Convertirse en un padre mentalmente fuerte es la clave para ayudar a tus hijos a alcanzar su mayor potencial. Los padres mentalmente fuertes crían niños mentalmente fuertes que tienen las habilidades que necesitan para enfrentar los desafíos de la vida.