Saltar al contenido

Hoy Es El Mejor Día De Tu Vida!

Es tiempo de dejar de quejarnos. De dejar de malgastar nuestro tiempo siendo idealistas, y empezar a centrarnos en lo importante. Este día fue concedido como parte de esta maravilla que es la vida, una vida que todos nosotros tenemos el honor de tener y disfrutar. Recordemos que al igual que cualquier otro regalo, debemos estar agradecidos. Veamos cada día como una nueva oportunidad para estar agradecidos. Aquí te recordamos unas de esas razones:

Hoy, cuando desperté, me di cuenta que

hoy es el mejor día de mi vida.

Hubo días en los que me pregunté si sería capaz de hacerlo: ¡pero lo hice!

​Y porque lo hice, voy a celebrar…

Hoy voy a celebrar la increíble vida que tengo: Los logros, las muchas bendiciones, y, sí, incluso las molestias… porque me han servido para ser más fuerte.

Voy a empezar este día con la cabeza en alto y el corazón contento.

Voy a maravillarme con los regalos de Dios: El rocío de la mañana, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros.

Hoy, nada de lo que conforma esta milagrosa creación me pasará desapercibido.

Hoy, voy a compartir mi entusiasmo ante la vida con otras personas.

Haré a alguien sonreír

Voy a hacer un acto de bondad inesperado con alguien a quien ni siquiera conozco.

Hoy, le daré un cumplido sincero a alguien que esté deprimido.

Le enseñaré a un niño lo especial que es, y le diré lo mucho que significa para mi.

Hoy, voy a dejar de preocuparme por las cosas que no tengo, y voy a empezar a ser agradecido por las maravillosas cosas que Dios me ha dado.

Es lo mínimo que puedo hacer.

Recordaré que preocuparme es una pérdida de tiempo porque mi fe en Dios y en su divino plan me asegura que todo va a estar bien.

hoy, antes de ir a la cama, saldré

y levantaré mis ojos al cielo.

Y apreciaré la belleza de las estrellas y la luna, y alabaré a Dios por estos magníficos tesoros.

Cuando recueste mi cabeza sobre la almohada, miraré hacia atrás para echarle un vistazo al dulce recuerdo de mi día.
Le agradeceré al todopoderoso por haberme dado

el mejor día de mi vida.

Muchas de las veces podemos sentarnos a esperar que todo salga bien y nos convertimos en espectadores de nuestra propia vida. La realidad es que las cosas no van a suceder si nosotros no las propiciamos. Todos es causal y no casual.

Darle la oportunidad a este día de ser el mejor día de tu vida no significa que sólo debemos de mantener una actitud positiva, sino que también debemos actuar para que así sea.

Mira a esa persona, ve con ella y dile todo eso que sientes. No temas.

Ríe sin motivo aparente, pues es gratis reír. ¿Hace cuanto que no le haces una llamada a ese viejo amigo o amiga y le dices que le quieres y le extrañas?

Anda, no dejes que este día sea igual a todos los otros días.

Intenta que este día sea el mejor de tu vida. Que lo puedas recordar por siempre.