Saltar al contenido

Jack Cator no era buen alumno pero sus conocimientos le hicieron ganar 60 millones

Pocas personas pueden decir que se portaron mal en el colegio y, como consecuencia directa, a los 26 años se han convertido en multimillonarios.

El británico Jack Cator es una de esas personas: su fortuna proviene en parte de sus momentos de indisciplina en el bachillerato.

En 2005, cuando tenía 16 años, Cator estaba cansado de que su escuela en la ciudad británica de Norfolk hubiera instalado programas en los computadores que bloqueaban el acceso a internet, para evitar que los estudiantes pudieran bajar canciones y jugar en línea.

Entonces, con su empírico -pero profundo- conocimiento de programación y código se las ingenió para hackear el sistema.

“Pensé que sería divertido saltarme los filtros impuestos por el colegio”, dijo Cator.

Para “saltarse” esos filtros utilizó un sitio en línea que le permitió “disfrazarse” de un perfil autorizado y de esa forma esquivar los programas que bloqueaban el sistema instalado por el colegio.

Todo esto lo logró conectándose a un servidor remoto –ubicado fuera del país- que le permitió navegar de forma anónima y privada. Estos sitios en línea proveen a los usuarios de algo llamado Red Privada Virtual, VPN por sus siglas en inglés.

Sin embargo, a pesar de lograr su objetivo de burlar las barreras impuestas por el colegio, no estaba muy contento con los proveedores de VPN: no eran fáciles de usar y tenían muchos avisos publicitarios

Entonces decidió crear su propio servidor.

recomendado: A los 21 dejó la Universidad para emprender ¡Ahora Gana 115 mil dólares al mes!

Desde el sofá de casa

Le llevó sólo una tarde, sentado en el sillón de la casa de sus padres. Y le puso un nombre provocador: Hide my Ass (“Esconde mi trasero”).

Con tan solo dicesiséis años, Jack Cator comenzó a difundir su idea en foros de internet con la intención de llegar al máximo número de usuarios posibles. Gracias a esta «estrategia», logró que en menos de un mes miles de usuarios ya utilizaran esta herramienta. Entre ellos no solo se registraron escolares, sino que, según el británico, «gente de todo el mundo que no accedían a juegos en línea. Fueron accediendo sitios web de noticias en sitios como, por ejemplo, en Oriente Medio. Me di cuenta de que se trataba de una herramienta muy útil».

A la hora de rentabilizar su idea, Cator utilizó varias fórmulas. Comenzó con la publicidad, pero en poco tiempo se percató de que no le proporcionaba ingresos suficientes. En 2009 puso en marcha un serivicio de suscripción que fue lo que revitalizó definitivamente su idea. Además de ello, el joven británico también obtuvo beneficios a partir de las comisiones que le proporcionaban los sitios de internet que sus usuarios visitaban a través de Hide My Ass.

recomendado: Tiene sólo 15, pero la idea de negocio que tuvo a los 8 la convirtió en millonaria, Conoce la historia de Maddie

Venta millonaria

Miremos qué pasó más tarde: en menos de 10 años Cator logró transformar su idea en una empresa, y en una muy rentable: acaba de venderla en US$60 millones al desarrollador de software AVG, quién se queda con una cartera de más de dos millones de clientes, una renta anual de 3 millones de dólares y un nivel de ventas por valor de más de 16 millones de dólares.

A partir de una buena idea e ingeniosas fórmulas de financiación, Jack Cator se hizo millonario. Por si fuera poco, tras la venta de HMA, el joven británico continuará como CEO de la empresa.