Saltar al contenido

En 1985, Steve Jobs hizo estas predicciones misteriosamente precisas sobre el futuro de la tecnología

En el primer trimestre de 2018, Apple despachó 16 millones de unidades de su iPhone X en tres meses, según un estudio de Strategy Analytics, obteniendo el primer puesto como el teléfono inteligente más vendido del mundo.

Pero hace más de 30 años, el cofundador de Apple, Steve Jobs, todavía tenía que explicar cómo las computadoras serían útiles para la gente común.

“Una computadora es la herramienta más increíble que hemos visto. Puede ser una herramienta de escritura, un centro de comunicaciones, un supercalculador, un planificador, un archivador y un instrumento artístico, todo en uno, simplemente al recibir nuevas instrucciones o software para trabajar”, dijo Jobs a Playboy en una entrevista en 1985.

En ese momento, las computadoras eran caras y difíciles de usar. Jobs, sin embargo, tenía una visión de lo que algún día podrían llegar a ser. Aquí hay tres predicciones que hizo en 1985 las cuales acertó, y una que se equivocó.

552085

1. Las computadoras se usarán en casa, por diversión

En 1985, Apple lanzó cuatro computadoras: la Apple I en 1976, la Apple II en 1977, la Lisa en 1983 y la Macintosh en 1984. Esos modelos se usaron principalmente en oficinas para computación de negocios o para la educación en las escuelas, según el artículo de Playboy.

“Realmente puedes preparar documentos mucho más rápido y con un nivel de calidad superior, y puedes hacer muchas cosas para aumentar la productividad de la oficina. Una computadora libera a las personas de gran parte del trabajo doméstico”, dijo Jobs a Playboy.

Pero no había muchas razones para usar una computadora durante su tiempo libre. Jobs describió la idea de las computadoras hogareñas como “más un mercado conceptual que un mercado real” en ese momento.

“Las razones principales para comprar una computadora para tu hogar ahora son que deseas hacer algún trabajo comercial en tu hogar o deseas ejecutar un software educativo para ti o tus hijos”, explicó Jobs. Sin embargo, él imaginó el potencial.

“Esto cambiará: las computadoras serán esenciales en la mayoría de los hogares”, predijo Jobs.

2. Usaremos computadoras para interactuar entre nosotros

Jobs predijo que lo que haría que las computadoras fueran más útiles, con fines ajenos al negocio, sería la conectividad.

“La razón más convincente para que la mayoría de las personas compre una computadora para el hogar será vincularla a una red de comunicaciones nacional”, dijo Jobs a Playboy.

Cuando hizo esa predicción en el ’85, se adelantó cuatro años al trabajo de Tim Berners-Lee en 1989 para desarrollar un sistema llamado World Wide Web. “Berners-Lee escribió el primer editor de páginas web y navegador web en su oficina en CERN [la Organización Europea para la Investigación Nuclear], y para finales de 1990, la primera página web se publicó en línea”, explica The New York Times.

La creación de una red de comunicaciones de larga distancia para computadoras había comenzado décadas antes como un proyecto de investigación académica llamado ARPANET , financiado por el ejército de los EE. UU. ARPANET se convirtió en la base de la Internet moderna cuando los ingenieros Vint Cerf y Bob Kahn comenzaron a construir nuevos estándares para la red, llamados TC/IP. ARPANET cambió a ese estándar el 1 de enero de 1983, allanando el camino para una red global abierta.

Ahora, todo, desde aspiradoras hasta interruptores de luz, están conectados a internet, y es una tendencia de conducción en la tecnología conocida como “Internet de las cosas “. El impacto económico potencial de la adopción de dispositivos inteligentes podría estar entre $3.9 y $11.1 billones para el año 2025, según el análisis del McKinsey Global Institute.

3. Las computadoras tendrán un mouse

Por difícil que pueda parecer, las computadoras no siempre se manejaban con un mouse. Antes de que Apple presentara el Lisa y el Macintosh (que presentaba un mouse y una interfaz gráfica de usuario), la mayoría de las computadoras personales vendidas comercialmente necesitaban tener instrucciones y comandos escritos con un teclado.

Jobs defendió su apoyo al mouse: “Si quiero decirte que hay una mancha en tu camisa, no voy a hacerlo lingüísticamente: ‘Hay una mancha en tu camisa a 14 centímetros del cuello y de tres centímetros a la izquierda de su botón. ‘”Jobs le dijo a Playboy. “Si tienes un lugar, ‘¡Ahí!’ [ apunta ] -Lo señalaré. Apuntar es una metáfora que todos conocemos.

“Es mucho más rápido hacer todo tipo de funciones, como cortar y pegar, con un mouse, por lo que no solo es más fácil de usar sino también más eficiente”.

El mouse, combinado con una interfaz gráfica de usuario, permite a los usuarios hacer clic a través de iconos visuales e imágenes en una computadora, como ventanas y menús desplegables. Fue un “avance que finalmente haría que las computadoras pudieran ser utilizadas por personas sin capacitación especial”, informó Wired.

Irónicamente, la popularización de Apple de la tecnología de pantalla táctil a través de iPhones y iPads puede algún día significar el final para el mouse.

4. El software será competitivo, mientras que el hardware será monopolizado 

En 1985, Jobs predijo que solo habría unas pocas compañías de computadoras que fabricaran hardware y una plétora de empresas que trabajaran en software. Resultó estar equivocado.

“En términos de suministro de la computadora, se trata de Apple e IBM”, dijo Jobs a Playboy. “Y no creo que haya muchas compañías en tercer y cuarto lugar, y mucho menos empresas de sexto o séptimo lugar. La mayoría de las compañías nuevas e innovadoras se están enfocando en el software. Creo que habrá hay mucha innovación en las áreas de software pero no en hardware”.

De hecho, casi todo lo contrario resultó ser cierto: Microsoft tenía un control tan fuerte en el mercado del software informático que, en 1998, Estados Unidos presentó una demanda antimonopolio contra él para investigar si la compañía de Bill Gates tenía un monopolio.

En 2000, un juez federal dictaminó que Microsoft se había involucrado en un comportamiento anticompetitivo, aunque finalmente la compañía no se disolvió. Hoy, el software macOS de Apple aún compite con Microsoft Windows y el sistema operativo Chrome de Google. En los teléfonos, el iOS de Apple compite con el sistema operativo Android de Google.

Mientras tanto, las marcas de hardware como Samsung, Dell, Lenovo, Acer y HP están luchando por su participación.