Saltar al contenido

Estas Diez señales indican que estás en el camino adecuado para lograr tu meta más elevada

No hay un camino “equivocado” por sí solo! Tu meta más elevada la logras al transitar por el camino adecuado, y es quien recorre ese camino, el que determina si lo ha elegido porque ha seguido su corazón, o porque está huyendo de algo.

Sin embargo, cualquiera que sea tu camino, está pavimentado con las experiencias de vida que, eventualmente, te llevarán a tu verdad y a tu meta más elevada. Y sea cual sea el camino que elijas, siempre termina en la dirección en la que se supone, el viajero debe llegar para aprender lo que debe aprender.

Hay un camino llamado El Camino Adecuado. Este es el camino que ha sido diseñado especialmente para ti, en este preciso momento.

Conociendo el camino que te lleva a tu meta más elevada:

Este camino puede ser accidentado, suave, bien iluminado, incluso oscuro, de acuerdo a tu nivel actual de conciencia.

Este camino hace que todo tu ser se sienta vivo! Te obsesionas apasionadamente con lo que haces y no harás nada más, incluso si has tenido la oportunidad de hacer lo que quieres.

El camino más elevado es la unidad de todas las cosas más importantes que otros caminos te habrían enseñado. Es como mirar una imagen de alta definición cuando todas las demás rutas son malas resoluciones de la misma imagen.

Al final, todos los caminos están bien. Pero escoge aquel en el que tengas la expresión más completa de tu ser.

10 señales de que estás en el camino adecuado hacia tu meta:

Las siguientes pistas te ayudarán a determinar si has encontrado el camino más adecuado que te conduce a tu meta más elevada:

1. Tu conciencia aumenta aún más:

En tu camino te encuentras con estímulos y retos, con el propósito de sacar lo mejor de tí, mientras vas llegando a tu meta. El te pide que lo sigas, pero algunas personas se pierden o se van por otro camino más fácil.

Aunque toma tiempo y requiere un nuevo nivel de conciencia, todavía puedes regresar a tu camino. Y eso es exactamente lo que estimula tu conciencia para desarrollar y crear nuevas conexiones.

2. Estás super comprometido contigo mismo:

Mientras estás en tu camino ideal, ya no haces cosas para complacer a los demás. En cambio, haces cosas que te gustan. Esto no significa que comprometas la relación con los demás, sólo significa que tú eres el responsable de respetarte a ti mismo y a los demás.

Cuando caminas por la senda que te corresponde, estás completamente alineado con tu alma, así como con el propósito de tu alma aquí. No hay manera de comprometer eso.

3. Estás totalmente equipado para manejar los desafíos de la vida.

Así como cualquier otro, tu camino más alto también está lleno de curvas y desafíos.

Pero nada te vencerá, si sabes que estás transitando por una ruta que te permite ver el panorama más amplio, y miras las cosas en un lugar donde sabes, deben estar.

4. No tienes miedo de ser tú mismo.

Cuando transitas por el camino al cual eres llamado, sientes la suficiente confianza, que te permite aceptar tu verdadero yo, abrazando todas tus imperfecciones. Lo que más te importa son los regalos que traerás al mundo.

Las cosas que haces te hacen una persona más apasionada. Te sientes satisfecho con todas las decisiones que tomas. Siendo plenamente agradecido incluso contigo mismo. Tomas decisiones que vienen de los niveles más altos de tu conciencia, abriendo el camino a tu ser superior.

5. Crees en la existencia de algo más allá de tí.

Estar en el camino más alto te permite sincronizar con tu alma, así como conectarte con algo más grande que tú mismo. Sientes que las vibraciones del universo te permiten acceder a otros dominios divinos, y estar en constante contacto con tu intuición.

Al creer en algo más grande, te apoyas en tu viaje, viendo visiones más grandes de lo que sólo tú puedes imaginar.

6. Nunca dejas de aprender cosas nuevas.

Cuando transitas por el camino adecuado, tu curiosidad por la vida crece y quieres aprender y crecer continuamente. Aprender nuevas habilidades es una de ellas.

El deseo de viajar está creciendo. Te ofreces como voluntario, y dedicas tu tiempo a aprender de la gente y de otras culturas.

7. Siempre estás agradecido y conectado.

Ahora experimentas un profundo y abrumador sentimiento de gratitud por las cosas y las personas que se cruzan en tu camino.

Te sientes conectado a todo, porque tu energía es parte de un tapiz más grande, en el que trabajan todos los seres vivos.

8. Constantemente estás presenciando milagros.

Estás siendo testigo de todos los milagros que comienzan a suceder. Tus pensamientos y deseos se manifiestan fácilmente y notas la sincronicidad o coincidencias que están sucediendo a tu alrededor.

Tu intuición se fortalece y sanas fácilmente. Una flor floreciente es un milagro para ti, así como la manifestación de tus sueños más salvajes que parecen ser siempre tan fáciles.

9. Comienzas a conocer almas gemelas y llamas gemelas.

En tu recorrido, que es el camino correcto para ti, es probable que atraigas a personas como almas gemelas y llamas gemelas para que te apoyen en tu viaje.

Estas hermosas almas pueden venir como maestros, amigos o incluso amantes. Puedes deshacerte de viejos amigos, y dar la bienvenida a otros nuevos que estén más alineados con tus vibraciones.

10. Sabes que estás rumbo a tu meta más elevada cuando…

Te cuestionas a ti mismo el hecho de estar en el camino correcto con demasiada frecuencia. Y esto a su vez, es un indicativo de que, aún no has llegado realmente a ese punto, porque, cuando estás en él, no te cuestionas.

Cuando entras en el camino que te corresponde por gracia divina, sientes que estás ahí. Nadie puede decírtelo excepto tú mismo, y sabes que te conduce a tu meta más elevada. Caminar por el camino más elevado, viene acompañado de una certeza, que te permite sentirte satisfecho y decidido. Cuando estás allí, no hay dudas.

Conocer el camino a tu meta más elevada es un trabajo interno. Es tu propia oscuridad y luz, dándose cuenta que todos tenemos un propósito más elevado. Siempre eres tú quien se impide ver y caminar por tu camino sagrado. Una vez que te permites recorrerlo, ya estás allí, y sin importar las circunstancias de tu mundo exterior, concéntrate en caminar por el sendero sagrado que es para ti!