Saltar al contenido

¡Despedido! Esta es la razón por la que deberías ‘correrte’ de tu propio negocio Puede que hacerlo te haga un mejor dueño, en serio.

“Estás despedido”.

Todo dueño de negocio y profesionista dicho o escuchado estas palabras. Pero, ¿te las has dicho a ti mismo? Si la respuesta es ‘no’, estás en una zona de confort muy peligrosa y lo digo en serio. Es momento de hacer algo radical.

Levanta tu trasero de esa cómoda silla, llévate al espejo más cercano y repite conmigo: “Estás despedido”. Siéntete libre de acentuar las palabras con signos de exclamación. Y para tener un mayor impacto, hazlo con la terrible voz de cierto presidente que debería haberse quedado en su reality show. ¿Nervios de punta?

Ahora date un momento para pensar en tus siguientes movimientos en este ejercicio virtual. Habiendo caído la hacha proverbial, ¿cómo seguirías adelante, refrescando tu estrategia o buscando tu próximo éxito y haciéndolo aún mejor? ¿Cómo sería este proceso y qué harías diferente?

En este mundo imaginario tu puedes escribir tu propio guion, así que elige una aventura épica con un final glorioso. Asegúrate de incluir suficientes obstáculos y unos cuantos momentos de miedo real y tangible en el camino. Después de todo, ¿qué final sería realmente glorioso si no hay retos que enfrentar? (Hola, ¡directo a Hollywood!) Éstas son las lecciones que nos forman, y nos podemos rendir ante ellas y salir de la jugada o aprender de ellas y crecer como líderes.

Así que asúmelo, escríbelo y comprométete… Los obstáculos, los miedos, las altas y bajas y sí, el éxito. Te acabas de correr a ti mismo (virtualmente) y tienes que salir adelante. ¿Qué vas a hacer ahora?

Como dueño de negocio que se ha despedido a sí mismo varias veces, llamo a esta técnica arreglar lo que no se ha roto. No puedes blindarte exitosamente hacia el futuro si no te has visto acorralado en una esquina, y este es un error que muchos emprendedores cometen cuando se sienten cómodos.

El co-fundador de Google, Larry Page, dijo alguna vez: “Muchas empresas no triunfan a lo largo del tiempo. ¿Qué hacen mal? Y por lo general es que se olvidan del futuro”. Intenta aplicar este mismo enfoque proactivo de despedirte a ti mismo en los momentos en los que no sientas necesitarlo. Si estos pasos te parecen sencillos es porque lo son, pero también son bastante útiles:

Ábrele la puerta a la incomodidad
Un despido es terrible, incluso si es virtual. Recuerda lo que se enciende en ti cuando pasa y haz de la incomodidad tu mejor aliado. Como emprendedores y dueños de negocios, navegamos a través de un camino plagado de retos. Intenta verlo de manera diferente y convierte los obstáculos en oportunidades. Sal de tu zona de confort y aprende a amar ese sentimiento al hacerlo.

Deshazte de la complacencia
Ya sea que estés entre un trabajo y otro, o felizmente trabajando en tu más reciente proyecto, la auto complacencia es la muerte, el tipo de asesino que en el mejor de los casos te lleva a la Ciudad de la Mediocridad, o, lo que es más probable, te hace caer por un espiral. Actívate, sacúdete, haz que las cosas pasen. No tengas miedo de salir de la rutina. Puede que este cambio tenga consecuencias positivas en en tu vida.

Innova constantemente
En los pocos minutos que llevas leyendo este artículo, han emergido nuevas tecnologías que afectarán la forma en la que nos comunicamos y en la que hacemos negocios. En serio. Para seguir siendo competitivo necesitas seguir innovando. Rétate a ir un paso más allá, a reemplazar esos procesos obsoletos con unos más eficientes. Busca inspiración en las diferentes industrias.

Sé un estudiante toda tu vida
Decir que “siempre estás aprendiendo” es fácil, pero esto implica que debes ser lo suficientemente humilde como para realmente aprender. Despedirte (incluso si lo haces tú mismo) es una lección inmediata de humildad, una que te obliga a reflexionar sobre lo que funcionó y lo que no, y lo que necesitas hacer para crecer. No permitas que tu ego se meta en el camino. Pide ayuda, aprende a encontrar el mejor consejo síguelo haciendo el resto de tu carrera.

Ten sentido del humor
Aceptémoslo: los negocios suelen ser difíciles, llenos de experiencias estresantes que pueden darte serios dolores de cabeza, cuando menos. Así que ríete, bromea y relájate. Esto no sólo es bueno para tu salud sino que activará tu creatividad, porque el humor es la semilla de GRANDES y locas ideas, el tipo de ideas que cambian al mundo.

Al final, una sesión de despido virtual es para que puedas estar un paso adelante, usando la imaginación y la acción no sólo para evitar problemas que puedan hundirte, sino para que sigas innovando y teniendo éxito. Para ponerlo. más claro: ¿Qué preferirías, arreglar tu Ferrari o esperar a que explote el motor? Tú decides.