueba de que estás en una buena frecuencia, así que emociónate como si te estuviera ocurriendo a ti, porque tu reacción a esa noticia es todo. Si reaccionas con alegría y emoción por esa otra persona, estás diciéndole que sí a más dinero y éxito para ti también. Si reaccionas sintiendo decepción o envidia porque no te está ocurriendo a ti, tus sentimientos malos le están diciendo que no a más dinero y éxito para ti. Si sabes de una persona que se gana la lotería, o sabes de una compañía que está teniendo ganancias récord, emociónate y alégrate por ellos. El hecho de oír la noticia te dice que estás en la misma frecuencia, ¡y tu reacción sintiéndote bien por esas personas te dice que sí a ti!

“No se trata de cuánto dinero damos, sino cuánto amor sentimos al darlo”. Madre Teresa

El dinero es sólo una herramienta para que puedas disfrutar las cosas que amas en la vida. Cuando piensas en las cosas que puedes hacer con el dinero, sentirás mucho más amor y alegría que cuando piensas sólo en el dinero. Imagina que estás con lo que amas y te gusta, haciendo lo que te gusta y teniendo las cosas que te gustan, porque entonces sentirás mucho más amor que si sólo piensas en el dinero.

No sabrás cómo vas a recibir lo que quieres hasta que lo recibes, pero la fuerza del amor sí lo sabe. No obstruyas tu propio camino y ten fe. Imagina lo que quieres, siente felicidad dentro de ti, y la atractiva fuerza del amor hallará la manera perfecta de que lo recibas. Nuestras mentes humanas son limitadas, pero la inteligencia de la fuerza del amor es ilimitada. Sus maneras sobrepasan nuestra comprensión. No limites tu vida pensando que el dinero es la única manera de obtener algo que quieres. No hagas que el dinero sea tu único objetivo, sino haz que tu objetivo sea lo que quieres ser, hacer, tener. Si quieres una casa nueva, imagina y siente la alegría de vivir en ella.

Hay una regla sobre el dinero: nunca puedes anteponer el dinero al amor. Si lo haces, violas la ley de atracción del amor y sufrirás las consecuencias. El amor debe ser la regla que gobierna tu vida. Nada puede colocarse nunca por encima del amor. El dinero es una herramienta para tu uso y lo atraes hacia ti a través del amor, pero si colocas el dinero antes que el amor en tu vida, ello causará que recibas un montón de cosas negativas. No puedes dar amor por dinero y entonces ir por ahí siendo negativo y comportándote groseramente hacia la gente, porque si lo haces, le abres la puerta a la negatividad para que entre en tus relaciones, tu salud, tu felicidad y tus finanzas.

Alguna gente piensa que tener una relación buena o mala depende de la otra persona, pero la vida no ocurre de esa manera. No puedes decirle a la fuerza del amor: “¡Te daré amor sólo cuando la otra persona me lo dé a mí!” ¡No puedes recibir nada en la vida a menos que tú lo des primero! Cualquier cosa que des, eso recibirás, así que no depende de la otra persona en lo absoluto: ¡todo depende de ti! Todo depende de lo que estás dando y lo que estás sintiendo.

“El odio no se conquista con odio. El odio se conquista con amor. Ésta es una ley eterna”. Gautama Buda
“La felicidad depende de nosotros mismos”. Aristóteles

Sé agradecido por tu cuerpo en lugar de estarle encontrando defectos. Cada vez que tienes un pensamiento de algo que no te gusta de tu cuerpo, recuerda que el agua que llevas dentro del cuerpo está recibiendo esos sentimientos. Mejor da las gracias con todo tu corazón por lo que te gusta de tu cuerpo e ignora las cosas que no te gustan.

Antes de comer o beber agua, mira lo que estás a punto de comer o beber y siente amor y gratitud. Asegúrate de que tus conversaciones son positivas cuando te sientas a comer.

Bendecir los alimentos da amor y gratitud por la comida. Al bendecir los alimentos, cambias la estructura del agua en la comida y su efecto en tu cuerpo. Bendecir el agua con amor y gratitud tiene el mismo efecto. Tus sentimientos positivos de amor pueden cambiar la estructura del agua en todo, así que usa ese poder.

Los milagros son la fuerza del amor en acción. Los milagros ocurren cuando uno se aleja de la negatividad y se concentra sólo en el amor. Aunque hayas sido un pesimista toda tu vida, nunca es demasiado tarde.

Viniste a este mundo con tu amor, y es la única cosa que te llevarás contigo. Mientras estás aquí, cada vez que escoges lo positivo, cada vez que optas por sentirte bien, estás dando tu amor, y con él iluminas el mundo. Y todo lo que puedes desear, todo lo que seas capaz de soñar, todo lo que amas te seguirá dondequiera que vayas.

Tienes la fuerza más grande del universo dentro de ti. ¡Y él con ella, tendrás una vida maravillosa!

El Poder está dentro de ti.

Que el poder te traiga amor y alegría durante toda tu existencia.

Ésa es mi intención para ti y para el mundo.