Saltar al contenido

Después de estudiar a 500 millonarios este autor reveló el rasgo más común para el éxito

La mayor diferencia entre un millonario y un no millonario podría ser algo más que el dinero – podría ser una mentalidad.

El libro más famoso de desarrollo personal de Napoleon Hill, “Piense y Hágase rico“, fue publicado en 1937 y desde entonces se ha convertido en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos. En él, Hill lista 13 pasos probados que fundamentalmente transforma una mentalidad regular en una mentalidad millonaria.

El libro se basa en la investigación de Hill sobre los hábitos y patrones de 500 millonarios, incluyendo a Andrew Carnegie, Henry Ford y Charles Schwab. Lo que Hill encontró particularmente interesante al estudiar el grupo fue que el rasgo de carácter más central que diferenciaba la mente de un millonario de una mente regular era la decisión. Hill escribió:

“El análisis de varios cientos de personas que habían acumulado fortunas mucho más allá de la marca de un millón de dólares reveló el hecho de que cada uno de ellos tenía el hábito de tomar decisiones con prontitud”.

De los 13 principios de Hill, el dominio de la procrastinación fue el número siete.

Aquellos que toman decisiones rápidamente y definitivamente saben lo que quieren, y generalmente lo consiguen… El mundo tiene el hábito de dejar espacio para el hombre cuyas palabras y acciones demuestran que sabe a dónde va“.

Según Hill, el factor más importante para tener éxito en ganar dinero es la toma de decisiones fuertes. Con el fin de mejorar la confianza en la toma de decisiones y rapidez, Hill aconseja:

“Mantén los ojos y oídos bien abiertos – y tu boca cerrada – si deseas adquirir el hábito de decisiones rápidas. Los que hablan demasiado no hacen otra cosa. Si hablas más de lo que escuchas, no sólo te privas de muchas oportunidades de acumular conocimientos útiles, sino que también revelas tus planes y propósitos a las personas que se deleitarán en derrotarte, porque te envidian”.

Aunque Hill falleció hace más de cuatro décadas, su legado sigue vivo. Líderes, atletas y empresarios de todo el mundo continúan inspirándose en las palabras que escribió.

“Dile al mundo lo que piensas hacer, pero primero muéstralo.”