Saltar al contenido

El mejor lugar para estar: una historia zen

Un nuevo discípulo le preguntó a su maestro zen, ampliamente viajado, "Has estado en muchos lugares del mundo. ¿Cuál es el mejor lugar en el verano? ¿Cuál es el mejor lugar durante el monzón? ¿Cuál es el mejor lugar para ir durante el invierno?"

Historia: Había una vez un maestro zen que había viajado a muchas partes del mundo. Un día salió a caminar y un nuevo discípulo se unió a él.

De repente comenzó a llover. El discípulo rompió inmediatamente una hoja enorme de una planta de banano cercana y la sostuvo sobre su cabeza. Le preguntó a su maestro: “Has estado en muchos lugares del mundo. ¿Cuál es el mejor lugar en el verano? ¿Cuál es el mejor lugar durante el monzón? ¿Cuál es el mejor lugar para ir durante el invierno?”

El maestro siguió caminando bajo la lluvia y dijo: “¡Si realmente quieres estar en el mejor lugar, debes ir al lugar donde no hay verano, lluvia o invierno!”

“¿Has estado allí?”

“¡Si!”

“¿Me dirás dónde está?”

“¡Te enteras y te vas!” dijo el maestro y siguió caminando sin romper su paso.

Sadhguru: Una maestra estaba explicando a sus alumnos con gran entusiasmo acerca de la circulación sanguínea en el cuerpo. Ella quería involucrarlos más y le hizo una pregunta a un niño de la clase.

Cuando vas más allá de las limitaciones del cuerpo, ¿dónde puede haber invierno o verano?

“Si me paro boca abajo ahora, la sangre correrá a mi cabeza y notarás que mi cara se pondrá roja. Pero cuando me paro, mis pies no se ponen rojos. ¿Puedes explicar por qué?”

Antes de que ella pudiera batir sus párpados, el niño respondió: “Porque tus pies no están vacíos”.

Este discípulo que hizo preguntas a su maestro zen conocía la vida solo en la medida en que este niño conocía el cuerpo humano. ¿Cuál es el mejor lugar para estar durante el verano? Un lugar frío será el mejor. En invierno, un lugar que reciba la máxima luz del sol se verá como el mejor lugar para pasar unas vacaciones. Este es el tipo de mentalidad que el discípulo revela sobre sí mismo al hacer estas preguntas. Sin embargo, el maestro le recuerda: “Esta no es tu vida”.

El maestro le decía: “Tu vida se trata de llegar a ese lugar donde no hay verano, monzón o invierno”. El viaje del que habla no es un lugar que pueda encontrar en un mapa geográfico. Él solo está indicando que su viaje debe ir más allá de los límites físicos. Cuando vas más allá de las limitaciones del cuerpo, ¿dónde puede haber invierno o verano? ¿Pueden el invierno o los vientos tocar las profundidades de su interioridad? El frío y el calor solo pueden tocar la superficie de su piel. No se trata de pensar en qué lugar sería el mejor lugar de vacaciones porque, incluso si va allí, solo el cuerpo estará cómodo, pero habrá molestias con todo lo demás. Desde donde estás ahora, puedes hacer tu interioridad de tal manera que las situaciones externas no puedan tocarte de ninguna manera.