Saltar al contenido

Steve Jobs practicaba este hábito único para tener ideas creativas, y la neurociencia está de acuerdo

Los visitantes de la casa de Steve Jobs en Palo Alto y la sede corporativa de Apple en Cupertino, California, estaban muy familiarizados con un hábito que ayudó a Jobs a despejar su mente y desarrollar nuevas ideas.

El biógrafo de Jobs Walter Isaacson no lo sabía cuando conoció al legendario cofundador de Apple, pero pronto se enteró de que Jobs prefería tener conversaciones serias en largos paseos.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Brent Schlender cubrió a Steve Jobs durante veinticinco años para Fortune y The Wall Street Journal. En Becoming Steve Jobs, Schlender recordó que Jobs lo invitaba a su casa “para dar un paseo” cuando quería hablar sobre un tema. Jobs y el jefe de diseño Jony Ive fueron vistos a menudo tomando los “paseos regulares de lluvia de ideas” alrededor del campus de Apple. Los empleados de Pixar le dijeron a Schlender que Jobs “siempre fue grande en ir a caminar con la gente”.

Una reciente investigación de la neurociencia demuestra que Jobs estaba en algo. Caminar realmente hace chispa en nuestra creatividad.

Deja que tu cerebro Genio encuentre nuevas soluciones

En The Net and the Butterfly: The Art and Practice of Breakthrough Thinking, los autores Olivia Fox Cabana y Judah Pollack citan los estudios actuales que muestran que las ideas revolucionarias ocurren cuando el cerebro cambia del modo “red ejecutiva” a “red predeterminada”. Mientras que la parte ejecutiva de nuestro cerebro está centrada en tareas y objetivos, la red por defecto – el “salón del genio” – serpentea y saca las tormentas de ideas. Los dos trabajan juntos. La red ejecutiva establece un objetivo o identifica un problema y pasa a realizar otras tareas mientras que la red predeterminada presenta soluciones creativas.

De acuerdo con la investigación, dar un paseo es la mejor manera de activar la cooperación entre los dos modos y desencadenar tus ideas más creativas. “Si tuviéramos que elegir una sola actividad estúpida para hacer, sería caminar”, concluyen Cabana y Pollack.

“Desde una perspectiva evolutiva, el cerebro de nuestros antepasados se desarrolló mientras trabajaban, caminando hasta doce millas al día.” El cerebro todavía anhela esa experiencia”.

Según un estudio de Stanford, caminar aumentó la producción creativa de una persona en un 60 por ciento. Los sujetos recibieron pruebas de “pensamiento divergente” que miden la creatividad. Se les pidió que pensaran en usos alternativos para un objeto en particular y tenían cuatro minutos para llegar a sus respuestas para cada conjunto de objetos. Las respuestas eran “novedosas” si los otros participantes del grupo no habían pensado en la idea.

Los investigadores de Stanford midieron la creatividad de los sujetos mientras caminaban. La mayoría de los participantes eran mucho más creativos cuando caminaban. El movimiento era la clave. “El acto de caminar por sí mismo, y no el medio ambiente, fue el principal factor“, según la investigación de Stanford.

Florence Williams prefiere caminar fuera. El autor del nuevo libro, The Nature Fix, y un editor colaborador de la revista Outside escribe: “Nos beneficia cognitivamente y la psicología de tener árboles, cuerpos de agua y espacios verdes para mirar. De manera similar a las conclusiones de The Net y The Butterfly, Williams cita una investigación que muestra que la red predeterminada de nuestros cerebros es la clave de la creatividad. Según Williams, es la parte de nuestro cerebro que es “de libre alcance, soñador, y mente nómada.”

Nuestros antepasados ​​estaban en movimiento

Los neurocientíficos que estudian la atención dicen que los resultados de los estudios de caminar no son sorprendentes porque nuestros antepasados ​​se mudaban – mucho. Según el biólogo John Medina de la Universidad de Washington, “Desde una perspectiva evolutiva, nuestro cerebro se desarrolló mientras trabajaban, caminando hasta doce millas al día.” El cerebro todavía anhela esa experiencia”.

En un estudio para el American Journal of Human Biology, los investigadores de Yale dicen que debido a que nuestro cerebro evolucionó mientras caminaba, es bueno para nuestra salud y bueno para nuestras mentes. “Así que muevete, y preferiblemente con frecuencia, ya que la necesidad de actividad parece estar incorporada en nuestros huesos, corazones y ser.”

Ciertamente hay beneficios para la salud al estar en movimiento.  Presión arterial más baja y el riesgo reducido del movimiento parecen ser los beneficios primarios de caminar, según la escuela de medicina de Harvard. Lo último en neurociencia confirma que caminar realmente tiene un beneficio creativo, también.

La próxima vez que leas acerca de un innovador creativo que hace lo mejor posible mientras camina, considera levantarte de tu silla y moverte. Una idea revolucionaria podría estar esperando en el salón del genio de tu cerebro.