Saltar al contenido

Estos son los 7 consejos que todo joven debería aplicar en su vida

Deje de creer en secretos y en fórmulas mágicas:

El éxito es producto de tener objetivos claros, esfuerzo decidido y transitar el camino sin distracciones. Desconfíe de quienes le proponen “dinero rápido”. Recuerde que ninguna planta da frutos de la noche a la mañana. Los emprendimientos sólidos toman su tiempo.

Acuéstense temprano, levántense temprano:

Aunque resulte un tanto superfluo, el hábito de acostarse temprano y levantarse temprano eleva los niveles de productividad. Es, por demás, una disciplina.  Primero, hay que quitarnos la idea de que somos más productivos porque nos quedamos despiertos hasta la madrugada trabajando. Al contrario, ese puede ser un síntoma de desorden. Segundo, está probado que el sueño de calidad es vital para mantener altos niveles de energía. Y, tercero, es un común denominador entre las personas de éxito consolidado: respetar sus horarios, sobre todo el de descansar cuando hay que hacerlo y trabajar cuando hay que hacerlo.

Usen buenos zapatos y un buen colchón:

No los subestimen. Pasamos, en el peor de los casos, un cuarto del día sobre ellos. Así que más vale que sea cómodos. Y esto no es simple capricho, sino un verdadero tema de salud.

Menos teoría, más acción:

Los libros resultan vitales, pero hay algo que es cierto: los libros te preparan, la acción te forma. No te llenes de libros, llénate de experiencia. Lee y aplica. Conocimiento que no se aplica es conocimiento que no se aprendió. No importa si te caes, si tropiezas, sigue actuando.

El dinero se hace trabajando, la felicidad disfrutando:

Confucio dijo: “dedícate a algo que te gusta y no tendrás que trabajar ningún día.” Se ha encontrado que la gente más feliz y rica tiene una máxima: “busca tu pasión y el dinero te buscará a ti.”  Y es que el dinero no da la felicidad, pero la felicidad si puede dar dinero.

La confianza empieza con pequeños detalles:

Como la puntualidad y el respeto, por ejemplo. En donde quiera que los pongas, las personas que se guían por principios siempre caen bien paradas. Y esto es porque la confianza es la moneda de máximo valor: confianza significa entrar por la puerta grande y salir por la puerta grande con la certeza de que puedes volver. Confianza significa que los demás pueden creer en ti. En los matrimonios, en los negocios, en cualquier proyecto, la confianza es la base de todo.

La persona de principios, muere en sus principios:

Ante todo, una persona de negocios debe ser honrada y justa: no uses tu emprendimiento para robar, ni tu posición para mentir o manipular. No existe mayor satisfacción que una conciencia tranquila.