Saltar al contenido

Esta rutina de la mañana es la manera perfecta de comenzar el día, según la ciencia

Una gran cantidad de evidencia sugiere que lo que sucede en esas primeras horas después de que te levantas tiene un gran impacto en el resto del día.

Cómo empiezas tu día? Una gran cantidad de evidencia sugiere que lo que sucede en esas primeras horas después de que te levantas tiene un gran impacto en el resto del día.

Ya sea que estés dispuesto a copiar los hábitos productivos de la mañana de las personas más exitosas del mundo o no, lo importante que debes recordar es que tengas una rutina matinal que funcione mejor para ti, de acuerdo con el funcionamiento de tu mente y tu cuerpo.

Las opciones son infinitas. Sin embargo, no estoy abogando por ninguno de ellos si eso significa que estarás asintiendo durante tu reunión de estado a las 9:30 am porque decidiste despertarte a las 3:45 am, como lo hace el CEO de Apple, Tim Cook.

Si ya tienes una rutina matutina que funciona, quizás puedas experimentar, modificar y personalizar tus mañanas con algo nuevo, como cualquiera de las siguientes sugerencias que están respaldadas por la ciencia.

1. Despierta temprano.

Despertarse temprano tiene sus ventajas. De acuerdo con un estudio de 2008 publicado en The Journal of General Psychology, se sabe que los madrugadores posponen menos en comparación con las personas que se quedan hasta altas horas de la noche. Si estás haciendo una mueca, haz esto: avanza gradualmente levantándote 15 minutos más temprano todos los días durante una semana, luego 30 minutos más temprano durante la próxima semana, y así sucesivamente, hasta que llegues a la hora deseada para despertarte.

2. Obtén un entrenamiento rápido

Una rutina de ejercicios matutinos es excelente para reducir el estrés, ya que reduce la presión arterial, según un estudio realizado en 2011 por Appalachian State University. Muchos de los empresarios más exitosos, Tim Cook y Richard Branson incluidos, se ejercitan temprano para comenzar su día. Incluso si odias el ejercicio, Shawn Achor, investigador de la felicidad y entrenado en Harvard, autor de éxito de ventas de  The Happiness Advantage y  Big Potential, dice que hay una breve actividad divertida de cardio (piensa en 10 a 15 minutos de hula hula, baile o un ejercicio caminar con el perro) puede ser tan efectivo como tomar un antidepresivo.

3. Maneja un diario

Si bien existen varios tipos de registro de diarios, la idea general es pasar un tiempo tranquilo procesando tus pensamientos y sentimientos escribiéndolos para comprenderlos con mayor claridad. Según el Centro Médico de la Universidad de Rochester, llevar un diario puede ayudarte a identificar qué está causando un estrés o ansiedad en particular. Una vez que hayas identificado tus factores estresantes, puedes trabajar en un plan para resolver los problemas y, a su vez, reducir el estrés.

4. Rápido

En otras palabras, salta tu desayuno. Por qué? Varios estudios de investigación han encontrado que el ayuno intermitente es tan confiable para la pérdida de peso como las dietas tradicionales. Otros beneficios del ayuno incluyen aumentar la capacidad del cuerpo para combatir la inflamación, mejorar la presión arterial, los niveles de triglicéridos y colesterol, aumentar la función cerebral y prevenir trastornos neurodegenerativos

5. Programa tu lista de tareas pendientes.

Cal Newport, profesor de ciencias de la computación en la Universidad de Georgetown y autor de Trabajo profundo: Reglas para el éxito enfocado en un mundo distraído, dice que programar tu lista de tareas te ayuda a ser más realista sobre lo que quiere hacer. De lo contrario, es solo una lista. de ilusiones. Él comparte en un blog reciente: “La programación te obliga a enfrentar la realidad de cuánto tiempo realmente tienes y cuánto tiempo tomará las cosas. Ahora que ves la imagen completa, puedes obtener algo productivo de cada hora libre. Lo tienes en tu jornada laboral. No solo aprietas más trabajo, sino que puedes poner el trabajo en lugares donde puedes hacerlo mejor”.

6. Practica la atención plena.

Un creciente cuerpo de investigación en neurociencia sugiere que la atención plena es uno de los secretos mejor guardados para ayudar a controlar la ansiedad, algo que puedes hacer en solo 5 a 15 minutos cada mañana. Todo lo que necesitas hacer es sentarte y prestar atención al momento presente,  sin juzgarlo, concentrate en tu respiración y aceptar los pensamientos y sensaciones que estés experimentando. Esta técnica ayuda a sacarte de la cabeza, pensar más claramente y eliminar el sesgo de tu cerebro. Se sabe que la práctica de la meditación incluso te hace más inteligente y mejora tu toma de decisiones, según un  estudio de UCLA de 2012 publicado en la revista Frontiers in Human Neuroscience.