Saltar al contenido

Estudio: Las personas con malas calificaciones terminan siendo más exitosas

Si no te iba bien en el colegio, probablemente lograrás grandes cosas.
Seguramente alguna vez tus padres te castigaron por haber reprobado una materia o te dieron la famosa plática de “tu única responsabilidad es estudiar”, con el objetivo de que intentaras subir tus calificaciones y ser un buen alumno.

Pero, ¿en verdad tenían la razón?

Puede que exigir buenas calificaciones enseñe valores como responsabilidad y esfuerzo, sin embargo, esto no posee una relación directa con el éxito que tendrá el estudiante a futuro. De acuerdo a una investigación llevada a cabo por Tom Corley, un contador y financiero que estudia a los individuos con gran poder adquisitivo, las buenas calificaciones NO garantizan el éxito profesional.

Imagen relacionada

Corley encuestó a 233 personas con un alto ingreso o que lograron hacerse millonarios por sus propios medios. La mayoría no se graduó con honores ni con altas calificaciones. De acuerdo al estudio, el 41% eran estudiantes con un promedio “B” y un 29% tenía un promedio “C”. Solo el 21% contaba con calificaciones “A”.

Imagen relacionada

Además, un poco más del 60% de los participantes aseguró haber aprendido sus habilidades de mentores y de sus padres, mientras que un 90% confesó que leer frecuentemente también jugó un papel fundamental para mejorar. Otros estudios han comprobado que felicitar a un estudiante por sus calificaciones y no por su esfuerzo puede traer consigo un déficit en cuando al progreso académico. Ellos deben ser recompensados por las ganas que le pusieron a sus estudios y no por el número que aparece en las cartillas finales.

“No siempre las personas que comenzaron siendo las más inteligentes terminan siendo las más inteligentes”, aseguró la psicóloga social Carol Dweck.