Saltar al contenido

Iniciaron alquilando colchones inflables y hoy son la compañía de alojamiento #1 del mundo

Mucho antes de que Airbnb persuadiera a extraños a dormir en las casas de los demás y se convirtieran en una compañía de $25 mil millones, era sólo una idea para ganar dinero extra y rentar.

Después de sus primeros invitados, los fundadores de Airbnb se dieron cuenta de que estaban en algo más grande que una parada de alquiler. Enfrentaron el rechazo muchas veces – y crearon su propia versión del cereal de Obama O’s – pero los tres fundadores de Airbnb han construido un negocio grande en los últimos nueve años.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Así es cómo cambiaron su idea de alquilar un colchón de aire en un negocio que tiene la industria de los hoteles en pánico.

Todo comenzó con un correo electrónico. Joe Gebbia se lo envió a su compañero de habitación, Brian Chesky. Le planteaba una idea para hacer un bed & breakfast, con una lona para dormir y desayuno. “Podemos hacer algunos dólares”, se lee. Casi nueve años después esa idea se convirtió en una poderosa industria de $25 mil millones.

En el 2007 los amigos no tenían suficiente dinero para pagar la renta. Entonces decidieron colocar tres colchones en su apartamento, con la promesa de desayuno.

El par sabía que una gran conferencia de diseño estaba llegando a San Francisco, y estaba haciendo que los hoteles fueran difíciles de conseguir. Ellos crearon un sitio simple, airbedandbreakfast.com, y compraron tres colchones de aire. El dúo se había reunido en la universidad en la Rhode Island School of Design, por lo que pensaron que actuando como guías turísticos para los diseñadores sería una manera divertida de ganar dinero.

Entonces llegaron sus primeros huéspedes, dos hombres y una mujer. Cada huésped pagó una cantidad de $80 USD por dormir en colchones de aire. Uno de los huéspedes, Amol, es un diseñador que ha ayudado a Joe y Brian en el negocio. “Ser uno de los primeros huéspedes en un Airbnb es como estar en The Tonight Show, solo que para entonces no sabía que estaba en The Tonight Show”, dijo Amol en el 2012.
Pronto se dieron cuenta de que podría ser una gran idea. Se juntaron con su compañero de cuarto, Nathan Blecharczyk, para construirlo en un negocio. En realidad trabajaron en un servicio de compañeros de habitación durante cuatro meses hasta que se dieron cuenta de que Roommates.com ya era una cosa. Luego volvieron a trabajar en Air Bed and Breakfast.

Era un tiempo en que la compañía buscaba su propia personalidad para diferenciarse de otros servicios. Después de una breve interrupción, la firma se volvió a poner en marcha en el 2008, pero solo tenían dos clientes y Chesky era uno de ellos.

Para el verano del 2008 los fundadores habían completado una versión final de Air Bed and Breakfast y llegó el momento de encontrarse con los inversores. Habían creado un plan para que toda la experiencia de alojamiento se resumiera en tres clics. Los inversores no estaban convencidos: 8 inversores ángeles los rechazaron y 7 los ignoraron por completo.

Quebrados y endeudados, decidieron lanzar el Air Bed & Breakfast nuevamente en el 2008 en la Convención Nacional Demócrata en Denver. Como habían aprendido de su alojamiento por primera vez, una escasez de habitación de hotel significaba que la gente estaría buscando otras opciones.

Debido a que el sitio no estaba produciendo mucho dinero, los chicos crearon las cajas de cereales Obama O’s y Cap’n McCains que vendían en las calles a $40 dólares. Cada caja venía con una serie de edición limitada y la información de la compañía. Su estrategia de marketing funcionó y les ayudó a generar $30,000 dólares para destinar a la empresa.

El inversor Paul Graham se fijó en el trabajo de los chicos y los invitó a unirse a Y Combinator, un startup que reparte dinero en efectivo a cambio de una pequeña parte de la empresa. La compañía pasó los primeros tres meses de 2009 en el acelerador, trabajando en el perfeccionamiento de su producto.

Incluso contando con el apoyo de un Y Combinator la compañía sufrió rechazos por parte de famosos inversionistas como Fred Wilson, de Union Square Ventures, quien en el 2011 admitió haber cometido un error. “No logramos entender la importancia del negocio”, escribió Wilson.

La empresa siguió creciendo. Al canalizar sus conocimientos de diseño los fundadores pusieron en marcha un ambicioso proyecto para encontrar anfitriones; es decir, personas que quisieran alquilar sus propiedades. Los visitaron personalmente en Nueva York para estar con ellos y tomar fotos profesionales.

En marzo del 2009 la compañía cambió su nombre a Airbnb simplemente, para que no hubiesen más confusiones con colchones de aire.

Un mes después, finalmente Airbnb obtuvo su gran inversión de $600,000 dólares en capital semilla, de Sequoia Capital. Entonces la compañía apretó el acelerador.

Cuatro años después, en el 2011, Airbnb ya estaba en 89 países y había alcanzado 1 millón de reservas. También ganó finalmente el premio de la aplicaciónes móviles en SXSW – a pesar de haber intentado lanzar allí tres años antes.

Ese mismo año, uno de los mayores inversores de capital de riesgo de Silicon Valley aportó la suma de $112 millones en la empresa valorándola en la astronómica cifra de $1,000 millones. Eso convierte a Airbnb en un “unicornio” en Silicon Valley.

Poco después la empresa se encontró con sus primeros obstáculos. Un anfitrión tenía su propiedad totalmente destrozada. En otro caso los dueños del apartamento comenzaron a quejarse porque los huéspedes dejaban el lugar totalmente sucio y en malas condiciones. Entonces la compañía tuvo que aplicar una cobertura llamada “Host Guarantee” de $1 millón.

Luego la empresa tuvo problemas legales en algunas ciudades ya que los edificios no tenían permiso de servir como hoteles.

Con batallas legales (e invitados indisciplinados) plagando la plataforma de compartir hogares, Airbnb decidió hacer un rediseño en 2014. El nuevo logo, llamado Bélo, fue inmediatamente criticado por parecer más un genital que un símbolo de pertenencia.

Nueva York amenazó con prohibir Airbnb. Las ciudades proclamaron leyes que prohibían rentar un apartamento por más de 30 días.

La rabia ocasional y las guerras legislativas no han frenado la compañía de convertirse en una fuerza, tanto dentro de Silicon Valley como como un constante ganando competidor de la industria hotelera.

Un nuevo informe de Goldman Sachs muestra que las personas que se hospedan en un Airbnb la primera vez, son menos propensas a alojarse en hoteles para una segunda oportunidad. La empresa que fue tantas veces rechazada y que logró subsistir vendiendo cajas de cereales, cerró en el 2015 una ronda de financiación de $1,5 mil millones. La empresa que comenzó con tres colchones de aire para alquilar y con dos amigos en quiebra, ahora está valorada en $30 mil millones.