Saltar al contenido

Estudios científicos revelan cómo el corazón crea una energía poderosa

Estudios profundos del Instituto HeartMath, revelan cómo la energía natural del corazón está actuando como un centro para una fuente de sabiduría e inteligencia. El cerebro puede usar esto para mejorar nuestras vidas con un mayor equilibrio, creatividad y capacidades intuitivas. Esta investigación nos da una comprensión mucho más profunda de por qué es más que una bomba que sustenta la vida. Esto nos lleva a descubrir cómo nuestros corazones podrían tener un gran impacto en nuestra energía de manifestación.

Ahora tenemos una comprensión científica mucho más profunda de muchas de nuestras preguntas originales que explican cómo y por qué la actividad cardíaca afecta la claridad mental, la creatividad, el equilibrio emocional, la intuición y la efectividad personal. Nuestra investigación y la de otros indican que el corazón es mucho más que una simple bomba. El corazón es, de hecho, un centro de procesamiento de información altamente complejo con su propio cerebro funcional, comúnmente llamado cerebro del corazón, que se comunica e influye en el cerebro craneal a través del sistema nervioso, el sistema hormonal y otras vías. Estas influencias afectan la función cerebral y la mayoría de los órganos principales del cuerpo y juegan un papel importante en la experiencia mental y emocional y la calidad de nuestras vidas.

Hemos llevado a cabo una serie de estudios de investigación que han explorado temas como la electrofisiología de la intuición y el grado en que el campo magnético del corazón, que irradia fuera del cuerpo, transporta información que afecta a otras personas e incluso a nuestras mascotas, y une a las personas en formas sorprendentes También lanzamos la Iniciativa de coherencia global (GCI), que explora la interconectividad de la humanidad con los campos magnéticos de la Tierra.

Comunicación corazón-cerebro

HeartMath explica que, tradicionalmente, investigaciones anteriores han estudiado las vías de comunicación entre el cerebro y el corazón desde una perspectiva unidireccional … las respuestas del corazón a los comandos del cerebro. Ahora, podemos entender de su investigación que es una vía de comunicación bidireccional.

Sin embargo, hemos aprendido que la comunicación entre el corazón y el cerebro en realidad es un diálogo dinámico, continuo y bidireccional, con cada órgano influyendo continuamente en la función del otro. La investigación ha demostrado que el corazón se comunica con el cerebro de cuatro maneras principales: neurológica (a través de la transmisión de impulsos nerviosos), bioquímica (a través de hormonas y neurotransmisores), biofísica (a través de ondas de presión) y energéticamente (a través de interacciones de campo electromagnético). La comunicación a lo largo de todos estos conductos afecta significativamente la actividad del cerebro. Además, nuestra investigación muestra que los mensajes que el corazón envía al cerebro también pueden afectar el rendimiento.

Los extractos de este artículo son de la investigación “Ciencia del Corazón” realizada por el Instituto HeartMath. Puede acceder al trabajo de investigación completo aquí.