Saltar al contenido

EL MITO DE LA MOTIVACIÓN: Cómo despegarse

Muchos de nosotros caemos en la trampa de que la motivación es algo que debemos tener primero para comenzar o terminar una tarea. Desafortunadamente, ese no es siempre el caso.

Estoy seguro de que has estado en situaciones en las que tu mente quería lograr algo, pero tu cuerpo dijo: «No, hoy no». Es casi como si estuvieras luchando contra ti mismo por lo mismo que dijiste que querías hacer.

Muchos de nosotros posponemos las cosas hasta que no queremos pensar más en la tarea o inconscientemente encontramos otra cosa que hacer para mantener nuestras mentes ocupadas.

El ensayista estadounidense Ralph Waldo Emerson es famoso por decir: «Haz lo que quieras y obtendrás la energía para hacerlo». En traducción, incluso si no tiene ganas de escribir o hacer ejercicio ahora, una vez que abra su computadora portátil y comience a escribir o se amarre los zapatos para correr y salga por la puerta, la energía que está buscando para hacerlo lo perseguirá. comienzo.

Aunque esta cita se dijo en el siglo XIX, la ciencia está demostrando lo que Emerson señaló hace tantos años.

Esto es lo que pasa con la motivación

Durante tanto tiempo, la investigación científica asoció el neurotransmisor dopamina con el placer; sin embargo, una nueva investigación confirma que también es responsable de la motivación.

Muchos de nosotros esperamos hasta sentirnos inspirados o motivados para comenzar una nueva tarea o hábito. Esperamos pacientemente a que la dopamina se libere en nuestro cerebro, con la esperanza de que nos motive para hacer ejercicio o comenzar a escribir ese nuevo libro. Y todos sabemos que rara vez llega.

He aquí por qué: la motivación viene después de comenzar una tarea, no antes. Entonces, si desea comenzar a escribir un libro o ir al gimnasio después del trabajo, intente concentrarse en lo que David Allen llama la «regla de los 2 minutos».

La regla establece: “Cuando comienzas un nuevo hábito, deberías tardar menos de dos minutos en hacerlo”.

Entonces, ¿cómo funciona esto? Cuando quieras desarrollar un nuevo hábito, solo concéntrate en los primeros 2 minutos de la tarea, y una vez que lo hagas, ¡llegará la oleada de motivación!

Si quieres leer más, solo concéntrate en abrir el libro y leer una página. Si deseas correr después del trabajo, solo concéntrate en atarte los zapatos y salir por la puerta. En ambos ejemplos, encontrará que una vez que comience, el resto de la tarea fluirá con bastante facilidad.

La idea detrás de esta estrategia es solo comenzar; entonces, tu cerebro comenzará a trabajar por ti, dándote la motivación que anhelabas antes de iniciar la tarea.

Como dijo James Clear, autor de Atomic Habits, la mayor cantidad de fricción para cualquier tipo de tarea nueva está al principio. Pero cuando estableces la meta de atarte los zapatos y salir por la puerta o simplemente abrir tu computadora portátil y comenzar a escribir, lo haces tan fácil que es difícil para ti decir que no.

“No te dejes empujar por los miedos en tu mente. Déjate guiar por los sueños en tu corazón.” ― Roy T. Bennett

Ten claro lo que necesitas lograr

Otra forma de infundir motivación para una tarea que desea completar es tener claro cuándo la va a completar. Programa la tarea en tu día!

Este ha sido el truco de vida más importante para mi escritura y lectura constantes todos los días. De hecho, mi esposa y yo tenemos este dicho de que “si no está en el calendario, entonces no se está haciendo”. Entonces, incluso cuando tenemos reuniones familiares, nos invitamos a los calendarios de los demás porque sabemos lo ocupada que puede ser la vida.

Tenemos demasiadas distracciones y demandas como para «esperar» que encuentres el tiempo para completar una tarea. Recuerda esto: no se está haciendo si no le dices a tu cerebro cuándo.

En lugar de esperar, con la esperanza de encontrar tiempo para completar una tarea en particular, pon la tarea en tu calendario. Esto le dice a tu cerebro que no harás nada más que esta tarea.

La verdad que necesitas entender sobre la motivación

Descubrirá que muchas personas nunca comienzan una tarea o persiguen una meta porque «nunca llegaron a hacerlo». Pero si programa sus tareas diariamente, casi pone su fuerza de voluntad y motivación en piloto automático, independientemente de si «tiene ganas de hacerlo o no».

Por ejemplo, si deseas ir al gimnasio cada dos días después del trabajo entre las 5 y las 6 p. m., horas extra en cada sesión de gimnasio, comenzarás a crear una rutina que genere menos fricción. Y dado que somos criaturas de hábitos, continuará profundizando la vía neuronal correspondiente en su cerebro, lo que facilitará que este nuevo comportamiento se mantenga.

Es casi como si su cuerpo lo empujara hacia el hábito recién establecido porque está arraigando conscientemente un comportamiento aprendido.

Muchos de nosotros permitimos que las circunstancias y las emociones influyan inconscientemente en las tareas que esperamos realizar, pero si tiene una rutina constante, su cuerpo se alineará naturalmente, haciéndolo más fácil para usted.

Entonces, en el contexto del cambio humano, la motivación se trata menos de tener la energía suficiente para llevar a cabo una tarea. En cambio, se trata más de comprender cómo su cuerpo desarrolla sus comportamientos y acciones. Una vez que obtenga conocimiento de cómo funciona su cuerpo ahora, puede guiarse adecuadamente hacia los deseos que busca.